Edición Impresa, Espectáculos

Jazz fusión muy bien arreglado

El guitarrista de jazz Gustavo Marozzi cuenta la génesis de MobyFreak, un cuarteto con músicos de extracción diversa y arreglos y repertorio propio. A las 21.30, en el Príncipe de Asturias del Parque de España.


Comparten proyectos desde hace años, tocan juntos, saben cuál es la “nota fuerte” de cada uno. Durante casi dos décadas se cruzaron en escenarios, salas de ensayo y escuelas. Los músicos de jazz de Rosario comparten varios proyectos a la vez, y, en el caso de MobyFreak, sus miembros coincidieron en Rosario Jazz Cuarteto y Cinegraf.

MobyFreak es la banda de jazz formada en 2008 por Gustavo Marozzi (guitarrista) y Julio Fioretti (bajo), quienes se reunieron para componer en formato de cuarteto con un perfil orientado al jazz, para lo que convocaron a Marcelo Vizzarri (teclados) y a Javier Allende (batería) para darle forma concreta al proyecto. El cuarteto presentará Moby Freak, jazz eléctrico esta noche, a las 21.30, en el teatro Príncipe de Asturias del Centro Cultural Parque de España.

Sobre ese cruce que se da entre los músicos de jazz, Gustavo Marozzi apuntó: “Cambiamos los jugadores pero en realidad el equipo final es el mismo. Yo toqué con Julio Fioretti en Cinegraf, mientras él y Javier coincidieron en Rosario Jazz Cuarteto. Lo que me sorprende es la nueva camada de músicos de jazz; son muchos y muy buenos: es muy copado lo que está pasando”.

Sobre cómo contribuyen los músicos experimentados en la formación de nuevas generaciones, Marozzi señaló: “Yo trabajo dando clases y desde allí salieron muchos pibes que la están rompiendo. Generalmente están involucrados dentro del jazz tradicional, con corrientes modernas, pero a la vez tradicional; no están abocados a la fusión como nosotros. En nuestro caso, si bien cada uno toca en forma ocasional algunos standards de jazz, hacemos fusión. Esta noche vamos a invitar a un ícono del jazz local, que es el Chivo González, o sea que hacemos fusión pero nos juntamos también con quienes tocan en forma más tradicional”.

Acerca de cómo surge la propuesta de MobyFreak, el guitarrista explicó: “La idea del proyecto era hacer un grupo donde le diéramos mucha importancia a la composición (todas las canciones del disco son propias) y, si bien hay un espacio para improvisar, nuestra música está estructurada en el sentido de definir los arreglos y lo que le toca a cada instrumento, con un espacio para el solo que permite la improvisación de cada uno, pero tienen mucha importancia los arreglos. Es música muy arreglada”.

Respecto de la temperatura del género en la ciudad, de cómo se llevan a cabo esos intercambios entre músicos, Marozzi señaló: “Hace poco estuve afuera y vi tipos muy grosos tocando en bares por monedas, y acá estamos en la misma. La estamos remando: hay gente haciendo muy buena música, particularmente en el jazz. En el caso del intercambio, en nuestro caso particularmente, el tecladista de MobyFreak es también tecladista de Cielo Razzo. Marcelo tiene una formación muy buena, está formado para tocar jazz. También tenemos intercambios con Carlo Seminara y queremos hacer algo con una voz femenina como Sandra Corizzo. Hay un mito que afirma que los músicos de jazz estamos encerrados en un termo y no es así. Estamos abiertos a juntarnos con quien sea. De hecho Javier forma parte de la Orquesta Sinfónica, Marcelo toca en Cielo Razzo y Julio estuvo tocando con Bonzo Morelli en un proyecto sobre música de Led Zeppelin. El hilo conductor es el jazz, pero hay elementos de rock, funk, blues, una mezcla de músicas”.

Finalmente Marozzi aludió al show de esta noche y a las composiciones de la banda: “El repertorio del show incluye siete temas del primer disco y los otros son nuevos, son los que van a integran el segundo álbum. Esto sucede porque es un laburo que viene desde hace tiempo, donde la composición es un desafío y a la vez una característica que nos identifica: tocar música nuestra; lo que no quita que hagamos en vivo algún cover”.

Comentarios