El Ciudadano Global, Mundo

Análisis geopolítico

Japón y Argentina: ¿vínculo o coincidencias coyunturales?

Las fructíferas relaciones entre ambos pueblos no siempre fueron acompañadas por la iniciativa de los gobiernos argentinos, que en general han quedado en el plano político y no se han traducido a iniciativas de envergadura


El premier japonés vino a la Argentina en 2016 y Macri visitó Japón en 2017, pero el comercio bilateral está por debajo de 2012.

Marina Zalazar *

Un año tan importante para el vínculo bilateral nipo-argentino como 2018 llama a la reflexión sobre el estado de la relación bilateral. Recordemos que no sólo las relaciones diplomáticas datan de fines del siglo XIX, sino que la inmigración japonesa en el país comenzó en 1886, cuando Kinzo Makino se estableció en la provincia de Córdoba para trabajar en la construcción de ferrocarriles de capitales ingleses. Hoy en día, los nikkeis, descendientes de japoneses, viviendo en la Argentina ascienden a 65 mil según la embajada de Japón.

Las fructíferas relaciones entre ambos pueblos no siempre fueron acompañadas por la iniciativa de los gobiernos argentinos, que en general ha quedado en el plano político y no se ha traducido a iniciativas de envergadura. Más allá de las visitas de alto nivel de funcionarios japoneses a la Argentina y viceversa, las relaciones comerciales fueron históricamente de baja intensidad.

El gobierno del presidente Mauricio Macri no se aleja de esta tendencia general. Ahora bien, desde el 2016 a hoy, las relaciones bilaterales parecen haber elevado el tono, confirmándose esto con la visita del primer ministro Shinzo Abe a Buenos Aires en noviembre de 2016, y con la visita de Macri a Tokio en mayo de 2017. Considerando que desde el gobierno de Carlos Menem en los 90 las relaciones no se daban en tan alto nivel, es interesante revisar en qué iniciativas bilaterales se plasmó este nuevo impulso dado al vínculo bilateral.

La mayoría de las iniciativas bilaterales que se realizaron desde que asumió Macri a hoy están relacionadas con el ámbito económico. Como ejemplos pueden mencionarse la conformación del Comité Conjunto Argentino-Japonés para la Promoción del Comercio y de las Inversiones y la celebración de las primeras dos reuniones del mismo (mayo de 2017 y abril de 2018).

También dentro de las iniciativas económicas se encuentran la firma de un acuerdo entre el Ministerio de Transporte de la Argentina con el Banco Japonés para la Cooperación Internacional para la obtención de un préstamo (mayo de 2017) y las actividades conjuntas de la ex Fundación Exportar, hoy Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional con su homóloga japonesa, la Organización Japonesa de Comercio Exterior (julio y noviembre de 2016, mayo, julio y noviembre de 2017, febrero de 2018).

Además se realizaron programas de capacitación de la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional para Pymes (Kaizen Tango) y se celebró un acuerdo entre el Ministerio de Agroindustria de la Argentina con su homólogo japonés para la promoción de negocios e inversiones en dicha área (noviembre de 2016).

Por último, a inicios de este año se desarrolló la primera ronda de negociaciones para evitar la doble tributación y prevención de la evasión fiscal (enero de 2018) y se firmó un acuerdo para la apertura recíproca del mercado de carnes (mayo de 2018).

Esto ilustra que la búsqueda por parte de la Argentina de un relacionamiento más cercano con Japón responde al objetivo más general de política exterior de mejorar la inserción económica internacional del país, como así fue planteado tanto por la ex canciller Susana Malcorra como por el actual canciller Jorge Faurie.

Ahora bien, el intercambio comercial bilateral entre ambas naciones no sintió estas aparentes modificaciones en el ámbito diplomático. De hecho, en el año 2016 el valor total del comercio entre Japón y la Argentina cayó a su valor mínimo desde 2012, según datos de la Comisión de Comercio de Naciones Unidas. En 2017 el valor no se modificó en forma brusca y la participación japonesa en las importaciones y exportaciones argentinas siguió en los mismos porcentajes que años previos: 0,1% para las importaciones y 1,1% para las exportaciones.

El vínculo bilateral con Japón posee múltiples potencialidades que aún no han sido explotadas en las áreas cultural, deportiva, de cooperación en organismos internacionales, de respuesta ante desastres naturales, las áreas de finanzas y comercio exterior. Para que la relación sea realmente fructífera y duradera las iniciativas en el plano económico deben acompañarse de iniciativas en otras áreas, si no el momento de sintonía actual entre ambos gobiernos corre el riesgo de ser sólo coyuntural.

1898-2018

Este año se conmemora el 120° aniversario del establecimiento de relaciones entre la Argentina y Japón, en un contexto de aumento de las iniciativas bilaterales. Este nuevo panorama de las relaciones pareciera responder a los objetivos económicos del gobierno más que a la búsqueda de una relación integral con Japón.

* Licenciada en relaciones internacionales. Docente adscripta en la cátedra de geografía I de la licenciatura en turismo y docente colaboradora en la cátedra de política internacional de la licenciatura en relaciones internacionales, ambas en la UNR. Miembro del Grupo de Estudios de Política Exterior Argentina y del Observatorio de Política Exterior Argentina de la Escuela de Relaciones Internacionales de la UNR. Estudiante de la maestría de integración y cooperación Internacional del Centro de Estudios en Relaciones Internacionales (Cerir) de la UNR

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios