Ciudad, Edición Impresa

delito

Investigan otro caso vinculado a tráfico de pornografía infantil

En Santa Fe llega cada día al menos un reporte sobre circulación de imágenes de menores en actitudes sexuales explícitas.


Un hombre fue detenido en la zona sudoeste sospechado de traficar pornografía infantil. Le secuestraron un teléfono celular que será peritado para corroborar la denuncia que comenzó con un llamado telefónico al 911. Desde la Unidad Especial de Delitos Sexuales explicaron que por día llega al menos un reporte por este tipo de delito que acarrean hasta cinco años de prisión según el Código Penal. Tal como publicó en reiteradas oportunidades El Ciudadano, los investigadores buscan dar con el la identificación de las computadoras desde donde provino el material con la ayuda de un organismo internacional en defensa de la integridad de los menores de edad.

El principio

Una voz femenina alertó a través del 911 que había escuchado que el tono de llamado en el teléfono personal de un amigo de su primo incluía llantos de menores de edad. Y más, que ese teléfono celular contenía fotos y videos pornográficos de menores de edad. Incluso, la voz arriesgó la edad de las presuntas víctimas: 8 años. Con esto como pista inicial la Justicia libró una orden de allanamiento para una casa en Lamadrid al 2700. Siempre según fuentes policiales, uniformados de la Policía de Investigaciones (PDI) detuvieron a un joven de 25 años y le secuestraron un teléfono celular marca Samsung blanco que estaba encendido. La Fiscalía le formó una causa por tráfico de pornografía que está a cargo de la Unidad de Investigación y Juicio N° 2. Espera el resultado del peritaje al teléfono.

La tendencia

Tal como viene publicando este diario, la distribución de material pornográfico con menores de edad es parte diaria de las preocupaciones de la Justicia local. Según señaló el jefe de la Unidad Especial de Delitos Sexuales, Matías Ocariz, en declaraciones periodísticas, el 60 por ciento de las denuncias dentro de los delitos contra la integridad sexual es por abusos. Del total, el 80 por ciento incluye víctimas menores de edad. En particular, el delito de hacer circular imágenes de menores en actividades sexuales explícitas o cualquier representación de sus partes genitales con fines sexuales toma gran parte de la operatoria de la unidad. Ingresan reportes todas las semanas. “A nivel provincial podemos estar hablando como mínimo de un caso por día”, contó el funcionario judicial al periódico Cruz del Sur. De acuerdo con el fiscal, la información viene de organizaciones internacionales que combaten estos delitos y están en contacto con la fiscalía de Buenos Aires. Incluyen el IP de la computadora por donde pasó el material. Localizarla depende de si la empresa proveedora de Internet tiene identificados los IP de sus clientes, algo que no ocurre en todos los casos.

En caso de constatado el crimen las penas, según contaron desde Fiscalía, “son bajas y si no tiene ningún antecedente por lo general es de ejecución condicional (esto es, sin tiempo de cárcel). Incluso se busca dar atención psicológica y psiquiátrica para evitar que reincida.

Circuito en funcionamiento

El organismo que se encarga de detectar estos casos es el National Center of Missing and Exploited Children o NCMEC y está financiado por el Congreso de Estados Unidos. Recibe a su vez reportes de empresas como Facebook, Twitter o Gmail. NCMEC señaliza y detecta un archivo a través de valores en el hash del mismo, una secuencia de caracteres en su código, creando así una base de datos. Es que el archivo puede cambiar de nombre, pero el hash o marca se mantiene. Esto permite identificar al usuario que transmite. El organismo usa un programa propio llamado Photo DNA.

Comentarios