Política

Sí, señora

La Casa Rosada prepara las tijeras de cara al 2019


Por Andrés Asiain

El presupuesto es la hoja de ruta de cómo va a llevar a cabo las políticas en un año calendario el Estado nacional. Por la ley de Administración Financiera el proyecto debe presentarse en la Cámara de Diputados antes del 15 de septiembre. El presupuesto del año 2019 tendrá nuevas particularidades. Será un proyecto armado a medida de los compromisos asumidos por la Nación ante el FMI. Esto obligara a seguir las negociaciones, marchas y contra marchas que se darán para poder imponer las tijeras en todo tipo de partidas del gasto. Por los compromisos asumidos ante el FMI el gobierno tiene que recortar el gasto público en 1,2% del Producto Bruto Interno (PBI). Para cumplir con este objetivo, parece estar dispuesto a recortar gasto en salud, ciencia, educación, ayudas sociales, obras públicas, entre otras grandes partidas.

En el camino de reducción del déficit fiscal, el Ejecutivo Nacional no mide con la misma vara ingresos y gastos. Decide eliminar impuestos a bienes personales, reducir el impuesto a de Ganancias del 35% al 30%, bajar contribuciones patronales, bajar las retenciones a soja y minería, descontar de ganancias el impuesto al cheque, que tuvieron un impacto en la baja de la recaudación de más del 1% del PBI. Todas son medidas contrarias a la eliminación del rojo fiscal.

 

Compromiso

El acuerdo con el FMI tiene gran influencia en la elaboración del Presupuesto 2019 y las proyecciones que pueden realizarse es poco alentador para la mayoría de los argentinos. Se espera que el próximo año el gasto primario, incluyendo gastos en capital por 90 mil millones de pesos, se incremente un 11% de forma nominal, con una reducción de 6% de mínima en términos reales, si es que toman la inflación oficial del 17%. Pese a que la carta de intención presentada al FMI señalaba que se dispondrían medidas para “protección de los más vulnerables”, las tijeras del ajuste apuntan directamente a los más débiles: se planean recortes sobre programas sociales, alimentarios y hasta de abastecimiento de leche para madres y niños. La partida Ayudas Sociales a Personas sufrirá el próximo año un recorte nominal por 1.700 millones de pesos, lo cual se traduce en un ajuste real de 22% con respecto a 2018. El Plan Alimentario Nacional y Compra de Leche del Plan de Madre y Niño busca ser reducido un 91% en términos reales.

 

Federal

Las provincias serán socias del ajuste. Se prevé recortar las transferencias a las provincias un 35% en términos nominales. El recorte en términos reales supera el 50% si incluimos el Fondo Nacional de Incentivo Docente, Compensaciones Salariales y Ex Fondo Compensador que sufre un recorte del 92%. Se eliminarán la totalidad de las transferencias a las provincias excepto en lo que hace a universidades, que se reduce nominalmente un 75 por ciento. Las provincias tendrán que hacerse cargo de los aproximadamente 2.420 pesos que cobran por mes los docentes con dos cargos.

 

En obras

Además, se profundiza el recorte de la obra pública. En el escenario más optimista el gobierno nacional estima gastar sólo 90 mil millones, un 3% del total, en gastos de capital. Si se actualiza el gasto de capital presupuestado para este año por el 17 por ciento de inflación previsto oficialmente para 2019, el gasto de capital debería ser de al menos 246.800 millones de pesos solo para mantener dicho nivel. Es decir que el ajuste real sobre la obra pública y otros gastos de capital ronda los 156.800 millones de pesos. Por último, significa un congelamiento del presupuesto para cinco hospitales nacionales: el Garraham, el Cruce de Florencio Varela, Cuenca Alta Néstor Kirchner, Dr. René Favaloro y Presidente Néstor Kirchner. Todos sufrirán un ajuste real del 17%.

 

*Economista. Director del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (C.E.S.O.).

Profesor de la UBA, UNDAV, FUPE y Cátedra Jauretche

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.