Edición Impresa, Política

Kirchner llamó a la unidad

“No vinimos a pelearnos con nadie”, dijo el ex presidente, quien encabezó anoche junto al diputado Agustín Rossi el acto de la militancia kirchnerista en el estadio cubierto del club Sportivo América.

kirchner

Preparándose para la batalla de los próximos dos años, donde intentará afirmarse en el interior de la provincia y llegar a pelear por la presidencia de la Nación, el kirchnerismo hizo su fiesta de fin de año en Sportivo América, con la presencia estelar del ex presidente Néstor Kirchner y de su máximo referente en Santa Fe, el diputado Agustín Rossi.

Ellos fueron los únicos oradores de un acto que contó con la participación de miles de militantes que llenaron el estadio cubierto. El primero en hablar fue Rossi, quien en tono conciliador hizo un largo listado de los logros de este gobierno, destacando especialmente la asignación universal por hijo; alertó sobre el diálogo y el consenso, al remarcar que “no puede ser una trampa para volver al pasado”; insistió en que no venían a molestar “a ningún dirigente ni a marcar territorio”, y en el final de su encendido discurso pidió, como era previsible, “que nos den la oportunidad de gobernar la provincia”.

El ex presidente comenzó su discurso diciendo que venía a Rosario “con la mirada de frente” porque era uno de los lugares donde más había invertido la Nación: “Las grandes obras en Santa Fe las hace la presidenta” dijo, para luego remarcar: “No nos andamos peleando para ver quién pone el cartelito”.

“Nos atacan por lo que hicimos bien”, dijo en otro pasaje de su discurso Kirchner, y relacionó las amenazas que sufrió la presidenta “con uno de los máximos logros de este gobierno: haber terminado con la impunidad en la Argentina”.

El ex presidente dijo querer “tenderles las manos a los productores del campo”, a quienes les sugirió no pelearse “por tres o cuatro dirigentes”, en relación a quienes integran la mesa de enlace. En ese mismo sentido no pasó desapercibida la presencia de un buen número de intendentes de distintas localidades del interior de la provincia, dos de los cuales, el de Venado Tuerto, José Luis Freyre, y el de Carcarañá, Mauro Decándido, integraron la mesa “chica” que acompañó en el escenario al ex presidente y al diputado Rossi. Allí también estuvieron el concejal Héctor Cavallero, el diputado nacional Gustavo Marconato y Juan Abal Medina, secretario de la función pública de la Jefatura de Gabinete.

“No hemos venido a pelearnos con nadie, vengo a abrazarlos a todos”, dijo el ex presidente en tono conciliador, al que le agregó un toque de esperanza y de alerta para los argentinos cuando señaló que “ahora que estamos volviendo a crecer, no dejemos que dos o tres gerontes nos separen”.

Pese a que no se vio el Kirchner más encendido y combativo de otras veces, no faltó una mención para las candidaturas de 2011: “Debemos retomar la iniciativa política en 2011. No importa quién, la idea es seguir cambiando la patria”.

Antes de entonar la clásica marcha justicialista, Kirchner llamó a construir “una patria más grande, porque la justicia sigue llegando”.

Comentarios