Mundo, Política

Turismo

La billetera global LGBTIQ+ equivale al quinto PBI del mundo

Más de medio millón de viajeros de la comunidad llega cada año a la Argentina, donde los principales destinos son Buenos Aires, Puerto Iguazú, Ushuaia, Mendoza, Córdoba y también Rosario


Uno de cada cinco integrantes del colectivo en el mundo viaja frecuentemente. Que haya bellezas naturales y que sea gay friendly son las principales búsquedas.

La comunidad LGBTIQ+ global tiene un poder adquisitivo que, comparado con el PBI de una treintena de países seleccionados, la ubica en el quinto lugar, con 3,6 billones de dólares, detrás de Estados Unidos (20,4), China (13,5), Japón (4,9) y Alemania (3,9), de acuerdo con un informe del Banco Mundial.

Pablo Singerman, integrante del Panel de Expertos de la Organización Mundial de Turismo (OMT), reveló estos datos en la 12ª Conferencia Internacional de Negocios y Turismo LGBTIQ+, Gnetwork360, que finalizó ayer en el hotel Alvear de la ciudad de Buenos Aires.

De acuerdo con el informe del Banco Mundial, el poder adquisitivo global de la comunidad está por encima del PBI de India, Francia, Brasil, Canadá y Argentina.

“La población LGBT mundial está estimada en los 32 principales países en 496 millones de personas, y para 2020 se prevé unos 180 millones de turistas, con un impacto económico de 200 millones de dólares”, dijo Pablo Singerman, integrante del Panel de Expertos de la Organización Mundial de Turismo (OMT).

En un análisis pormenorizado respecto del nivel de gastos de este segmento turístico, sobre 5.700 miembros de la comunidad en los Estados Unidos, Singerman destacó que el 33% se vuelca a gastos moderados y de lujo.

Basado en un estudio realizado por el 23th Annual LGBT Tourisme, Marketing & Hospitality Survey, Community & Insights, el especialista indicó que en 2018 el 19% de estos turistas realizó más de 5 viajes.

En cuanto a los principales atributos que debe tener un destino a la hora de elegir un viaje internacional, Singerman destacó que el 60% lo hace según las bellezas naturales del lugar; el 45% se fija si es un destino amigable, y el 37% de acuerdo con la oferta gastronómica.

Otro 37% prioriza que se trate de un destino relajado; el 34% se inclina por la oferta de arte y cultura; el 32% por la diversidad cultural; el 30% prefiere un lugar emocionante; el 17% toma en cuenta la arquitectura, y un 1% se fija en otros atributos.

“Igualmente en la comunidad hay muchos subsegmentos que hacen que varíen esos guarismos: hombres gay y bisexuales; mujeres lesbianas y bi; millenials (de 26 a 38 años): Generación X (de 39 a 50 años); y los Baby Boomers (de 51 a 70 años)”, precisó.

Y ahora hay una nueva generación que se abre camino y que tiene características totalmente diferentes: la Generación Z, chicos cuyas edades van de los 13 a los 20 años.

“Esta nueva generación tiene peculiaridades que hay que tomar en cuenta porque son los futuros viajeros. Más de la mitad de ellos, el 52%, declara que no son estrictamente heterosexuales en los debates, foros y blogs en los que participan”, explicó Singerman en declaraciones a Télam.

En cuanto a las principales preocupaciones de la comunidad LGBTIQ+, a la hora de elegir un destino de viaje internacional, el 66% se fija que no haya leyes y reglas anti LGBTIQ+, mientras que el 64% estudia la seguridad con las personas LGBTIQ+.

Por su parte, el 59% se preocupa por el entorno político del destino; el 54% mira los índices de violencia y crímenes en general, y el 50% toma en cuenta la accesibilidad.

De acuerdo con la Cámara de Comercio Gay Lésbico Argentina (Ccglar), en 2018 llegaron al país 490.000 turistas LGBTIQ+, un 11% de incremento respecto del año anterior, mientras que en 2019 fueron 550.000 (+12%), y se prevé llegar a los 600.000 turistas del sector para el 2020.

Los principales destinos elegidos en el país son Buenos Aires, Puerto Iguazú, Ushuaia, Mendoza, Córdoba y Rosario.

Comentarios