El Hincha, Rugby

Entrevista

Juan Martín Hernández, repaso de algunos momentos mágicos de sus años de rugby en el máximo nivel

El Hincha repasa pasajes de la carrera del ex apertura de Los Pumas, buenos y malos, y hasta el llamado de Diego Maradona tras el Mundial de 2007. París y el Mundo se rindieron a los pies del back formado en Deportiva Francesa, y hasta lo vitorearon con un “Marado, Marado, Marado” histórico


En el Mundial 2015, Juan Martín Hernández pudo demostrarse que podía jugar otra Copa del Mundo y en gran nivel.

París se rindió a sus pies más de una vez, desde las tribunas le cantaron “Marado, Marado, Marado”, sus compañeros lo ubican como un referente, un ejemplo, es que Juan Martín Hernández, tuvo una carrera brillante como su juego, pero también paso momentos difíciles que le sirvieron para crecer y como él mismo dice fueron tiempos de aprendizaje. El ex apertura de Los Pumas fue entrevistado en el programa “Súper Rugby”, en Radio M90, y El Hincha recopiló varios pasajes de la nota, principalmente los más salientes en la carrera del Mago.

Sin importar títulos, ni camisetas. Hernández confiesa cuál fue su mejor momento: “Del 2003 al 2008, justo esa parte de mis inicios, cuando llegué a Stade Francais y me fui de ahí con 27 años. Arranque, pase por una transición y entrando a una madurez de mi juego, hubo temporadas que no ganamos títulos pero el equipo jugaba muy bien, me divertía mucho adentro de la cancha. De la que no se habla mucho es la temporada 2005, perdemos las dos finales ese año, la final de Copa de Europa y la de la Liga. Ese año el equipo jugó bárbaro, la pase muy bien, había todo un contexto, en París que es una linda ciudad, un gran equipo, se veía mucho, jugaba bien, tenía una camiseta rosa que era marketinera, había varios y amigos, como Agustín (Pichot), Roro (Roncero), fue un momento único de mi carrera. Después también tuve muy buenos momentos en otros clubes con otros argentinos, pero ese se junto todo en un mismo periodo de tiempo, que es muy difícil de superar, culminando con el 2007, llegamos al seleccionado Agustín, Roro, Nani (Corleto) y Lucas (Borges) y además habíamos ganado el Top 14 y la performance en el Mundial de ese años”.

Dos cracks, Hernández e Imhoff jugaron juntos en Racing 92.

Y en Los Pumas, para sorpresa de muchos, el mejor momento de Juan Martín fue en 2015. “Uno de los mejores momentos que tuve en Los Pumas, fue en el Mundial 2015, en cuarto de final cuando le ganamos a Irlanda, con la experiencia del 2007, tener el sueño de ser campeón del Mundo, y todo lo que me pasó con las lesiones, llegar al 2015 más grande, fue una prueba de superación y que uno puede revertir las situaciones. Me encuentro en el Millennium, alejado del grupo, una de las pocas veces que lloré, no lloró nunca, me cayeron las fichas de todo lo que había pasado desde el 2007 a ese día y tener esa chance más de jugar por ser campeón del mundo. Me acuerdo que el Negro Gaitán me dice ‘¿qué te pasa, ganamos y clasificamos, estas llorando?’ y le respondí: me costó muchísimo poder estar acá”, explicó el back formado en Deportiva Francesa.

Del 2007 se podría escribir un libro y seguramente en algún momento lo haga, pero antes de regresar a París para incorporarse a su club, Stade Francais, Hernández recibió un llamado inesperado, y del otro lado del teléfono estaba Diego Armando Maradona. Es que en el triunfo sobre Irlanda, Juan Martín acertó tres drops, además de jugar muy bien y la hinchada argentina le cantó: Marado, Marado, Marado”. “Primero pensé que eran  mis amigos, no creía que era Maradona. Estaba en un aeropuerto, fue después del Mundial, volvimos, tuvimos diez días vacaciones pero se terminó y había que regresar a los clubes. Estaba esperando un vuelo, me suena el teléfono, y uno lo conoce a Maradona, sabe cuál es su voz  y era él, me quedé paralizado. Fue muy loco”, dijo y luego contó el desenlace de la anécdota con Diego: “Diego me dijo: ‘que linda zurda tenes, somos zurdos los dos’, le respondí que soy ambidiestro, y termina Diego diciendo: ‘bueno le pegas bien con las dos’ (risas). Después lo conocí en 2015, y me sorprendió el nivel de conocimiento sobre el rugby, y creo que Diego tiene conocimiento sobre el deporte en general, tenía mucho sentido común de las cosas que opinó, de cómo había sido el partido con Tonga, hizo comentarios muy certeros sobre el partido, que a mi no me tocó jugar. Volviendo al 2007, con lo que me quedo de la charla, porque cuando entro en shock me olvido de las cosas, me quedó de eso, no sé si Maradona llama a todo el Mundo, lo que si todo el Mundo quiere llamarlo a él, pensando en frío me llamó Dios al teléfono y es una muy linda anécdota”.

