Ciudad, Edición Impresa

Trabajo y estudio

La crisis empuja a capacitarse

Con el segundo semestre en marcha, 4.270 vecinos se inscribieron en los cursos de formación en oficios. Es un 9% más que en el primer semestre y casi triplica el cupo disponible, de 1.500 lugares. La Municipalidad estiró capacidad y en 2017 redimensionará.


Esta semana, concretamente a partir del jueves 18, se publicarán en cada centro municipal de distrito las fechas de inicio de cada curso de capacitación en oficios que lleva adelante la Municipalidad a través de la Secretaría de la Producción y de la Dirección General de Empleo. El programa, que en cada edición de la votación del Presupuesto Participativo ocupa el primer lugar, y cuando no el segundo, va creciendo año tras año en inscriptos, en una curva que ahora parece entrar en una aceleración mayor: para el famoso segundo semestre hay 4.270 personas que hicieron el trámite para cursar alguno de los 65 ciclos acelerados que se dictarán, un 9 por ciento más de las cerca de 3.900 que se anotaron para el primer semestre. La cifra, que viene en aumento sostenido, es casi el triple de los cupos disponibles, que son 1.500, por lo que las autoridades municipales resolvieron hacer espacio para más, aunque de igual modo no alcanzarán a los 2 mil lugares.

“No es que creció la desocupación y se inscribieron más. El crecimiento va en línea con otros años”, marcaron desde la Secretaría de la Producción. Pero de igual modo admitieron que el aumento de inscriptos les dejó la ropa ajustada: “Para el año próximo vamos a hacer una nueva planificación en función de tanta demanda”, explicaron.

La realidad es que aunque “siempre algunos se caen” –participan de la inscripción pero no llegan a cursar– muchos interesados va a quedar afuera. “Se completa el c upo por orden de inscripción y se arma una lista de espera”, explicaron desde el área municipal. Por ello, remarcaron que, al ser los talleres con capacidad limitadda, a partir del jueves “todos los inscriptos deberán concurrir al lugar donde se concretó la gestión y verificar su inscripción definitiva”.

Los cursos arrancarán efectivamente entre finales de este mes y principios de septiembre, dependiendo del curso y la institución donde se dicta.

Las capacitaciones se extienden por tres meses y el programa de cada rubro está organizado con el objetivo de incorporar nuevos conocimientos para mejorar las condiciones para acceder a empleos. No está directamente asociado a que los inscriptos estén desocupados, pero la situación es bastante frecuente. Así, también la demanda puede dar una idea de la problemática de cada sector de la ciudad. Por caso, entre la quinta y la cuarta parte de los inscriptos se anotaron en el distrito sur –22 por ciento–, seguido por el Oeste –con el 20 por ciento. Ambos explican casi la mitad de quienes buscan cursar. Los otros cuatro distritos tuvieron una demanda sensiblemente menor y bastante equilibrada entre sí: el Noroeste el 16 por ciento, el Norte el 15,  el Sudoeste el 14 y el Centro el 13 por ciento de los inscriptos.

“Brindamos desde los seis distritos una amplia propuesta de cursos de capacitación en oficios, para otorgarle a los vecinos igualdad de oportunidades y la posibilidad de compartir con otros un espacio de aprendizaje en el oficio que les interesa para después poder trabajar en ello o crear su propio emprendimiento, muy importante por estos días”, explicó días atrás el secretario de Producción y Desarrollo Local, Ignacio Del Vecchio.

“Estos cursos –añadió el funcionario– permiten a los ciudadanos mejorar sus condiciones de empleabilidad adquiriendo habilidades en diferentes oficios. Nuestro desafío desde la Municipalidad es lograr aumentar la inserción laboral. Para lograr este objetivo desde la Secretaría de Producción y a través de la Dirección de Empleo también estamos contactando y relevando las necesidades de las empresas, para diseñar los cursos de acuerdo a lo que más se requiere en el mercado laboral rosarino, para así lograr una mayor inserción laboral una vez que los alumnos terminan el curso”, continuó el funcionario.

Así, en 2017, además de ampliarse la matrícula, también se pondrá en dimensión un trabajo que ya se está haciendo a nivel municipal, que es relevar las necesidades de empleo y el desarrollo fabril o laboral específico de cada sector de la ciudad para orientar la capacitación hacía ambas direcciones, que en general son convergentes. La reorientación se hace en atención a una normativa aprobada en el Concejo Municipal –los proyecto en ese sentido fueron de los concejales Sebastián Chale y Martín Rosúa, que llegaron al Palacio Vasallo tras ocupar el primer y segundo lugar en la Secretaría de la Producción– para  hacer más directa la posibilidad de que la capacitación se aproxime más a la obtención de empleo.

Comentarios