Edición Impresa, Mundo

La curia católica mexicana protestó por el Estado laico

La autoridad religiosa del país azteca cuestionó la sanción en Diputados de separar ambas instituciones.

La Iglesia católica de México cuestionó ayer la sanción por amplísima mayoría en la Cámara de Diputados de una reforma de la Constitución que establece, entre otras cosas, el carácter “laico” del Estado mexicano, y afirmó que así “avanza la intolerancia” en el país. El cardenal primado de México, Norberto Rivera Carrera, opinó que esa reforma tiene como fondo “una actitud irracionalmente antirreligiosa y anticatólica”. Anteayer, la Cámara baja sancionó con 363 votos a favor, 1 en contra y 8 abstenciones la reforma a la Constitución que precisa que la República de México “es laica, además de representativa, democrática y federal”.

El diputado César Santiago, del centrista Partido Revolucionario Institucional (PRI), explicó que la reforma busca “evitar la tentación de establecer estados confesionales o ateos”, y subrayó que detrás de la reforma “no está la intención de atacar a religión alguna”. Por su parte, el diputado del gobernante Partido Acción Nacional (PAN, de derecha), Gustavo González, advirtió que “sólo un Estado totalitario no tolera a nadie capaz de cuestionarlo y busca, además, amordazar a sus ciudadanos laicos o acallar la voz de sus iglesias negándoles su derecho de opinar sobre asuntos que considera justos”.

La laicicidad del estado mexicano fue elevada a rango constitucional cuando diferentes iglesias, encabezadas por la católica que es la de mayor representatividad en México, mantienen campañas en contra de la reciente aprobación en la capital del país de matrimonios entre homosexuales y la posibilidad de que estas parejas adopten hijos. 

Durante el debate en Diputados, el PAN intentó introducir en la redacción del dictamen las definiciones del Pacto de San José, para que las iglesias puedan operar medios de comunicación, instaurar la educación religiosa en escuelas privadas por decisión propia y hacer deducible de impuestos ese tipo de instrucción. Ese agregado, presentado por Carlos Alberto Pérez Cuevas –especialista en la doctrina socialcristiana–, fue rechazado por el pleno y el perredista Reginaldo Rivera de la Torre cuestionó que el PAN trata de sorprender a los legisladores con temas no debatidos y que roban espacio a las acciones del Estado, como es la educación. Por su parte, el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), José Narro Robles, advirtió que “México reclama cambios y unidad, por lo que a nadie conviene que se siga difiriendo la reforma del Estado. Apostar a que nadie gana y todos pierden es la peor de las condiciones para el país”.

En ese marco, México se abre camino hacia una reforma constitucional que aborda el campo electoral aunque también los derechos civiles y deberes fiscales. En tanto, desde 2009 la ciudad capital permite el casamiento de homosexuales, un cambio que lo pone a la altura de naciones avanzadas.

Comentarios