Ciudad, Edición Impresa, Últimas

La disputa familiar por el polista dejó un juez federal cerca del jury

Por Paola Cándido /  Silvina Tamous.- Es el cordobés Ricardo Bustos Fierros, quien ordenó el traslado del deportista cuando ya intervenía un magistrado local.


El juez federal de Córdoba, Ricardo Bustos Fierro, podría enfrentar el tercer jury de enjuiciamiento de su larga carrera jurídica. Y si bien en anteriores ocasiones zafó de causas emblemáticas en las que fue cuestionado, parece que el diferendo familiar alrededor de la curatela del polista Ignacio Ballesteros podría sentarlo otra vez en el banquillo del que pudo salir airoso al menos en tres oportunidades. Fue una pelea familiar entre Gisela La Menza, esposa de Ballesteros, y sus suegros por la tenencia del joven discapacitado. El muchacho, que por su cuadro de cuadrisepsia espástica era atendido en Rosario y estaba a cargo de su esposa, fue trasladado a la ciudad de Córdoba por la sorpresiva intervención del juez Ricardo Bustos Fierro, que ignoró que esa causa estaba a cargo de la Justicia local, que es la competente en este hecho. El problema de competencia llegó hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que en un fallo unánime sostuvo que el caso debe ser tramitado en Rosario y que Bustos Fierro cometió “una grave interferencia”. Pero unos días después, fue la misma Corte la que realizó una ampliación de esa resolución y decidió enviar las actuaciónes de Bustos Fierro al Consejo de la Magistratura para que la evalúe. Además, los abogados de Gisela La Menza también se van a presentar la semana que viene en el Consejo de la Magistratura de la Nación para denunciar al juez, a la vez que un fiscal cordobés pidió que se lo investigue por un caso de tráfico de influencias que terminó con un abogado preso.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación se expidió haciendo una ampliación de la resolución original, en la que resolvió la cuestión de competencia, y dictó una nueva en la que envía la actuación del juez al Consejo de la Magistratura para que investigue el accionar de Bustos Fierro.

A esto se le suma una causa que puede complicarlo. Es que esta semana se conoció la condena en Córdoba a cinco años de prisión para el abogado Facundo Viale, quien fue encontrado culpable de falsificar la firma del juez Bustos Fierro para liberar depósitos en dólares del corralito financiero utilizando oficios truchos que presentaba en bancos privados de la city cordobesa. Pero, según el veredicto de los vocales Fabián Asís, José María Pérez Villalobo y Carlos Lascano, un fiscal de Instrucción deberá investigar el tráfico de influencias que ejercían abogados de matrícula para el cobro de esos depósitos en dólares, más el desorden del juzgado de Bustos Fierro, como así también la posible responsabilidad funcional de este magistrado.

Gisela La Menza e Ignacio Ballesteros se casaron el 31 de marzo de 2010. El 11 de diciembre de ese año, Ignacio tuvo un accidente en el que sufrió un severo traumatismo al caerse de un caballo que lo dejó en situación de discapacidad. Fue en la mitad de un partido de polo en San Antonio de Areco, provincia de Buenos Aires. El joven terminó en Rosario, ciudad de la que es oriunda Gisela, quien armó un dispositivo en la vivienda que compartían para poder atenderlo. Sin embargo, las disputas mantenidas con sus suegros determinaron que interviniera la Justicia de Familia, desde donde llegaron a ordenar restricciones a las visitas de la familia paterna del polista por las interferencias que generaba en su tratamiento. El caso llegó a la Cámara de Apelaciones, que no logró fallar, ya que el juez federal de Córdoba intervino y ordenó el traslado del polista a un geriátrico de la capital mediterránea consintiendo un pedido de los padres de Ballesteros. Tras la intervención de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que ratificó la intervención de la Justicia rosarina, el polista fue trasladado el miércoles a Rosario. Pero la inexplicable irrupción en la causa del juez federal Bustos Fierro será revisada por el Consejo de la Magistratura.

Comentarios