Policiales

Drama en el encierro

Investigan la muerte de una reclusa y las quemaduras que sufrió otra interna en la cárcel de mujeres

La Fiscalía ordenó medidas para determinar que pasó con la mujer que falleció este viernes en su celda y también trabajan para determinar las circunstancias por las que otra presa quedó internada por lesiones tras un incendio en su lugar de reclusión en la prisión de 27 de Febrero al 7800


Una reclusa falleció y otra sufrió quemaduras en las últimas horas en dos episodios que se desataron en la Unidad Penal 5 de Mujeres, ubicado en el Complejo Penitenciario de bulevar 27 de Febrero al 7800. Voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA) indicaron que la Unidad Fiscal de Delitos Culposos está a cargo de la pesquisa por la persona fallecida y que la hipótesis más fuerte es la de suicidio mientras que Flagrancia lleva adelante la investigación por la que la otra interna terminó con heridas tras el incendio de algunos objetos en su celda. Allegados y familiares de algunas de las mujeres que están privadas de la libertad indicaron que en esta oportunidad hubo demoras de parte del Servicio Penitenciario para abrir las celdas.

Las problemáticas ya sean edilicias, por la alimentación, el acceso a la salud y por los malos tratos en la cárcel de mujeres de Rosario no son nuevas. Desde que se inauguró en 2018 estuvieron estos reclamos. Entre el año pasado y este se acrecentaron ya que, como explicó la ex Defensora general Jaquelina Balangione a principios de 2023, a las falencias de infraestructura se le suma el hacinamiento debido a que la cárcel posee un cupo de 170 internas y hay 237.

Si bien estos últimos episodios son materia de investigación por parte de la Fiscalía, allegados y familiares de las internas contaron a este diario que todo pasó este viernes al mediodía cuando las dos mujeres estaban en buzones (como llaman comúnmente a las celdas de resguardo). Otras internas advirtieron que algo pasaba y empezaron a pedir auxilio a los gritos al personal del Servicio Penitenciario.

Cuando abrieron la celda, Isabel T. (se preservará su apellido hasta que las fuentes oficiales confirmen su identidad) estaba fallecida mientras que Aldana P. tuvo que recibir asistencia médica debido a que sufrió quemaduras en su cuerpo.

Los allegados a las reclusas dijeron que hubo demoras de parte de las autoridades del Servicio Penitenciario para socorrerlas. Versión que también repitieron las internas a referentes de la ONG Mujeres tras las Rejas cuando las consultaron.

En tanto, voceros del MPA informaron que hay medidas investigativas en curso en ambos hechos: la muerte de Isabel es investigada por la Unidad de Delitos Culposos cuyo fiscal en turno ordenó las medidas de rigor para la pesquisas de una muerte en custodia. La hipótesis que siguen los investigadores es la de un suicidio por ahorcamiento.

En tanto, el fiscal en turno de Flagrancia está a cargo del caso de Aldana, donde las primeras informaciones recolectadas dieron cuenta que prendió fuego algunos objetos de la celda y resultó con lesiones que, de acuerdo a lo informado al cierre de esta edición, no revestían gravedad.

Entre protestas y habeas corpus

Las denuncias por deficiencias edilicias, de atención médica, de refrigeración, alimentaria y los malos tratos se fueron acrecentando desde el año pasado y quedaron visibilizadas en una denuncia pública difundida a principios de diciembre pasado, aunque las mujeres privadas de la libertad, –muchas de ellas embarazadas y madres con niños recién nacidos y de hasta cuatro años– no tuvieron respuestas. Todos esto, a pesar de que la Justicia provincial ordenó en dos oportunidades, tras la presentación de dos habeas corpus, regularizar la situación.

Que estar presa no te cueste la salud: internas denuncian represión por pedir atención médica 

En estos dos últimos casos no trascendieron las motivaciones como tampoco si el fallecimiento de la interna fue el detonante del incendio por el que terminó la otra mujer con quemaduras, lo cierto es que el contexto no ayuda.

Familiares de las mujeres privadas de la libertad señalaron que hay represalias por hacer reclamos, uno de ellos puede ser bajar la térmica y dejar sin luz a toda la población que está en un pabellón o dejarlas encerradas en las celdas sin que puedan estar en los espacios comunes del pabellón.

Además, recordaron que el último destrato que tuvieron las internas fue entre el miércoles y este jueves cuando producto de la tormenta se empezaron a inundar algunas celdas. “Pidieron a gritos que les abrieran para salvar lo poco que tenían. Fue a las 5 y les abrieron a las 8 cuando ya tenían toda la ropa y los alimentos mojados”, ejemplificaron.

Dos presas fueron internadas con gravísimas quemaduras

A finales de febrero, dos jóvenes reclusas terminaron internadas con graves quemaduras luego que prendieran fuego en las celdas. El objetivo era llamar la atención de las autoridades del Servicio Penitenciario para que atendieran a otra interna que tenía un infección en una pierna producto de una herida por bala de goma que recibió en las protestas de enero último cuando pedían por la falta de agua.

Comentarios

10