Coronavirus, Mundo

Coronavirus en España

“La cuarentena en España es una lucha entre la salud y la economía”

Álvaro Cocero, Secretario de Organización de Comisiones Obreras de Construcción y Servicios de Sevilla, brinda un panorama de cómo se fue decidiendo el confinamiento en el país europeo


Por Rodrigo Miró / Especial para El Ciudadano

El Ciudadano entrevistó a Álvaro Cocero, Secretario de Organización de Comisiones Obreras de Construcción y Servicios de Sevilla, quien brinda un panorama de cómo se fue decidiendo el confinamiento en el país europeo, ante el avance del coronavirus y cuál es la situación de los trabajadores frente a la pandemia.

— ¿Cómo han pasado hasta aquí los trabajadores el confinamiento y la llamada “hibernación” económica?

—-A partir del lunes 13, con la nueva etapa del confinamiento que permite más actividades productivas, se ve más gente en las calles, en los transportes y en lugares de trabajo. Pero habría que hacer el análisis de lo que fue la “hibernación” económica, en las semanas anteriores. Porque según veías el Boletín Oficial, lo único que formalmente paraba eran algunos sectores de la industria y la construcción, mientras que el resto de las actividades quedaban a cargo de la decisión de cada empresario si seguían funcionando. Y la verdad es que lo que hubo fue una lucha de poder, entre la salud y la economía. Desde nuestra perspectiva, hicimos lo posible por cuidar la salud de los trabajadores. La respuesta desde el Estado no fue uniforme, hubo tironeos dentro de la coalición de gobierno. Por un lado, podría decirse que la Ministra de Hacienda, más allá de ser del Partido Socialista, tiraba para que la actividad siguiera funcionando. Y desde otra ala del oficialismo en el Ejecutivo, fundamentalmente del partido Podemos, como lo que hacíamos de los sindicatos, se apuntó a priorizar la salud.

— ¿Las empresas cumplieron la decisión oficial de parar la actividad, cuando aumentó la cantidad de muertes y el gobierno decidió el confinamiento?

— No en todos los casos. En Sevilla, por ejemplo, hemos tenido que hacer una denuncia penal contra el grupo empresario de Florentino Pérez  (presidente del Real Madrid, que tiene un grupo empresario con negocios también en la Argentina) que estaba haciendo una obra de logística muy importante para Amazon y no quería pararla, ni tampoco se respetaban protocolos sanitarios. Nuestra posición es que las grandes obras que estén por iniciarse, adonde se pueden reunir obreros de a miles, no deben arrancar hasta que no cese la peor etapa de la pandemia. Además, hay otro elemento determinante es que los trabajadores peor remunerados no pueden hacer ni teletrabajo, ni quedarse en su casa.

— ¿Cómo son los mecanismos de asistencia para los trabajadores?

— Ha habido respuestas que podríamos llamar de carácter progresista. Los autónomos –que ustedes llaman monotributistas– quienes trabajan en bares y hacen su aporte al sistema previsional, o aquellos que tienen actividad de forma independiente, y no han podido trabajar este mes, van a recibir una paga de 700 euros, que es el 70 por ciento de lo que se estiman hubieran ganado de haber tenido actividad normal. Para los que estén inscriptos en el Erte –que serían los que recibirían un Seguro de Desempleo–, los trabajadores podrán cobrar una prestación, aún sin haber cotizado, mientras dure el estado de alarma. Lo mismo con las empleadas domésticas, sin aportes, que son casi medio millón. Desde las Comisiones Obreras se ha impulsado para que tengan un mes de pagas. Lo que estamos pidiendo y de algún modo creo que hay buena respuesta del Estado, es que nadie se quede afuera. Que más allá de la catástrofe sanitaria, la situación no se agrave todavía más por lo económico. En este sentido, si se logra aprobar en estas horas la Renta Vital básica, sería también un buen mecanismo, para llegar a los sectores más humildes, que son quienes no tenían ningún tipo de ingreso y que ahora con la hibernación han sido los que peor la están pasando. Eso se discutirá en el Consejo de Ministros esta semana.

Comentarios