Economía

Números en rojo

La economía a pique y el país volvió a entrar en recesión

Según el Indec, la actividad desbarrancó en septiembre un 5,8% interanual y acumuló el sexto traspié al hilo. En los primeros nueve meses del año se registró una contracción de 1,5. La balanza comercial se recupera por el desplome de las importanciones


Foto: gentileza El Cronista

La actividad económica registró en septiembre una caída interanual del 5,8%, la segunda más alta del año y la sexta consecutiva, con lo que la Argentina entró oficialmente en recesión por segunda vez en la gestión de Mauricio Macri.

Según los datos divulgados viernes por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la actividad registró una contracción del 1,5% en los primeros nueve meses contra igual período de 2017, en un año marcado por la crisis cambiaria, las altas tasas de interés y una fuerte retracción del consumo.

De acuerdo con las cifras del Estimador Mensual de la Actividad Económica (Emae), en septiembre respecto del mes anterior, la producción de bienes y servicios cayó un 1,9%.

El 5,8% de septiembre es la mayor caída del año después de junio, en la que la actividad se desplomó 6,8%, por efecto de la sequía.

La economía alcanzó así seis meses consecutivos de indicadores negativos y dos trimestres consecutivos con retracción, por lo que técnicamente puede considerarse que ingresó en proceso recesivo, aunque según las proyecciones privadas la tendencia se extenderá.

Esta entrada en recesión es la segunda durante la presidencia de Mauricio Macri, luego de la que se produjo a poco de asumir su mandato, que tuvo una duración de nueve meses entre marzo y noviembre del 2016.

A principios de octubre, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, reconoció que “la economía argentina estará en recesión durante un tiempo” y atribuyó a una serie de eventos, entre los que mencionó la sequía, la volatilidad internacional y la causa de los cuadernos de las coimas. Siempre el gobierno le apunta a factores externos y nunca reconoce el error de sus políticas como un factor desencadenante del estancamiento económico.

La rama de actividad con mayor incidencia en la contracción interanual del indicador Emae durante septiembre fue la del comercio mayorista y minorista, que por el derrumbe del consumo cayó un 12,8%.

Le siguió la contracción de la industria manufacturera con una baja del 10,8% en la medición interanual; el transporte y comunicaciones con una baja del 4,6% y los servicios comunitarios y sociales que registró una contracción del 4,3%.
También registraron bajas la actividad de hoteles y restaurantes de un 4,2% y la industria de la construcción con un 2,9%.

Fueron más leves las caídas registradas en la explotación de minas y canteras y la administración pública con una baja del 0,6%.

En contraposición, mostraron indicadores positivos la industria de la pesca con una suba del 2,8%, seguida por la actividad de bancos e intermediación financiera con un 2,7%, la agricultura, ganadería y pesca con una suba del 2,2% y la enseñanza que mejoró en octubre 1,2%.

Los servicios de salud aportaron al nivel general una leve suba del 0,6% mientras que la actividad inmobiliaria lo hizo con un 0,14%.

 

Se recupera la balanza comercial

Por un derrumbe en las importaciones, la balanza comercial arrojó en octubre un saldo favorable de 277 millones de dólares, el segundo consecutivo, pero marcó un déficit de 6.175 millones de dólares en los primeros diez meses del año, informó ayer el Indec.

El comercio exterior de la Argentina alcanzó en octubre un bimestre positivo, ya que en septiembre había obtenido un superávit de 314 millones de dólares, totalizando casi 600 millones en este período.

Las exportaciones llegaron en octubre a 5.354 millones de dólares y crecieron un 1,4% en forma interanual, mientras que las importaciones totalizaron 5.077 millones, la cifra mensual más baja del año, con una caída del 18,2% en la misma comparación.

Las importaciones en octubre disminuyeron en 1.130 millones de dólares respecto del mismo mes del año anterior, porque las ventas por cantidades se contrajeron un 24,3% pero los precios subieron 8,1%.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios