Conciertos, Espectáculos

Castiñeira de Dios rastrea la música popular

Junto a Madrigal, Anacrusa vuelve a las canciones

El viernes a las 21, en el Parque España, el ahora conjunto instrumental creado por José Luis Castiñeira de Dios volverá a interpretar su repertorio de canciones en este concierto que realizarán junto a los locales de Madrigal.


Pensaba que ya no haría más este repertorio pero le encontramos la vuelta y, con Madrigal, lo que mostraremos será esencialmente latinoamericano”, anunció José Luis Castiñeira de Dios a El Ciudadano, en un diálogo en que, el creador del emblemático grupo Anacrusa, habló de música, cine y del show que brindará esta noche, a partir de las 21, en el Teatro Príncipe de Asturias del Centro Cultural Parque de España (Sarmiento y río).

Presentado por el Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe que posibilitó la llegada de Castiñeira a Rosario, el músico, compositor y gestor cultural que ocupó puestos clave en la Secretaría de Cultura de la Nación durante los últimos gobiernos contó que el concierto se dividirá en dos segmentos: una primera parte en la que compartirá escenario con el grupo vocal rosarino Madrigal y una segunda exclusivamente a cargo de Anacrusa, que estará integrado por músicos de dilatada trayectoria.

Anacrusa fue creado por José Luis Castiñeira de Dios y la cantante, pianista y compositora Susana Lago. Juntos iniciaron, en los 70, una vida artística buscando la identificación entre el repertorio latinoamericano de autor anónimo y de origen popular y la música inspirada en la producción tradicional argentina. “Hace varios años Susana no está más en Anacrusa. Ella paró su carrera como cantante y yo lo lamenté muchísimo; durante un tiempo el proyecto quedó acabado pero mucha gente me insistió y rearmé el grupo con quienes ya había trabajado en otro tiempo, arrancando un Anacrusa instrumental”, recordó el músico.

Pero el de esta noche será un concierto diferente a todos los que, habitualmente, el músico lleva al mundo porque volverán a sonar las canciones que hicieron famosa a la formación. Y lo hará junto al grupo Madrigal integrado por Irene Rodríguez (soprano), Gabriela Rivoira (mezzo), Sofía Rodríguez (contralto), Willy Rodríguez (tenor),  Raúl Rey (barítono, arreglos y dirección),  Mariano Pistono (bajo) y Marcelo Senta en los arreglos para cuerdas y guitarras.

“Será un placer estar con Madrigal que es un grupo de queridos amigos. Además, este concierto me permitirá volver a un repertorio vocal que había dejado de lado estos años”, contó el músico y anticipó que, en la segunda parte, habrá un concierto exclusivo de Anacrusa con la participación de grandes solistas.

En un repertorio escrito y arreglado para el lucimiento de esos grandes solistas, junto a Castiñeira estarán Alejandro Santos y Roberto López que lo acompañan desde hace tiempo pero también músicos nuevos de excelencia: “Está Cristian Zárate, un gran pianista de tango; Marcelo Torres (Los Socios del Desierto) que viene del rock; Luis Cerávolo quien fue baterista de Ástor Piazzolla; Guillermo Arrom que trabajó con Spinetta; y Mariano Rey que toca con la Filarmónica de Buenos Aires” contó quien, además de canciones, supo brillar como compositor de bandas sonoras de films, siendo uno de los más recordados el de El exilio de Gardel, estrenado cuando el cine argentino comenzaba a despertar al compás de la vuelta de la democracia.

“Es una de las grandes películas de esa época. Yo seguí trabajando para el cine y hoy mismo estoy haciendo músicas. Todos los años hago algo y, con gran osadía, en 2009 dirigí mi propia película Manuel de Falla. músico de dos mundos”, contó Castiñeira de Dios, quien destacó el crecimiento de la industria del cine en la última década donde, dijo, “se hicieron un centenar de películas por año y allí trabajaron un centenar de compositores distintos. Muchísima gente se incorporó a la tarea de componer para el cine porque es un espacio muy interesante para desarrollarse, no así la televisión, que está llena de músicas preexistentes”.

A lo largo de su vasta producción y sus presentaciones internacionales, Anacrusa se constituyó en una de las referencias obligadas de la música latinoamericana de fusión, integrando ritmos y formas tradicionales, las nuevas estéticas de fin de siglo, con la incidencia del jazz y del rock y un temática vinculada con las luchas de los pueblos latinoamericanos por su emancipación.

“El denominador común es la unidad de la música criolla”, opinó al ser consultado por los repertorios que recorre. Y concluyó: “Hay otras músicas que son más específicas como las afrocubanas, las cariocas y de los pueblos originarios, pero el hilo conductor que une a toda Latinoamérica es la música y la poesía criolla a la que nosotros llamamos folclore”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios