Policiales

Santiago del Estero

Juicio oral a mujer que mató a su beba recién nacida

El hecho tuvo lugar en el 2007. Un niño encontró el cuerpo de la recién nacida en un basural. Un examen médico constató que la bebé nació viva y tuvo "sufrimiento fetal e hipotermia". A la mujer se la acusa de "homicidio calificado por el vínculo", reprimido sólo con prisión perpetua.


La Justicia de la ciudad santiagueña de Añatuya envió a juicio oral a una mujer acusada de asesinar y arrojar a un basural a su beba recién nacida.

La resolución emanó de una audiencia realizada el viernes con la fiscal Cecilia Rímini y la jueza de Control y Garantías, Gladys Liliana Lami.

Según la investigación, la protagonista del trágico hecho es María Antonella López, a quien se acusa del delito homicidio calificado por el vínculo, reprimido sólo con prisión perpetua.

El filicidio ocurrió el 20 de abril del 2017 en el Barrio Ampliación Islas Malvinas de la localidad Pinto, a 245 kilómetros de la capital provincial.

Ese día un niño encontró en un basural el cuerpo de una recién nacida envuelta en un trapo.

Luego un recolector de residuos contó a la Policía que la remera que cubría el cadáver le era conocida y aseguró pertenecía a una vecina a quien veía embarazada, mientras él trabajaba con la recolección en el barrio.

Cuando la Policía golpeó a la puerta de su casa, la sospechosa, de nombre María, negó que estuviera embarazada, según publica el diario El Liberal de Santiago del Estero en su página web.

Sin embargo, en la requisa de la humilde vivienda aparecieron medicamentos que comúnmente son empleados por mujeres que aguardan ser madres.

Un examen médico constató que acababa de dar a luz, la autopsia develó que la bebé nació viva y tuvo “sufrimiento fetal e hipotermia”.

La sospechosa fue detenida y la Fiscalía motorizó una investigación, sostenida en pruebas científicas y testimoniales, al final de la cual le fue dictada la prisión preventiva.

Después, la investigación prosiguió y se supo que María tenía una pareja, pero se ignora si éste conocía sobre el embarazo.

Desde que fue detenida, la defensa intentó el arresto domiciliario argumentando que debe criar a su hijo de 4 años, pero la Justicia siempre se lo negó.

 

El caso Romina Tejerina

El caso recuerda al de Romina Tejerina, la jujeña que en 2005 fue condenada a 14 años de prisión por matar en medio de una crisis emocional a su beba recién nacida. Tejerina siempre sostuvo que la hija había sido producto de una violación y su defensa argumentó que no podía ser imputada por su estado mental.

En junio de 2012 y después de cumplir dos tercios de condena, Romina Tejerina quedó en libertad. El caso estremeció al país y reavivó los cuestionamientos sobre la penalización del aborto y la figura de infanticidio, derogada en 1995 y que preveía una pena máxima de tres años de prisión para la madre que matara a su bebé durante el puerperio.

En 2003 Romina ocultó su embarazo por vergüenza y a los siete meses de gestación dio a luz a una nena en el baño de su casa y la mató a puñaladas.

A un mes de estar en la cárcel, denunció haber sido abusada sexualmente por un vecino, 21 años mayor. A sus 21 años, el 10 de junio de 2005, los jueces de la sala II de la Cámara Penal de Jujuy la condenaron a 14 años de cárcel por “homicidio agravado por el vínculo”. Los magistrados aclararon que mediaron “circunstancias extraordinarias de atenuación”.

La fiscal Liliana Fernández de Montiel había solicitado prisión perpetua y su defensa la inimputabilidad: intentaron demostrar que Tejerina actuó bajo “emoción violenta”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios