Policiales

Narcotráfico

Juicio oral: piden siete años de prisión para Yanina Alvarado

Este jueves se conocieron los pedidos de pena del fiscal federal en el debate oral que la tiene a la hermana de Esteban Alvarado, imputado por el asesinato de un prestamista, y a su cuñado acusados como integrantes de una organización dedicada al tráfico de drogas en Rosario, Roldán y Carcarañá


El juicio oral a la hermana y el cuñado de Esteban Alvarado comenzó este jueves. Foto: Juan José García.

Los alegatos en el juicio oral a la hermana y el cuñado de Esteban Alvarado –el hombre condenado por robo de autos de alta gama que fue imputado como instigador de la ejecución del prestamista Lucio Maldonado– comenzaron este jueves. El fiscal de juicio Federico Reynares Solari pidió la pena de 10 años para el Fabricio Lorincz y 7 años para su pareja Yanina Alvarado. El debate oral tiene nueve integrantes de la organización sentados en el banquillo por tráfico y comercialización de estupefacientes. Para la acusación, el cuñado de Alvarado es uno de los tres organizadores de la banda que contaba con al menos once integrantes y que  se dedicaba a la venta de drogas sintéticas y  comercializaba marihuana y cocaína en Rosario, Roldán y Carcarañá.

En su alegato, el fiscal federal solicitó la pena de 10 años de cárcel para Fabricio Germán Lorincz y de 7 años para Yanina Alvarado. Para Gustavo Ariel Ramírez pidió 8 años, y 6 y medio para Miguel Ángel Lotufo, ambos considerados también líderes del la banda.  Además, el pedido incluyó 6 años para los imputados Natalia Scarcelo, Mario Ezequiel Salgado y Sergio Tesán; 4 para Yamil Gerónimo Yadu y 2 años de prisión condicional para Leonel Demetrio.

En esta jornada se conoció que antes de las pericias de rigor sobre el material incautado, una parte de la droga se perdió en el juzgado de primera instancia, lo que obligó al fiscal de juicio a solicitar una pena menor para Lotufo, dijeron voceros relacionados al caso a la agencia de noticias Télam.

Según lo previsto por el Tribunal Oral Federal 3 de Rosario (TOF3), integrado por los jueces Eugenio Martínez Ferrero –presidencia–, Osvaldo Facciano y Ricardo Vázquez, el jueves próximo continuarán los alegatos de las defensas y en esa audiencia también está previsto que se de a conocer el veredicto del TOF3. Yanina Alvarado y Fabricio Lorincz están representados por el abogado Fernando Arias Caamaño; Natalia Scarcelo por el penalista José Nanni; Yamil Yadu por la abogada Antonela Travesaro; Leonel Demetrio por el defensor Fernando Sirio; Miguel Lotufo por el letrado José Luis Abichain Zuain; Mauro Salgado por la defensora Carmela Meneguzzer; y Gustavo Ramírez y Sergio Tesán por el defensor público Andrés Penissi.

La causa y los roles

El expediente comenzó a finales de 2013, como desprendimiento de una causa anterior donde los investigadores de la Brigada Antinarcóticos provincial y de la Policía Federal interceptaron comunicaciones de un distribuidor de esta banda que tenía dos ramas. Por un lado, los organizadores Lorincz, 35, y Ramírez, de 45, vendían marihuana y cocaína en Rosario, Roldán y Carcarañá, dice la acusación. Por el otro, Lotufo, 33 años, coordinaba la comercialización de drogas de sintéticas (LSD, éxtasis y ketamina) junto con los otros estupefacientes, según la misma versión. Para la Fiscalía, los integrantes de la banda se dedicaban a vender en sus domicilios como también de concretar las transacciones bajo la modalidad de delivery.

La pesquisa duró un año y el 20 de diciembre de 2014 el juez Carlos Vera Barros firmó 25 órdenes de allanamientos solicitadas por el entonces fiscal Mario Gambacorta que se realizaron en simultáneo en la ciudad, Roldán y Carcarañá; incautaron poco más de dos kilos de cocaína, unos diez kilos de marihuana, algunas pastillas de éxtasis, 1.700 dosis de LSD y también elementos de corte.

De acuerdo con la acusación, la organización estaba integrada por los imputados Lorincz, Ramírez, Alvarado, Scarcelo, Ariel Gaeta (prófugo) y Tesán,  los dos primeros eran los referentes y coordinaban las acciones para distribuir los estupefacientes. Ramírez comercializaba cocaína y marihuana tanto en Rosario como en Roldán y Carcarañá. Lo hacía en los domicilios donde pasaba la noche y también trasladaba las sustancias a pedido y por medio de distribuidores como Yamil Yadu, de 26, quien fue apresado en una vivienda de Carcarañá donde las fuerzas federales irrumpieron en busca de su padre Eduardo “Negro” Yadu, quien se encuentra prófugo en la causa, al igual que Gaeta.

“El otro organizador, Lorincz, llevaba adelante las actividades con su pareja Yanina Alvarado, de 37, dando indicaciones a su consorte procesal Natalia Scarcelo, de 45, la cual estaba al frente de un lugar de venta de material estupefaciente en una de las viviendas Fonavi delimitadas por avenida 25 de Mayo, Donado, Chubut y Forest”, según se indica en el expediente.

Lotufo, por su parte, organizaba la distribución y venta de las drogas sintéticas con Demetrio, de 29, y Salgado, de 25, dice la Fiscalía, para quien Demetrio abastecía de material estupefaciente a Lotufo.

Fiscal pidió investigar al clan Villalba

En la etapa de la producción de prueba de este juicio oral se conoció una escucha entre Lorincz y Ramírez donde el primero aprovecha el nombre de Esteban Alvarado para marcar la supremacía en el territorio. En este expediente que llevó a juicio a su hermana Yanina, una escucha del año 2014 deja trascender que es un hombre de peso dentro del ambiente del narcotráfico.

Se trata de una de las comunicaciones entre Lorincz y Ramírez, donde este último habló sobre los Villalba –un clan que tiene liderazgo en la venta de estupefacientes en zona oeste y barrio Tango – y le mencionó que ellos estaban habilitados por “el Esteban” (en referencia a Alvarado). Ante la consulta, Lorincz respondió que no tenían nada que ver y que, ante cualquier problema que se le presentara, Ramírez tenía que decir: “El que te baja es el cuñado del Esteban”.

En sus alegatos de clausura donde se dieron a conocer los pedidos de pena, el fiscal de juicio Reynares Solari realizó consideraciones sobre esta conversación que salió a la luz en la etapa de la producción de prueba, en las cuales aclaró que es sólo una referencia y no está relacionada con la causa que es juzgada pero que en su obligación como funcionario público no puede dejar pasar.

“Lo que voy a solicitar es que se remitan posteriormente incluso los antecedentes para que se investigue a los Villalba porque en boca de Ramírez lo que se dijo es que quienes vendían eran los Villalba. Ellos dicen que venden para fulano de tal. En ese caso, que se investigue a los Villalba”, indicó este jueves el fiscal federal.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios