Política, Últimas

Balacera

La Fiscalía responsabilizó al Ministerio de Seguridad del ataque al Centro de Justicia Penal

María Eugenia Iribarren pidió explicaciones al poder político por la balacera contra el juzgado a e hizo un recuento de las fallas que se dieron, pese al operativo de seguridad, para que pudieran balear el tribunal. La jefa de Policía dijo que son "eventos muy rápidos y sorpresivos"


Un nuevo ataque contra el Centro de Justicia Penal puso en alerta a la comunidad judicial, en la víspera de un juicio por balaceras en la que están acusados algunos de los integrantes de la llamada banda de Los Monos. En ese contexto, la jefa de los fiscales de Rosario, María Eugenia Iribarren, pidió explicaciones al poder político por la balacera contra el tribunal e hizo un recuento de las fallas que se dieron, pese al operativo de seguridad, para que pudieran balear al juzgado. Por otra parte, el presidente del Colegio de Magistrados de Santa Fe, Gustavo Salvador, dijo que el ataque a balazos es “una nueva intimidación a la Justicia y un desafío a la autoridad del Estado”. Y la jefa de los defensores provinciales, Jaquelina Balangione, se mostró muy preocupada porque por segunda vez el ataque fue contra el costado del edificio que ocupan sus subordinados, y adelantó que próximamente mudarán la sede de la defensa pública a un inmueble cercano que reforzarán con material blindado.

Iribarren dijo que desde la Fiscalía se anticiparon al riesgo que representaba el juicio y la audiencia. “Hace tiempo que solicitamos medidas de seguridad alertando a las autoridades a que tomen las medidas para que no corran riesgo los involucrados. La Fiscalía puso en conocimiento al Ministerio de Seguridad, al Servicio Penitenciario y a la Corte sobre los riesgos”, detalló.

Y aclaró que fue el Ministerio de Seguridad el que realizó un análisis del riesgo y se tomaron las medidas que fueron muchas. Sobre las fallas de las medidas sostuvo que hay que preguntarle al Ministerio. “Vamos a pedir un informe sobre las medidas que se habían tomado”, y aclaró que ellos son los que tienen que garantizar la seguridad.

Magistrados

El presidente del Colegio de Magistrado de Santa Fe, Gustavo Salvador, sostuvo que “Esto fue una nueva intimidación, algo inédito, a horas del inicio del juicio. Estamos consternados. El Poder Judicial cumplió con su obligación. En el momento que hubo que investigar delitos, se investigó y se llevó a juicio a los responsables que merecieron condenas”. Y destacó que “hubo una respuesta institucional” al momento de procesar a Los Monos por diferentes delitos “incluso cuando magistrados, funcionarios e inmuebles del Ministerio Público de la Acusación fueron blanco de balaceras. Ahora, que empieza un nuevo juicio que determinará las responsabilidades de estos hechos, ocurre un nuevo hecho de esta naturaleza”.

Agregó que “la mayoría de los hechos de amedrentamiento, no sólo a integrantes del Poder Judicial o a edificios judiciales, sino a personas particulares están organizadas desde distintas cárceles del Servicio Penitenciario. No lo decimos nosotros. Lo dicen las pruebas que surgen en distintos juicios. Tiene que haber un firme compromiso de todos los poderes del Estado para tratar de evitar estos episodios”, agregó.

Salvador dijo que “no se puede seguir tolerando que se intente coartar la independencia de los jueces y el trabajo que llevan adelante los fiscales en la averiguación de estos hechos, mediante actos intimidatorios de esta naturaleza”.

Defensoría blindada

Por su parte la defensora provincial, Jaquelina Balangione, recordó que por segunda vez el ataque fue contra el costado del edificio que ocupan los defensores, y adelantó que mudarán la Defensoría provincial a un inmueble cercano al que reforzarán con material blindado.

Dijo que la Defensoría provincial compró hace poco un edificio frente al Centro de Justicia Penal, por calle Mitre, y que pronto comenzarán las obras para ponerlo a punto para los trabajadores, especialmente en lo que concierne a su seguridad. Allí funcionará su despacho, el sector de Prensa y otras áreas administrativas. Esperan poder funcionar allí a partir de marzo del año que viene.

Rápidos y sorpresivos

“Estamos en alerta máxima desde el día cero, desde que supimos que hacía el juicio que estamos trabajando”, dijo la jefa de Policía Emilce Chimenti, y añadió: “Los objetivos están cubiertos por personal policial pero son eventos muy rápidos y sorpresivos, pero trabajamos las 24 horas”.

“Había personal policial que estaba apostado en el lugar cuando en el momento disparan”, describió, aunque señaló que los uniformados estaban a más de media cuadra.

Sobre la seguridad para este viernes, cuando se inicia el juicio, agregó: “Ya dispusimos motos, tenemos un operativo más grande del que teníamos”.

Comentarios