Edición Impresa, Política

Caras nuevas, vieja pelea

La oposición logró quórum propio por primera vez desde 2003 y así abrió la sesión para la jura de los legisladores electos el 28 de junio. Llegan a sus bancas Kirchner, Carrió, Pino Solanas y Sabbatella.

camara-ppal

En lo que significó un fuerte golpe al kirchnerismo en el Congreso, toda la oposición excepto algunos diputados de centroizquierda ingresó como una sola fuerza a la Cámara baja y logró por primera vez desde 2003 alcanzar el quórum para dar inicio a la sesión preparatoria en la cual se tomó juramento a los diputados electos el pasado 28 de junio. Con 140 legisladores y sin haber llegado a un acuerdo con el oficialismo sobre las autoridades y la distribución de las comisiones –durante la jornada hubo un acercamiento de posiciones que a la postre se frustró– el quórum se alcanzó a las 17.53, tras lo cual juraron los legisladores electos y se pasó a un cuarto intermendio en la complicada negociación.

Los 127 legisladores de la Cámara Baja que inician su actividad en el Congreso provienen de diferentes ámbitos políticos. Se destacan figuras relevantes como el ex presidente, Néstor Kirchner, el radical Ricardo Alfonsín, la líder del GEN, Margarita Stolbizer, la ex vicejefa de Gobierno porteño, Gabriela Michetti, el cineasta Fernando Pino Solanas –que por segunda vez llega a la Cámara baja, casi un cuarto de siglo después de la primera– y el ex intendente de Morón –fue durante su primera gestión el intendente más joven del país– y titular del partido Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella, en una lista que promete –por el nuevo equilibrio de fuerzas– animar mucho más las pulseadas en la Cámara de Diputados.

La diputada de PRO Lidia Pinky Satragno, la integrante de mayor edad de la Cámara baja, encabezó la sesión de jura. Le cedió el lugar la ahora ex oficialista Graciela Camaño, quien ingresó al recinto en medio de silbidos de las barras K y aplausos opositores. Como titular de la comisión de Asuntos Constitucionales se dirigió a la tarima de la presidencia y abrió la sesión.

Allí el diputado del SI Eduardo Macaluse pidió un cuarto intermedio “hasta que llegue el oficialismo”, consechando el abucheo de sus propios aliados. De igual modo, momentos después el santafesino Agustín Rossi hacía su aparición secundado por los miembros del hasta ayer casi imbatible Frente para la Victoria.

Y una vez que entraron los diputados oficialistas con gesto tímido ingresó el ex presidente Kirchner, quien por primera vez ostentará un cargo legislativo. Saludando a unos y abrazando a otros entre sus pares y las tribunas, el ex jefe del Estado se sentó entre Rossi y el bonaerense Carlos Kunkel, dos de sus laderos más inseparables.

Así comenzaron a prestar juramento los nuevos legisladores. Minutos después de Kirchner, lo hizo Carrió. En grupos de a cuatro, después fue el turno de Francisco de Narváez y el ex gobernador bonaerense Felipe Solá, que ahora presidirá el bloque del Peronismo Federal, integrado por una treintena de diputados de 10 provincias.

En tanto, trece ruralistas también juraron como diputados: entre ellos se destacan los vices de Federación Agraria Pablo Orsolini y Ulises Forte –entraron por Chaco y La Pampa– y el ex titular de Chafor –CRA– Ricardo Buriayle, conocido en Formosa por sus posturas de derecha “dura”.

 

Afuera, multitudinario despliegue K

Cientos de militantes de distintas agrupaciones kirchneristas llegaron a plaza Congreso para acompañar la asunción de Néstor Kirchner como diputado nacional.

Un grupo de manifestantes se ubicó en Rivadavia y Callao, frente al Palacio Legislativo, en tanto que otros seguidores del ex presidente, en su mayoría de la agrupación La Cámpora, se concentraron en 9 de Julio y Avenida de Mayo para marchar hasta el Congreso. Y un tercer grupo eligió la plaza Miserere en el barrio del Once.

Sin incidentes y en un clima festivo los militantes confluyeron sobre la Plaza de los Dos Congresos aguardando el inicio de la reunión en la Cámara baja. Allí estallaron en alaridos cuando se supo de la llegada de Kirchner, a las 17.45, a la Cámara de Diputados donde después prestó juramento.

Para entonces, militantes de La Cámpora, de la JP de Ensenada, del MUP, el Movimiento Evita y de otras organizaciones sindicales alineadas en el peronismo copaban los principales lugares cercanos al ingreso al edificio del Palacio Legislativo. La JP en todas sus vertientes marchó bajo la consigna “Néstor volvió con la JP”.

Comentarios