País

Persecución fatal

Jurado define en caso de carnicero que mató a ladrón

Daniel Oyarzún siguió con su auto a dos delincuentes que asaltaron su negocio y atropelló a uno de ellos. Puede ser condenado por homicidio simple, por exceso de legítima defensa o incluso absuelto.


Oyarzún salió a perseguir a los ladrones con su auto.

A casi dos años del caso que conmocionó a la localidad bonaerense de Zárate y que tuvo repercusión nacional ya que hasta el propio presidente Mauricio Macri se refirió al tema, un jurado popular de 12 personas definirá si Daniel “Billy” Oyarzún actuó en legítima defensa o protagonizó un “homicidio simple” cuando atropelló y asesinó a Brian González, de 24 años, quien minutos antes había asaltado su carnicería con un cómplice que huyó.

El hecho, que sucedió el 13 de septiembre de 2016, empezó cuando dos personas ingresaron a la carnicería de Oyarzún para robarle y tras disparar varias veces dentro del local se llevaron cinco mil pesos.

Oyarzún salió a perseguir a los ladrones con su auto, un Peugeot 306 verde. Durante la huida, los dos asaltantes cayeron de la moto en la que escapaban. En ese momento, el carnicero alcanzó a uno de ellos (González), a quien atropelló contra un poste y lo hirió de gravedad.

Allí, vecinos se acercaron al hombre atropellado, comenzaron a insultarlo y luego le dieron una paliza. Minutos después, González fue rescatado por personal de bomberos voluntarios y de la Policía local, y posteriormente trasladado por una ambulancia al hospital Virgen del Carmen, donde tras horas de agonía murió.

La definición del caso, que encendió el debate en el país sobre la legítima defensa luego de que los propios vecinos de la localidad tomaran la Municipalidad para pedir la libertad de Oyarzún, tendrá lugar entre el jueves cuando el jurado defina su postura.

Durante el desarrollo del juicio, el jurado popular deberá evaluar las tres opciones posibles que se presentarán durante el debate para dar un veredicto final: encontrarlo culpable por homicidio simple –que contempla una pena de hasta 25 años de prisión–, encontrarlo culpable por exceso en la legítima defensa –de 1 a 3 años– o dar un veredicto de no culpabilidad en caso de entiendan que el acusado actuó en “legítima defensa”.

Macri tomó partido

El propio Macri se pronunció sobre el caso pocos días después de que ocurrió. El mandatario opinó que el acusado “es un ciudadano sano y tranquilo”, por lo que señaló que la Justicia debe dejarlo en libertado.

“Quiero decir que más allá de toda la reflexión que tenga que hacer la Justicia en la investigación, si no hay riesgo de fuga, porque es un ciudadano sano, querido, reconocido por la comunidad, él debería estar con su familia, tranquilo, tratando de reflexionar en todo lo que pasó”, señaló Macri en diálogo con La Red.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios