Ciudad, Edición Impresa

Estupor

Irracional ataque en la puerta de un bar contra una joven

Una chica recibió un botellazo en la cabeza cuando salió a la puerta de La Chamuyera, en Corrientes 1380, el miércoles a la madrugada. Aparentemente fue arrojado desde un edificio. Ya había varias denuncias por hechos similares.


Una chica de 24 años que estaba parada en la entrada del bar cultural La Chamuyera –en Corrientes 1380– recibió un botellazo en la cabeza, aparentemente arrojado desde un edificio cercano, y se encuentra internada en grave estado en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) a causa del daño que le provocó el impacto. El hecho ocurrió cerca de la una de la mañana del jueves. Según contaron desde la organización Espacios Culturales Unidos de Rosario (Ecur) esta clase de ataques, sin las consecuencias graves de este, vienen ocurriendo desde hace tiempo, que se hicieron las denuncias correspondientes en la Justicia y que nunca obtuvieron una respuesta. Es más, en una nota publicada por El Ciudadano en mayo de este año ya se advertía sobre esta práctica irracional.

Fiscalía informó que el dueño del local amplió la denuncia y aportó datos para la investigación que está a cargo de la Unidad NN. Daiana T., tal es el nombre de la chica, se encontraba internada en estado reservado con lesión en el cráneo al cierre de esta edición.

Desde Ecur sostuvieron que “los ataques contra los clientes y la gente que pasa por la vereda están sucediendo desde marzo, y fueron presentadas desde La Chamuyera ocho denuncias en fiscalía, tomadas por el fiscal Damián Cimino, varias de ellas desestimadas por falta de víctimas. La denuncia de este hecho en particular fue realizada en el día de hoy también en fiscalía”.

“Necesitamos y reclamamos urgente una respuesta desde el Estado, que se hagan cargo del hecho. Están en juego vidas humanas. Pedimos que se investigue y se determinen los responsables de este hecho puntual, exigimos justicia. Así como también insistimos en que los espacios culturales seamos reconocidos legalmente, sin una figura que nos incluya es mucho más fácil para el Estado no hacerse cargo de estas situaciones”, afirmaron.

Sol Fernández es integrante de la asociación y contó a este diario que “lo que ocurrió anoche es algo que nos viene pasando desde hace un tiempo”. “Lo malo es que esta vez hay una chica que está en grave estado. Hemos hecho varias denuncias y la mayoría fueron desestimadas porque no había víctimas. Han tirado con botellas, casi siempre de vidrio y con pedazos de mosaico”, explicó.

“A esta chica le pegaron con una botella de vidrio llena de vino. Lo que queremos es que el Estado se haga cargo de esto. Ya hemos hablado con el Poder Judicial, con los distintos bloques políticos del Concejo y no tuvimos ninguna respuesta. Lo importante ahora es estar al lado de su familia”, siguió.

La integrante del Ecur aseguró que “nunca vino ningún vecino a quejarse personalmente”. “Los ataques son anónimos. Es más, después de ocurrido esto se nos han acercado vecinos para solidarizarse. En La Chamuyera se llevan adelante clases de tango, hay talleres, y a la noche funciona un bar. Esto ocurrió cerca de la una de la mañana cuando la chica que estaba adentro aparentemente acompañó a alguien afuera que salió a fumar. Vamos a organizar una movida para que se visibilice esta situación porque estamos ante algo muy grave”, subrayó.

En la nota publicada el 29 de mayo de este año se destacaba que los concurrentes al bar La Chamuyera denunciaban ser víctimas de permanentes ataques de vecinos de edificios linderos que  arrojan desde la altura botellas de vino, de champagne, frascos de dulce, envases de perfumes, piedras y hasta baldosas de veredas.

“El bar cultural abre todos los días ya que siempre tienen actividades: se dictan clases de flamenco, tango, salsa, jazz, folclore y hasta talleres de ajedrez, fotografía, guión y también se reúnen organizaciones sociales.

En esa oportunidad, Juan Manuel Gatti, encargado del lugar comentaba que “uno de los motivos por el que arrojan objetos es por el ruido que hacen los clientes”. “En otra oportunidad, a un chico que estaba en la puerta del bar le tiraron con una baldosa. Esas son cosas que el que las tira ni siquiera las tiene en su casa. Además, les decimos a los que vienen al bar que traten de fumar en el patio, que no salgan a la vereda. Hasta colocamos cámaras, pero no pudimos ver nada, sólo divisamos objetos que caían pero no vimos de dónde. Necesitamos que se haga algo para evitar que pase una desgracia”, concluyó profético.

Ecur está integrado por Distrito 7, Kika, Centro Cultural El Espiral, Olimpo, La Chamuyera, La Muestra, La Peruta y La Trunca, entre otros bares, que hace más de dos años piden que se contemple su titulación en la regulación de la actividad nocturna que se está discutiendo en el Palacio Vasallo.

Comentarios