Espectáculos

Cultura

Invitan a homenajear a Elsa Bornemann a diez años de su muerte con grullas, lectura y reimpresiones

La escritora argentina falleció el 24 de mayo de 2013 y sus libros siguen tan vigentes como cuando comenzó a publicar literatura infantil y juvenil en la década del 70, lo cual la convirtió en una de las voces más brillantes del género


Reimpresiones, lecturas, una exposición y una suelta de grullas en plazas y escuelas son algunas de las actividades que organiza la editorial Loqueleo para recordar a la escritora Elsa Bornemann en el décimo aniversario de su muerte, una de las voces más destacadas de la literatura infantil y juvenil, autora del libros como Socorro y Un elefante ocupa mucho espacio, censurado durante la última dictadura cívico militar.

Bornemann falleció el 24 de mayo de 2013 y sus libros siguen tan vigentes como cuando comenzó a publicar literatura infantil y juvenil en la década del 70 y se convirtió en una de las voces más brillantes de la literatura infantil y juvenil, y también una de sus defensoras en tiempos donde la literatura infantil y juvenil (Lij) era considerada un género “menor”.

Sus libros de poemas, cuentos y novelas fueron traducidos a muchos idiomas y cosechan lectores de distintas generaciones, al punto que en la editorial Loqueleo, de sus autores históricos, es la más vendida.

En palabras de María Fernanda Maquieira, directora editorial de Loqueleo, Bornemann “ha sido una precursora en el ámbito de la literatura para niños y niñas de Argentina y Latinoamérica” y destaca que “el amor, el humor y el terror han sido su marca distintiva. ¿Qué niño o niña no leyó una y mil veces los poemas de El libro de los chicos enamorados? ¿Quién no se fascinó con el cuento Manos? ¿O cantó¡Ay, qué disparate, se mató un tomate!?”, repasa.

“Sus textos a favor de la libertad y de los derechos humanos han sufrido censuras en los tiempos de dictadura. Su obra Un elefante ocupa mucho espacio pertenece a esa triste lista de libros prohibidos y hoy se lee como un canto de libertad”, dice a Télam la editora sobre ese texto en el que Bornemann narra el conflicto a partir de una huelga general de animales frente a la explotación que viven en el circo. El cuento fue prohibido mediante el decreto 3155 un 13 de octubre de 1977 acusado de contener una “finalidad de adoctrinamiento que resulta preparatoria para la tarea de captación ideológica del accionar subversivo”.

En tanto, reimpresiones con logo homenaje, una exposición en la Biblioteca del Congreso, un espacio dedicado a ella en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, lecturas y grullas en las plazas y en las escuelas son algunos de los homenajes que preparó Loqueleo para este aniversario.

En la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, que se desarrolla desde este jueves al 15 de mayo, el stand de Santillana (Loqueleo) dedicará un rincón en homenaje a la autora, Mil grullas para Elsy, donde se ofrecerán actividades para niños y niñas y talleres de armado de grullas.

En el mes de mayo y en los albores del 24, cuando se cumple el aniversario, la editorial hará reimpresiones de sus libros con logo homenaje, así como también ronda de recuerdos en redes sociales.

El 4 de mayo habrá una muestra en su homenaje en la Biblioteca del Congreso Nacional en Capital Federal con libros, manuscritos, fotos y objetos personajes que fue organizada con ayuda de su familia y que se podrá visitar hasta el 4 de agosto.

Para las escuelas, puntualiza Maquieira, que proponen “un proyecto integral de lectura y producción que abarca todos los años de la escuela primaria y finaliza con un evento en el que se encuentren alumnos, docentes y familias”. ¿En qué consiste la propuesta? “Luego de abordar la lectura y el análisis de un libro de Elsa Bornemann, cada curso lo reelaborará de una manera creativa diferente. La forma de concretar el trabajo puede ser a través de expresiones artísticas como la narración oral, la danza o la música, o en forma de museo, muestra, cartelera, presentación de diapositivas”, ejemplifica la editora.

“Nuestra invitación es que en cada escuela, cada plaza y cada hogar hagan volar mil grullas en su homenaje, leyendo y cantando. Es la mejor forma de recordarla, a través de sus palabras”, convoca Maquieira.

Comentarios

10