En la temporada 2008/09, coincidieron en el Top 14 francés, Hernández en Stade Francais y en Perpignan el neozelandés Dan Carter, sin dudas dos aperturas extraordinarios. Jugadores tocados por la varita mágica, capaces de cambiar el destino de un partido de máximo nivel por si solos. Y en febrero de 2009, se enfrentaron, y Francia fue empapelada con el afiche del duelo entre el argentino y el kiwi, y saber quién era el mejor apertura del Mundo.

“Hubo mucha previa de ese partido. Porque Perpignan en ese momento era un equipo muy fuerte. En ese momento se disputaba mucho todo entre cinco equipos, Perpignan, en esa década andaba muy bien, y había contratado a Dan Carter, y hubo mucha previa y marketing. Parecería que me aprovechaba de la situación, porque decían ‘quién es el mejor 10 del Mundo’, donde es Carter, por escándalo el mejor de la historia”, contó Juan Martín.

Y además amplió diciendo: “Seguían quien es el mejor, qué equipo va a ganar, ochenta mil personas en el Estadio de Saint-Denis. Y el día del partido estuvo muy bueno, el partido fue intenso, terminamos empatados por una genialidad de él, porque veníamos ganando nosotros, pero tira un rastrón a veinte centímetros del ingoal, podría haber llegado con envión él, pero hace ese pase con el pie, y hace el try David Marty. La jugada que hace Carter fue espectacular y terminamos empatados. Se lesiona, tuvo mala suerte en un golpe, lamentablemente contra mí, se rompió feo el tobillo, creo que fue un choque en un tackle. Al final Perpignan, gana el título, con Carter jugando poco, la humildad del tipo y la responsabilidad, de quedarse a ayudar. Ahí lo conocí por primera vez, no había jugado antes, después lo pude conocer, un tipazo, muy humilde, un buen tipo de rugby”.

Tras tocar el cielo con las manos, llegó, quizás el momento más difícil de la carrera de Hernández, la etapa en Sharks y la llegada a Racing 92 (del 2009 al 2011). Varios lesiones, no sólo lo marginaron de jugar en sus clubes, si no también de poder jugar en Los Pumas en el Mundial de 2011.

Hernández y De la Fuente en Jaguares.

“En esos dos años y medio, no sonaba el teléfono, nadie venía, sólo familia, los amigos y mi sponsor de todo la vida (la marca de la pipa). Ahí dije ‘así va a ser el retiro, así va a ser cuando deje de jugar al rugby’. Volví a jugar en Los Pumas, un Mundial, otros clubes y ganar títulos, pero con una cabeza distinta, llena de aprendizaje, con una perspectiva completamente distinta de priorizar las cosas. Me dejo la palabra que ahora está de moda la resiliencia, pase esos dos años de lesión en lesión, la de la espalda fue compleja y grave, era una más y tenía que recuperarme. Lo que me mató y fue un momento oscuro, fue que hice todo para recuperarme de la espalda para poder llegar a tener un año y medio de preparación para el Mundial de 2011, pero seis meses antes me rompo el ligamento cruzado de la rodilla derecha por segunda vez, tuve espalda y rodilla en muy poco tiempo”, expresó Juan Martín y sobre el momento más difícil dijo: “La realidad me golpea, cuando habló con Tati (Phelan), ‘no jugaste ni un partido, venís de lesiones de espalda y rodilla, no te puedo llevar a un Mundial, porque ni vos sabés cómo estás’, con total razón, ese golpe fue tremendo, fue muy duro”.

A la distancia, Hernández analiza esos momentos: “Hoy pienso que esa etapa fue un aprendizaje. Estuve dos años y medio sin jugar en Los Pumas, y todo ese tiempo sin tener nivel, si bien jugaba en Racing 92, siempre agradezco al club que me haya dado la posibilidad de haber vuelto a prepararme y rehabilitarme para volver a jugar al máximo nivel –nunca pude volver pero bueno-, lo que tuve me alcanzo para ponerme de nuevo la camiseta de Los Pumas, que siempre fue el objetivo y mi pasión”.

En 2018, tras dos años y medio con Jaguares, Juan Martín puso punto final a su carrera. “Disfrute Jaguares desde otro lado, no siendo protagonista en el juego, que me me hubiese gustado mucho estar en mi mejor momento jugando con los chicos. Con Tosti (Orlando) o Jero (De la Fuente), mismo con Juancito (Imhoff), que lastima que no puedo jugar el nivel que quiero, como disfrute en la cancha en mis buenos momentos. Fue más aporte hacía al equipo que ser más protagonista y tener buenas performances”, dijo el Mago.

Comentarios