Edición Impresa, Política

La deuda se paga por ley

El Senado se aprestaba anoche a darle media sanción a la norma que reemplaza al polémico DNU 298 para cancelar pasivos del Estado con fondos de libre disponibilidad en las reservas del Banco Central.

La Cámara de Senadores se encaminaba al cierre de esta edición a aprobar el proyecto de ley que contempla el pago de deuda con reservas de libre disponibilidad, en una sesión en la que treinta legisladores se anotaron para fijar su posición y que se presumía iba a finalizar pasada la medianoche.

El proyecto fue presentado por el justicialista Carlos Verna y modificado por el bloque del Frente para la Victoria, que incluyó entre los últimos artículos la derogación del polémico decreto 298.

  Durante la sesión, Verna defendió su proyecto por entender que mediante el pago de la deuda la Argentina va a poder “ser objeto de crédito”, algo que, según dijo, hasta el momento le está vedado por “no tener estadísticas confiables”.

La iniciativa contempla la creación de un Fondo de Desendeudamiento Argentino que será destinado a la cancelación de los servicios de la deuda con tenedores privados correspondientes al ejercicio 2010, y que estará integrado por hasta 4.382 millones de dólares que el Banco Central deberá transferir al Tesoro nacional de sus reservas de libre disponibilidad.

Como contraprestación, el Banco Central recibirá instrumentos de deuda emitidos por el Tesoro nacional, de acuerdo con cada una de las transferencias mensuales consistentes en letras intransferibles denominadas en dólares.

La iniciativa también contempla la creación de una Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento de los Pagos de la Deuda que estará compuesta por ocho diputados y ocho senadores, cuyo cometido será el seguimiento y control de los pagos y que, a los seis días de efectuados, recibirá un informe del Banco Central sobre las operaciones.

También prevé la derogación del DNU 298/10 –sancionado por el Poder Ejecutivo para el pago de deudas con reservas de libre disponibilidad– a partir de la entrada en vigencia de la ley con su publicación en el Boletín Oficial.

Al presentar el proyecto, el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, el oficialista Eric Calcagno, argumentó que se está pagando “parte de la deuda de gobiernos anteriores”. “Del cuestionado Megacanje del 2001 que está siendo investigado por la Justicia, de la pesificación asimétrica y de la reestructuración del 2005 y de los préstamos garantizados”, dijo el legislador.

Para Calcagno “resulta llamativo que quienes generaron estas deudas con tasas usurarias y que en algunos casos están siendo investigadas por la Justicia, se opongan a que este gobierno cumpla con las obligaciones por ellos generadas”.

La titular de la comisión de Economía Nacional, la radical Laura Montero, adelantó la negativa de su bloque a apoyar al oficialismo y defendió el dictamen de minoría. “Estamos de acuerdo con el uso de las reservas y con una política de desendeudamiento”, alentó Montero, pero pidió “no fogonear más la inflación”.

Algunos de los senadores llamados “no oficialistas” apoyaron el proyecto, pero la sorpresa la dieron los opositores Samuel Cabanchik, quien adelantó que aprobaría el proyecto en la votación en general, e Hilda González de Duhalde, quien optó por la abstención.

El resto de la oposición votó en contra del proyecto, como fue el caso de los radicales correntinos Josefina Meabe y Eugenio “Nito” Artaza, quienes advirtieron durante la sesión sobre la falta de “beneficios” para las provincias en el proyecto de desendeudamiento presentado por Verna.

Comentarios