País

Mono espacial

Investigan si la muerte de un niño es por otro juego macabro

El nene fue descubierto en el baño de su casa de la localidad de Zapala con un cinto alrededor del cuello. Existen ciertas similitudes con el caso de la nena que se ahorcó en un árbol el domingo pasado en Ingeniero Maschwitz, mientras este hecho se investiga si fue consecuencia del juego del Momo


Un niño de 11 años murió por asfixia en el baño de su casa de la localidad neuquina de Zapala y la Policía investiga si el deceso se produjo jugando al macabro Mono espacial, un desafío extremo que reemplaza al juego del Momo.

El comisario mayor Julio Ariel Peralta detalló que este viernes, alrededor de las 16.20 y tras un llamado al 101, encontraron al menor sin signos vitales y con un cinto alrededor del cuello.

El personal médico constató que había muerto por asfixia por ahorcamiento.

El abuelo del menor fue quien realizó el llamado a la Policía y aseguró haberlo encontrado después de no obtener respuestas, al llamarlo por su nombre y tras romper la puerta del baño, que se encontraba trabada.

El personal dio lugar al procedimiento judicial y a la intervención de Fiscalía y médicos forenses, quienes se encargaron de hacer la autopsia correspondiente.

El Mono Espacial o flatline, es un juego de moda entre los adolescentes que, en algunos casos, provoca incidentes fatales.

Mientras tanto, la Justicia sigue investigando la muerte en la localidad bonaerense de Ingeniero Maschwitz de una nena de 12 años ocurrida el pasado domingo, la que presumiblemente se habría suicidado colgándose de un árbol con una sábana, como parte de un reto extremo del juego del Momo.

También recientemente un estudiante de Nueva Jersey, Estados Unidos, según el <Home News Tribune>, murió a causa del mismo juego.

Los chicos entre 9 y 16 años son los más vulnerables a este fatal juego que, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., en este país causó más de 80 muertes.

Las autoridades recomiendan que los padres hablen con sus hijos y revisen los historiales de búsquedas en Internet. Además, sugirieron estar atentos a cambios en el comportamiento y algunas huellas físicas, como ojos inyectados de sangre, frecuentes dolores de cabeza o marcas en el cuello.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios