Política

Paso a Paso

Irene Gamboa: queremos reducir la jornada laboral y generar un plan de viviendas populares

Es precandidata a senadora nacional de la provincia de Santa Fe por el Frente de Izquierda Unidad -integrado por el PTS, el PO e IS- y una de las aspirantes más jóvenes en la carrera hacia el Senado


Irene Gamboa es precandidata a senadora nacional de la provincia de Santa Fe por el Frente de Izquierda Unidad -integrado por el PTS, el PO e IS-. Es una de las aspirantes más jóvenes en la carrera hacia el Senado. Su años de militancia la convirtieron en referente de la agrupación de mujeres y diversidad sexual “Pan y Rosas”. También escribe para La Izquierda Diario. “Nos unimos con fuerza desde el Frente de Izquierda para ser una tercera fuerza no solo electoralmente, sino también para ser una tercera fuerza en las calles, una tercera fuerza social que pueda pelear por los derechos de los trabajadores”, afirma Gamboa.

—¿Cómo ves a Santa Fe hoy?

—La veo como una provincia muy desigual. Uno recorre la ciudad de Rosario y otras localidades y queda totalmente claro. Es una desigualdad que se profundizó muchísimo con la pandemia. El virus no explica todo, sino que hubo decisiones muy claras de los gobiernos, tanto del gobierno nacional de Alberto Fernández, como el gobierno provincial de Omar Perotti, que han profundizado esa desigualdad. Uno ve que han seguido ganando los mismos de siempre, las grandes cerealeras, las grandes exportadoras.  Mucha gente  que votó al gobierno de Alberto para terminar con la fiesta macrista pero hoy se siente defraudada o decepcionada porque ve que las heladeras no se llenaron, que entre elegir a los bancos o a los jubilados se siguió eligiendo a los bancos, y el caso de Vicentín creo que fue claro. Es una empresa que organizó la fiesta macrista. El año pasado el gobierno, después de que saliera a la luz toda la estafa de Vicentín, definió citar, por ejemplo, a los Nardelli en la Casa Rosada.  La foto del presidente festejando un cumpleaños en la Quinta de Olivos muestra la realidad de la cuarentena. Hay una casta política que vive y hace como empresarios. También lo vemos a Macri entrando y saliendo del país sin cumplir ningún tipo de cuarentena, y mientras tanto la exigencia a los sectores populares, a los trabajadores, de cuidado individual, cuando había muchísimas personas que se quedaron sin laburo, que tenían que salir a cartonear, a vender pan casero. Los monotributistas que no pudieron trabajar durante gran parte de la pandemia sufrieron una crisis muy grande. Nosotros vemos eso, una casta que se ha profundizado, que viven como empresarios. Al principio de la cuarentena vimos al gerente de Vicentín paseando en un yate que se llamaba Champagne, o sea más ‘90 del menemismo no había.

Esa es la realidad que viven los trabajadores y trabajadoras, la juventud, las familias que no tienen trabajo, que no tienen vivienda en esta provincia. Creo que se ha profundizado muchísimo la desigualdad. Nosotros desde el Frente de Izquierda, en estas elecciones, hicimos un planteo muy claro de la necesidad de la unidad de la Izquierda para una situación de crisis económica, social y sanitaria muy grande, para pensar cómo dar respuesta a la desigualdad, el desempleo. Esa es la campaña que queremos llevar, que se escuche la voz de los trabajadores, de las mujeres, de las mujeres que se quedaron sin laburo en la cuarentena -la mayoría trabajadoras domésticas-, la juventud que no tiene trabajo y que si tiene en general es sin derechos. Yo encabezo la lista de senadores por primera vez, soy candidata junto a mi compañera del Partido Obrero Carla Deiana. Con Octavio Crivaro vamos a estar peleando una banca en el concejo de la ciudad de Rosario porque creemos que si está la Izquierda hay una diferencia.

—¿Cómo afectó la pandemia a los ciudadanos y a las ciudadanas santafesinas?

—Sobre todo hay un problema muy grande, no solamente en la provincia o en la Argentina, sino incluso a nivel mundial que destapó la pandemia, que es el problema del empleo. Muchos empleos fueron declarados esenciales y ahí hubo trabajadores y trabajadoras que laburaron 12, 14, 16 horas sin vacaciones, sin franco. Ni hablar de los trabajadores de la salud, pero después muchos otros, como los aceiteros. En contraposición a eso tenemos una desocupación muy grande y sobre todo que golpea mucho la zona sur de la provincia, o sea Rosario, Villa Constitución, Villa Gobernador Gálvez. Nosotros queremos ir también en estas elecciones con una idea fuerte de que el desarrollo de la ciencia y de la técnica que hay aplicada en las empresas pueda servir para reducir la jornada laboral. Que no haya trabajadores que laburen 12 o 14 horas por día mientras el de al lado, tu sobrino, tu hijo, tu vecino no consigue trabajo. Repartir las horas de trabajo sin afectar el salario, con un salario igual a la canasta básica, para nosotros es una medida para enfrentar la desocupación. Esta pelea la queremos dar no solamente consiguiendo nuevos diputados, senadores y concejales desde el Frente de Izquierda, sino que también sabemos que históricamente para los trabajadores la reducción de la jornada laboral ha sido una pelea también en las calles, y que todo derecho que consigamos, como también lo sabemos las mujeres que peleamos por el derecho al aborto, hay que hacerlo en las calles. Nosotros nos unimos con fuerza desde el Frente de Izquierda para ser una tercera fuerza no solo electoralmente, sino también para ser una tercera fuerza en las calles, una tercera fuerza social que pueda pelear por los derechos de los trabajadores.

—De llegar al Congreso de la Nación ¿cuáles son las propuestas?

—La reducción de la jornada laboral, que para eso creemos que hay que atacar las ganancias de los grandes empresarios. Las cerealeras en la provincia de Santa Fe son un claro ejemplo de eso, 1 de cada 4 dólares que ingresa a la Argentina ingresa por ahí. El tema es que van para pagarle al FMI y no para resolver el problema de empleo por ejemplo, donde se podrían repartir las horas de trabajo y que todos trabajen, lo hagan menos tiempo y cobren un salario igual a la canasta familiar. Después hay un problema estructural en esta provincia que es el de la vivienda. Todos los gobiernos, ya sean el de Perotti hasta Javkin, han respondido con desalojos de las familias que por la pandemia tuvieron que ocupar terrenos para tener un lugar donde vivir. Otro planteo es la necesidad de que se genere un gran plan de obras públicas para viviendas populares, que por un lado daría viviendas a aquellas personas que hoy no la tienen, y por otro, generaría empleo con derechos para todas las personas que hoy están sin trabajar. Esto además de los planteos que siempre llevamos desde el Frente de Izquierda, como que todo funcionario público cobre igual que un maestro o una maestra, para que no haya políticos que vivan como empresarios mientras la gran mayoría de los trabajadores no llega a fin de mes.

Comentarios