Edición Impresa, Policiales

Grandoli y Lamadrid

Joven baleado

Estaba en la puerta de la casa de sus padres y recibió un tiro en la cabeza. Anoche estaba internado en grave estado en el Heca.


“Casi lo matan por el solo hecho de estar en la puerta de su casa”. Así describió Anabella lo que le pasó anteanoche a su hermano Jonatan. El joven de 27 años pelea por su vida en terapia intensiva del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) después de haber recibido anteanoche un balazo en la frente cuando estaba en el palier de las torres de Grandoli y Lamadrid, conocidas como Fonavi del Parque del Mercado. Según vecinos, un grupo de hombres pertenecientes a un conocido clan de Tablada pasó en motos y autos y abrió fuego contra el edificio, hiriendo a Jonatan, que “no tenía nada que ver”. La balacera está relacionada con disputas entre bandas por el control del paravalanchas leproso, el territorio y la venta de drogas, dicen vecinos y pesquisas.

“Jonatan ni siquiera vivía en el barrio. Estaba hace dos semanas en casa porque se había separado”, contó su mamá Graciela ayer desde el Heca, rodeada de familiares que aún no salían del desconcierto de lo ocurrido medio día atrás. Es que el lunes a las 22.30 Johnny, como le decían sus amigos, le dijo a su mamá que salía un rato y que pusiera la pava para tomar unos mates. En el palier se encontró con dos amigos y cuando estaban a punto de salir a la calle pasaron varias motos y autos y abrieron fuego contra el complejo Fonavi. Johnny se desplomó por el impacto de una bala en la frente.

Arriba, apenas escuchó los tiros Graciela pensó en él: “Ya es rutina que disparen contra las casas, pasa todos los días y siempre pensás en tus hijos”. Después, los gritos de los vecinos y al bajar, su hijo herido. Entre varios familiares lo subieron a una chata y lo llevaron al Hospital Roque Sáenz Peña, desde donde fue derivado al Heca. Durante la madrugada de ayer lo operaron para sacarle la bala y quedó internado en coma farmacológico en la sala de cuidados intensivos.

Johnny es uno de los seis hijos de Graciela y Salvador. Tiene un hermano mellizo y, según su familia, es un chico bastante tímido que nunca tuvo problemas con nadie. Hace algunas semanas se separó y volvió a vivir a la casa de sus padres. Toda su vida trabajó en una empresa de revestimientos Blotting, pero hace un mes quedó desempleado.

Plomos a toda hora

Según vecinos, los autores de la balacera de anteanoche pertenecen al clan de los F., una familia que vive en Tablada, pero que era de barrio Municipal. Varios testigos aseguraron que los autos y motos que pasaron frente al Fonavi y dispararon eran conducidos por Jorge F., alias Gordo, y sus hijos Lautaro apodado Lamparita, Jonatan y Ulises. Esta familia mantiene una disputa con otra banda de barrio Municipal, vinculada con los herederos de Roberto “Pimpi” Caminos, el ex jefe de la barra brava de Newell’s asesinado seis años atrás.

Desde hace meses en el Fonavi de Grandoli y Lamadrid están acostumbrados al fuego cruzado. “A cualquier hora del día sabés que se pueden agarrar y puede terminar alguien herido”, cuentan los vecinos. El rebrote de los tiros se produjo desde principios de marzo, cuando la Justicia federal desarticuló una organización que regenteaba media docena de búnkers. El liderazgo fue atribuido a Rosa Caminos, una de las hermanas del Pimpi. Poco después, el 11 de marzo, fue asesinada Mariela Miranda, pareja de Jorge F.

Comentarios