Policiales

Poliladron

La Cámara Penal modificó penas impuestas a integrantes de una banda mixta

Se trata de un grupo de asaltantes y policías que protagonizaron varios hechos delictivos, entre ellos el robo al banco Creedicoop de General Lagos. Uno de los policías deberá pasar 24 años de cárcel y 27 años al organizador de la banda de ladrones


La Cámara Penal agravó las condenas impuestas a algunos de los principales imputados en la causa por asociación ilícita que tuvo como protagonista a una banda que contaba con una pata policial y una civil y se dedicaba a cometer atracos bajo el paraguas de la impunidad de la policía. El más resonante fue la toma de la comisaría y robo a un banco en General Lagos en 2015. La investigación fiscal dejo 12 imputados y ocho personas llegaron a juicio oral y público. La mayoría de ellos terminó condenada incluido el jefe de la subcomisaría 26 de Villa Gobernador Gálvez y su secretario. Ahora la Cámara Penal revocó la absolución que había beneficiado al secretario en algunos delitos y levantó la condena impuesta en 4 años, mientras que a uno de los ladrones que hacía de nexo entre ambos grupos le sumaron 7 años a la condena. Otros tres condenados lograron una reducción en la sanción.

El grupo tenía dos patas, la formada por los policías Carlos Morgan, Maximiliano Maldonado, Fernando Acosta, alias Cachete, Javier Lanero y Nora Lucía R. que resultó absuelta en el juicio y es pareja de Maldonado. Según la fiscalía el grupo utilizaba sus conocimientos y las posibilidades que le brindaba su función para gerenciar actividades ilícitas, hacer inteligencia previa a la comisión del os hechos y luego brindar protección y encubrir. La lista de delitos era extensa, para la fiscalía iban desde protección a narcos, pago de familiares de presos para brindarle una mejor estadía en la comisaría, arreglo de accidentes de tránsito hasta atracos, explicaron.

El otro grupo se encargaba de ejecutar los asaltos. Humberto Ismael Aguirre, alias Viejo, era el jefe de este grupo, mientras que Damián López, apodado Mortero, el organizador. El resto del grupo estaba conformado por Oscar Berlari, alias Chunchi, Damián López y Miguel Vallejos. Los tres últimos, condenados en abreviados, se encargaban de cometer las entraderas y los escruches. Para ello, utilizaban disfraces para enmascarar sus facciones y se vestían con ropa de policía o de trabajo, según el tipo de robo. Para Fiscalía, López era el nexo con Morgan, con quien tenía una relación personal.

El juicio oral y público duró unos dos meses. La fiscalía a cargo de Viviana O´Connell pidió condenas que iban desde los 12 a los 28 años y entre los hechos más resonantes los acusó por la toma de la comisaría y el robo al banco Creedicoop de General Lagos en mayo de 2015 o el robo a la sucursal Arijón del mismo Banco en Rosario en agosto del mismo año. A los policías le sumaron delitos como cohecho, falsificación de documentos, incumplimiento de los deberes de funcionario entre otros delitos.

En diciembre pasado el tribunal, compuesto por los jueces Gonzalo López Quintana, Gastón Becerra y Eleonora Verón, condeno: Maximiliano Maldonado, ex jefe de la comisaría a 21 años de prisión; su secretario Carlos Morgan a 20 y fue absuelto por algunos delitos y el suboficial Fernando Acosta a 6, mientras que los suboficiales Javier L. y Nora R. fueron absueltos. Por el lado de los civiles las condenas fueron para Humberto Aguirre condenado a 22 años de cárcel, Damián López a 20 años y Oscar Berlari a 17 años de cárcel.

El fallo fue apelado y los camaristas José Luis Mascali, Daniel Acosta y Carolina Hernández resolvieron revocar la absolución que Morgans logró en algunos de los delitos por los que fue acusado. De 20 le elevaron la condena a 24 años. Mientras que al policía Fernando Acosta le redujeron un año la condena y quedó en 5. También le disminuyeron la sanción a Humberto Aguirre de 22 a 20 años y a su compinche Oscar Berlari de 17 a 13 años de cárcel. Mientras que a Damián López sindicado como el nexo entre las dos bandas le aumentaron la pena de 20 a 27 años de prisión.

Comentarios