Coronavirus

Que no pasen el límite

La CGT se sumó a la catarata de repudios a la solicitada anticuarentena que denunció “infectadura”

Con una nota firmada por los dos secretarios generales y otros integrantes de la mesa directiva nacional, la central obrera hizo sonar su rechazo a una solicitada firmada por intelectuales de derecha y ex funcionarios macristas: "Irresponsables", los firmantes, y el texto "una canallada"


La CGT nacional, como otro vasto arco de sectores, salió también a replicar la proclama lanzada por un grupo de “librepensadores” que denunciaron que la democracia corre peligro y que el país está casi viviendo bajo una “infectadura”. “Es una canallada”, dice una nota que lleva la firma de los dos secretarios generales de la central obrera, Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (Estaciones de Servicio); del secretario de Prensa, Jorge Sola (Seguros), y del secretario de Derechos Humanos, Julio Piumato, de Judiciales.

La nota recuerda que la gestión nacional, al mando del presidente Alberto Fernández, es “un gobierno surgido por el voto libre y democrático de más del 50 por ciento de los argentinos hace apenas seis meses”, y da a entender que quienes buscan poner el riesgo el sistema democrático son precisamente los que firmaron la solicitada “La democracia está en peligro”. Entre ellos se contaron el actor Luis Brandoni, el ex funcionario macrista Darío Lopérfido (conocido por su negacionismo a los crímenes de la última dictadura al objetar la cifra de detenidos desaparecidos), el sociólogo Juan José Sebreli, el filósofo Santiago Kovadloff y el jurista Daniel Sabsay, entre otras rúbricas cuya posición común es pedir el levantamiento total de la cuarentena por la pandemia de coronavirus, y algunos, como Sebreli, directamente propusieron la “desobediencia civil”. Una de las firmas que acompañó la declaración es la de Rodolfo Pousá, ex interventor de la agencia de noticias Télam durante el gobierno de Mauricio Macri y responsable del despido de 357 trabajadores de prensa en junio de 2018, determinación que quedó trunca en la Justicia laboral, ya que no había cumplido ni siquiera los protocolos establecidos por el propio gobierno de Cambiemos para los casos de cesantías masivas.

Días atrás, el pasado 1º de junio, ya una carta abierta firmada por tres centenares de escritores, científicos y trabajadores de la cultura, entre más, había sentado una fuerte réplica a la solicitada de marras. “Un esfuerzo adicional para salvar vidas”, se titula el texto que firmaron, entre otros, el filósofo Ricardo Forster, el escritor Alejandro Grimson, el biólogo e investigador Alberto Kornblihtt, el matemático Adrián Paenza, el historiador Felipe Pigna, el ex decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA Federico Schuster, el infectólogo Omar Sued y la filósofa Diana Maffia, como parte del colectivo, que recordó que precisamente gracias a la estricta cuarentena declarada el pasado 20 de marzo, la Argentina no está lamentando decesos y contagios masivos y se “obtuvieron mejores resultados” en el manejo de la crisis sanitaria que en los demás países latinoamericanos, como Brasil, Perú, Ecuador y Chile.

Ahora la CGT sumó su encono ante la solicitada. “El valor social, político y económico de nuestro sistema democrático, que tantas vidas nos costó arrebatarle a la más sangrienta y asesina dictadura que nuestro país recuerde, no puede ponerse en tela de juicio de un modo tan irresponsable”, castiga el documento sindical.

“Los trabajadores junto al resto del pueblo en forma abrumadora nos pronunciamos en favor de un Estado presente luego de cuatro años de ausencia y abandono. Ese debate fue saldado en las urnas en pleno ejercicio de la democracia”, subraya el texto cegetista.

También enrostra que las medidas sanitarias recibieron el consenso incluso de la actual oposición, que era alianza de gobierno hasta diciembre pasado: “Los líderes de todos los partidos políticos con responsabilidad de gobierno han brindado su apoyo a cada acción de gobierno y han actuado en consecuencia en cada uno de los distritos del país”.

“El cuidado de la salud de los habitantes de la Argentina no es potestad de ningún partido o coalición de gobierno sino de todos y cada uno de los gobernantes a quienes le hemos delegado las facultades de gobierno”, insiste la CGT. Y advierte a los anticuarentena: “No evadimos ningún debate, todas las opiniones son igualmente válidas, el único límite es el sistema democrático y el respeto a las autoridades legalmente electas”.

Comentarios