Edición Impresa, Política

Rumbo a las urnas

La de Macri es “una Argentina condenada a repetir el pasado”

La ex presidenta Cristina Kirchner leyó “La Nación” y cargó contra el proyecto político de la alianza oficialista Cambiemos.


La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó que el proyecto político de la alianza gobernante Cambiemos dará como resultado “una Argentina condenada a repetir el pasado”. A través de una publicación en las redes sociales, la ex presidenta se hizo eco de un editorial del diario porteño La Nación que expresa el “pánico” que genera en el “establishment” argentino la posibilidad de que ella gane las elecciones intermedias de octubre y de esa manera cobre fuerza la tesis del “regreso del populismo”.

“O sea que quienes son los únicos beneficiarios de las políticas económicas actuales, tienen pánico a una sola candidatura. Debo confesar que me hubiera gustado –sería más saludable para la democracia argentina–  encontrar el nombre de más «opositores» que preocuparan al establishment”, reparó. En ese sentido, la líder del Frente para la Victoria señaló que el principal “dilema” es quién “representará y defenderá los intereses de amplios sectores del pueblo en las próximas elecciones de octubre”.

“Elecciones cuyo contexto es un país castigado por la regresión económica: precios descontrolados en alimentos y medicamentos, tarifas de agua, luz y gas imposibles de pagar, despidos a mansalva, desindustrialización acelerada, cierres de comercios por doquier y endeudamiento externo serial e impagable, son sólo algunos de los eslabones de las cadenas de un nuevo calvario argentino. Una Argentina condenada a repetir el pasado”, evaluó.

Al hacer alusión a los conceptos vertidos en el editorial por el consultor Eduardo Fidanza, la exmandataria remarcó que “los que no tienen dudas ni dilemas” respecto de quién está en condiciones de representar los intereses de las mayorías sociales son “los ultra minoritarios integrantes del establishment argentino”, que la identifican a ella como el principal peligro populista.

En uno de los pasajes del artículo de opinión publicado en La Nación, Fidanza advierte que el escenario de una Cristina Kirchner victoriosa en octubre “provoca pánico en el establishment, muchos de cuyos miembros sostienen que postergarán inversiones o levantarán sus negocios”.

En otro pasaje, agrega: “La inquietud se extiende a un amplio arco de la clase política. Una eventual victoria de la ex presidenta, se dice en los pasillos, debilitaría al gobierno, pero impediría que otros dirigentes peronistas pudieran sucederla en el corto plazo. Si Cristina ganara, auguran los observadores, el mundo leería esa victoria como un regreso del populismo, razón necesaria y suficiente para desechar a la Argentina”. Respecto a esto último, Cristina Kirchner concluyó que el combo de un gobierno que, a su juicio, “gobierna para los ricos”, y las aspiraciones políticas de una dirigencia peronista menos confrontativa que busca relevar al kirchnerismo, “no son buenas coincidencias en tiempos de lacerante y creciente pobreza”.

“Entre cuatro paredes”

La diputada del FpV Juliana Di Tullio cuestionó la lógica en la que se apoya el randazzismo para justificar la necesidad de que el PJ dirima su interna en primarias, al sostener que “las listas para las Paso también se resuelven entre cuatro paredes”.

Los avales de Randazzo

El jefe de campaña del randazzismo, Alberto Fernández, anunció que presentará los avales para formalizar las listas de ese espacio en la interna del PJ, y si bien se mostró confiado en las posibilidades de Florencio Randazzo, adelantó que en caso de que la ganadora en las Paso sea la ex presidenta Cristina Kirchner, “obviamente” la van a “acompañar” en la elección general. “Obviamente que si gana Cristina en las Paso la vamos a acompañar, pero estamos seguros de que nos va a ir muy bien”, remarcó.

El ex massista se mostró en desacuerdo con la idea, repetida desde el kirchnerismo, de que ir hacia una Paso para dirimir el liderazgo en las listas conspire contra la “unidad” del peronismo. “Las Paso no son un acto de ruptura. Es una competencia dentro de un espacio político. El que gana pone la mayoría en esa lista y el que pierde la minoría”, dijo.

Comentarios