El Hincha, fpt

Suplemento La Rosarina

Jerarquizar y ampliar la base del femenino, el sueño de todas

La tarea del flamante departamento de coordinación del femenino, que avanza día a día en numerosos proyectos. Su realidad forma parte del suplemento de La Rosarina que está este jueves en El Ciudadano


La Asociación Rosarina comenzó a fines de esta temporada un ambicioso proyecto con el fin de consolidar la rama femenina del básquet local, ampliar la base de jugadoras y generar que todos los equipos puedan ofrecer una opción a las chicas para practicar la disciplina.

Con esa idea se conformó el departamento de coordinación del femenino cuyas encargadas son Leila Correa Belmonte, Patricia Sandoz, Nadia Torres Castro y Claudia Velizán.

Ellas, con el acompañamiento de los dirigentes de la Asociación comenzaron rápidamente a realizar acciones en las tareas antes mencionadas y también en jerarquizar la actividad para las próximas temporadas, ya que siempre se desea escuchar y analizar las posibles mejoras de las competencias.

“Nos sumamos a colaborar a la Rosarina para promover el deporte, sumar mujeres a la práctica del básquet para que Rosario vuelva a ser referente de la zona y que el deporte siga siendo un lugar de contención para las niñas y adolescentes. La idea es hablar c los dirigentes de los clubes, escuchar sus inquietudes y trabajar en conjunto por el bien del básquet de la ciudad, que todos entendamos que si crecemos como disciplina crecemos todos”, resume Leila Correa Belmonte, quien lo tiene claro: “El masculino y femenino se deben unir. La idea es que todos acompañemos el crecimiento mutuo, propiciar la igualdad de espacios, valorar el esfuerzo que hacen las mujeres deportistas”.

En el corto tiempo en el que llevan trabajando, el objetivo fue visibilizar las competencias de mujeres, sus tareas en selecciones y la necesidad de brindarles un espacio, sobre todo en las instituciones que todavía no lo hicieron.

Para ello se generó presencia y reconocimientos en el certamen nacional ganado por Náutico en categoría Sub 15, en el que la Rosarina tuvo participación importante, mientras que también le llegó a la ciudad en el encuentro debut de Rosario Basket en la temporada de la Liga Argentina y que contó con la presencia de muchísimo público para homenajear a las rosarinas exitosas a nivel provincial y nacional con los diferentes seleccionados, pero también para mostrar a las instituciones que desean hacer básquet en el femenino en lo inmediato en una foto de color que también forma parte de un deseo de todos los involucrados.

Quizás el evento más relevante haya sido también con Sportivo América como escenario, el Encuentro de escuelita y premini, en el que los equipos de toda la ciudad se reunieron para brindarles una jornada a pura diversión a las chicas y a sus padres y entrenadores. El afecto, el apoyo y el reconocimiento forma parte vital del incentivo a las niñas que se inician en el deporte. Y allí se aprovechó a colaborar con la Fundación Si gracias a un alimento no perecedero como entrada, para extender la alegría en fines solidarios.

También fue muy importante el trabajo junto a los encargados del deporte federado para poder acercar a las chicas que juegan el Junior NBA a los clubes de la Asociación Rosarina.

El cierre fue con el cierre del mini en plena Calle Recreativa, sumado lógicamente a las finales de todos los campeonatos que se están desarrollando, con presencia en la Superliga con un 3×3 de chicas Sub 14 en el repleto estadio de Newell’s.

“Nuestra idea es seguir con la Liga de Desarrollo para que las niñas que juegan con los nenes no se pierdan de practicar la disciplina por no tener femenino en el club, pero además queremos juntar a todas las mujeres que han dejado de jugar por no poder ir a entrenar para poder integrar un equipo de primera, en una especie de reserva”, explica Nadia Torres Castro, quien entre los muchos proyectos en carpeta menciona “un campus con referentes del básquet femenino,  ex jugadoras, técnicos de selecciones y jugadoras de renombre”.

“Tenemos el apoyo de muchos clubes y de sus entrenadoras que  se ofrecen para ayudar”, se ilusionó.

Seguramente queda mucho por hacer y no habrá resultados inmediatos, pero el entusiasmo se nota y las sanas intenciones también. El básquet practicado por mujeres necesita y merece su espacio en todas las edades, porque así se lo ganan entrenadoras y jugadoras con su sacrificio.

Comentarios