Asociativismo

La gran estafa

La Corte bajó el pulgar a la emblemática cooperativa Bauen

Trabajadores que recuperaron y gestionan desde hace 16 años el hotel de la ciudad de Buenos Aires, pasan de esperar la expropiación a temer el desalojo


La Corte Suprema de Justicia rechazó un recurso extraordinario presentado por la Cooperativa de Trabajo del Hotel Bauen, la última instancia que tenían para no ser desalojados. Así, una vez que se hagan las notificaciones a la Cámara de Apelaciones y al juzgado comercial que lleva la causa, todo hace suponer que llegará la orden definitiva de desalojo, informó el diario Tiempo Argentino.

En el último día hábil del año previo a la feria judicial, el máximo tribunal no hizo lugar al intento para evitar el desalojo del edificio, por lo que se espera que en 2019 comience la maquinaria administrativa para notificar a las más de 80 trabajadoras y trabajadores para que abandonen el hotel.

La convulsionada historia del Bauen señala que el 28 de diciembre de 2001 el hotel cerraba sus puertas. En un contexto de crisis y donde aparecían las primeras empresas recuperadas y gestionadas por sus propios trabajadores, como la fábrica ceramista Zanón en Neuquén o la textil Brukman en la ciudad de Buenos Aires, las trabajadoras y los trabajadores del Bauen decidieron recuperar el hotel y pusieron en pie la cooperativa con la que hasta hoy gestionan sus instalaciones. Ahora 16 años después, esa autogestión está nuevamente en peligro.

La gestión empresarial del Bauen había concluido en 2001 con la quiebra de la firma chilena Solari SA. En marzo de 2003 comenzó el plan de autogestión de los trabajadores. Sin embargo, en ese marco aparece la firma Mercoteles de la familia Iurcovich, propietaria original (ver aparte), para reclamar la propiedad. Los trabajadores denunciaron y denuncian que es una estrategia de la familia Iurcovich, ya que es una empresa fantasma, pero la Justicia les da la razón a los “nuevos” compradores. Así, el desalojo está firme desde 2007, pese a que fue frenado por apelaciones.

Con todo, las denuncias y las pruebas presentadas por la cooperativa lograron que en diciembre de 2016 el Senado nacional aprobara la expropiación del Hotel Bauen tras más de 15 años de lucha ininterrumpida, pero el presidente Mauricio Macri decidió vetar la ley. Así abría la posibilidad de que en marzo de 2017 la jueza María Paula Hualde ordenara la “restitución” del edificio a sus antiguos dueños de la empresa Mercoteles, estableciendo como fecha límite el día 19 de abril del año pasado. Mercoteles le solicitó al jefe de Gabinete, Marcos Peña “el apoyo de las fuerzas de seguridad” para hacer efectivo el desalojo.

Sin embargo, todo se suspendido tras una gran campaña de solidaridad y apoyo hacia la gestión de los trabajadores que incluyó a cientos de personalidades políticas, organizaciones de derechos humanos y sociales.

Ahora, el fallo de la Corte Suprema acelera los tiempos para el desalojo de la cooperativa que paradójicamente en marzo próximo cumple 16 años de existencia y contiene a 80 trabajadoras y trabajadores.

La presidenta de la cooperativa Bauen, María Eva Lossada, lamentó el fallo y su contexto: “A la dura situación que atraviesan todas las cooperativas de trabajo producto del tarifazo, a nosotros se nos suma esta horrible situación”. Y marcó: “En diciembre de 2015 pagábamos 25.000 pesos de luz, hoy más de 200.000; de gas pagábamos 11.000 pesos y ahora 80.000; de agua 65.000 hoy 230.000. Se hace imposible sostener los aumentos, todas las cooperativas están en situación de deuda”.

En tanto, Federico Tonarelli, vicepresidente de la cooperativa, no hizo lugar a la desesperanza: “Estamos muy curtidos en estos 16 años, ni habiendo sacado la ley pudimos solucionar esto. Tenemos un gran temple, pese a la adversidad. El hotel ya estuvo cerrado por un año, a partir del 28 de diciembre de 2001. Recibir el fallo de la Corte otro 28 de diciembre, casi a fin de año, hace que no tengamos el mejor de los ánimos. Reclamaremos en foros internacionales, no tenemos pensado bajar los brazos”.

Ahora, tras la feria judicial, comenzará a escribirse la historia definitiva del Bauen, una de las empresas que se volvieron señeras para los trabajadores.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios