Política, Últimas

La abogada Gabriela Durruty es la nueva coordinadora provincial de Acceso a la Justicia

La letrada con amplio recorrido en el ámbito de los Derechos Humanos estaba al frente de la coordinación de la región Centro de Acceso a la Justicia de Santa Fe del Ministerio de Justicia de la Nación


“Si la justicia no llega a la gente habrá que ir a buscar a la justicia y llevarla a donde está la gente”, dijo Gabriela Durruty que, a partir de este viernes, es la nueva Coordinadora Provincial de Acceso a la Justicia de Santa Fe del Ministerio de Justicia de la Nación. Junto al abogado Sergio Job estarán a cargo de la coordinación general de toda la región Centro que además incluye a las provincias de Córdoba, Entre Ríos y La Pampa.

“Se trata, ni más ni menos, que de arrimar un pedacito de Estado allí donde la desprotección asola, donde la desigualdad se hace norma. Un pedacito de Estado que pueda hacerse eco de los dramas colectivos y cotidianos que padecen los excluidos de todo, y que canalice en forma integral el acceso a la justicia y el ejercicio de los derechos más básicos. No se trata ya de la “cercanía”, o la “proximidad” con el territorio, sino de un pedacito de Estado en y para esos territorios”, dijo la flamante coordinadora quién tiene un amplio recorrido en ámbito de los Derechos Humanos.

Desde Ciudad Futura mostraron su satisfacción por la decisión y dijeron que con el cambio de gobierno vienen trabajando en la elaboración de propuestas de políticas públicas concretas para afrontar la crisis de desigualdad y violencia que vivimos y explicaron que  Durruty “asume con un mandato colectivo esta gran responsabilidad”.

“La idea es aportar a lo que ya se viene haciendo y sumar nuestra propia impronta, nuestra propia historia también. Mientras trabajábamos en estas propuestas contra la violencia fue justamente esa violencia la que nos arrebató la vida de nuestro compañero Eduardo Trasante, un emblema de la lucha por una ciudad en paz. Ahí volvimos a vivir en carne propia no solo el dolor de esta ciudad desmadrada sino los déficits de la justicia para abordarla”, analizó Durruty.

Pero la importancia de esta política pública es doble si la situamos en su justa dimensión: vivimos en la provincia más violenta del país, donde la desigualdad muestra su peor cara, donde la degradación se mide en estadísticas de homicidios y uso de armas de fuego. “Porque no queremos naturalizar ese drama, porque no debemos acostumbrarnos a los niveles de desigualdad y violencia con los que convivimos, esta política pública, en este rincón de la Patria, es la materialización de un rumbo en el que venimos insistiendo hace mucho tiempo”, concluyó la letrada.

Comentarios