El Hincha

Esta noche va por el título

“La Bonita” va por todo y quiere seguir siendo la mejor

Daniela Bermudez, campeona mundial supermosca y gallo de la Organización Mundial de Boxeo, se medirá con Marcela “Tigresa” Acuña por el título supergallo de la Federación Internacional de Boxeo. De conseguirlo, será el primero. Conocé su historia


Foto: Juan José García

Daniela Romina Bermúdez se subió por primera vez a un ring para boxear de forma amateur el 7 de julio de 2004, el mismo día que cumplía los quince. Algo raro y distinto en el mundo de las adolescentes que esperan, en su mayoría, ansiosas la llegada de esa fecha para festejar o hacer el tradicional viaje A Disney. Daniela, en cambio, lo festejó arriba del ring. Y eso marcó un camino de esfuerzo y sacrificio que hoy acumula cinco títulos mundiales.

Este viernes, la campeona mundial oriunda de Villa Gobernador Gálvez tiene una cita especial en Hurlingham, y lo sabe. Se mide con la gran “Tigresa” Acuña, quien además de ser una de las mejores boxeadoras argentinas es su ídola. “Desde siempre la admiramos a la Tigresa”, afirmó Daniela. Aunque aseguró que arriba del ring se olvida de eso y sólo piensa en ganar.

Foto: Juan José García

La “Tigresa” peleará a los 41 años por la segunda defensa del título supergallo de la Federación Internacional de Boxeo. La formoseña ganó el cinturón en diciembre de 2016 al superar a la mendocina Yesica Marcos, y lo retuvo por primera vez tras derrotar a la australiana Shannon O’Connell.

Bermúdez, en su último combate, se quedó con la corona gallo de la Organización Mundial de Boxeo que estaba vacante, y buscará esta noche coronarse en su primera pelea por un título en esta categoría.

“La Bonita” fue el apodo que le puso su papá y entrenador, “Tito”, quien también viene del palo del boxeo y en su ciudad natal, Chaco, fue campeón en varias oportunidades. Su hermano mayor también se coronó como campeón latino y su hermana más chica ya lleva varios títulos a nivel nacional.

Una familia muy unida y que además de tener al boxeo como bandera, tiene la humildad a flor de piel.

Foto: Juan José García

En sus primeros años, “La Bonita” mezcló sus horas de entrenamiento con trabajos de albañilería. Y no estuvieron ajenos a crisis de 2001 que les pegó fuerte. No sólo tuvo que dejar la escuela para salir a trabajar, sino que también con su familia salieron  a “cirujear” como describe ella sin avergonzarse. Allí, buscando entre la basura cartones para poder comprar “un kilo de pan”, encontró una estatuilla de la Virgen de Luján, que desde ese momento la acompaña a todos lados.

La pasaron realmente mal económicamente, la luchó bien desde abajo y nunca se la creyó. Y entre mates cuenta una anécdota que la pinta de cuerpo entero: “Cuando viajamos al exterior a pelear, a mi papá le ofrecieron un montón de plata para que yo pierda. Pero yo siempre quiero ganar”.

“La Bonita” viene de abajo y se acuerda de todo lo que tuvieron que atravesar como familia en la lucha por tener un plato de comida en la mesa. Hoy, gracias al boxeo, pudo hacerse una casita. La levantaron ellos, también en familia. Pusieron los cimientos, levantaron las paredes, los revoques, todo con sus propias manos, esas que además tiraron a la lona a muchas rivales.

También se pudieron poner un gimnasio, equipado con lo mínimo e indispensable (una sola bicicleta fija) y varias bolsas para entrenar, donde su papá y su hermano preparan a chicos y chicas del barrio.

Foto: Juan José García

“La Virgen de Luján me trajo suerte”, dice. A ella le reza siempre antes de salir al ring. El martes pasado, un fanático viajó desde Entre Ríos en moto hasta el gimnasio de la boxeadora, en la zona sur de Rosario, al límite con Villa Diego, para regalarle una estatuilla de grandes dimensiones. En el gimnasio donde entrena y en su casa está lleno de estampitas o estatuillas de la Virgen, que se mezclan entre bolsas y colchonetas. Y no podía faltar el homenaje en la piel y por eso tiene tatuada a la Virgen en su espalda, para que siempre la acompañe.

Daniela, Dani o “La Bonita” es callada, tímida y tiene una sonrisa que realmente transmite paz. Pero también tiene una forma de boxear que te noquea. Y este viernes dejará de lado la idolatría y buscará pasar a la historia ante la Tigresa.

Foto: Juan José García

Un duelo de campeonas

La cita será en el Polideportivo Municipal de Hurlingham a las 22. El duelo entre Marcela Acuña y Daniela Bermúdez promete ser un gran espectáculo.

“La Bonita”, actual campeona mundial supermosca y gallo de la OMB, buscará robarse todas las miradas en su primera pelea por un título en esta categoría: supergallo de la FIB. La rosarina tiene un saldo de 22 triunfos (6 nocauts), 3 derrotas y 3 empates, mientras que su último cruce fue el 20 de octubre de 2017 ante Soledad Del Valle Frías (victoria unánime por puntos).

En tanto, “La Tigresa” defenderá a los 41 años por segunda vez su título. La formoseña ganó el cinturón el 16 de diciembre de 2016 al superar a la mendocina Yesica Marcos, y lo retuvo por primera vez tras derrotar a la australiana Shannon O’Connell. Una leyenda del boxeo femenino que registra 46 victorias (19 nocauts), 6 derrotas y 1 empate.

Si te gustó esta nota, compartila