País

Investiga la Justicia

Intendente pedía favores sexuales a cambio de trabajo

Gustavo Melella, intendente de Río Grande y candidato gobernador de Tierra del Fuego, está bajo investigación judicial por pedir favores sexuales a hombres a cambio de trabajo. Las denuncias incluyen los testimonios de un trabajador de la construcción y un carpintero


Gustavo Melella, intendente de la ciudad fueguina de Río Grande, está bajo investigación judicial por pedir favores sexuales a hombres indigentes a cambio de trabajo, según confirmaron fuentes judiciales vinculadas al caso. Las denuncias incluyen el testimonio, como presuntas víctimas, de Alfredo Suasnabar, un trabajador de la construcción de 55 años, y de Damián Rivas, un carpintero de 48.

Melella, del partido kirchnerista Forja, dijo que todas esas denuncias son “una campaña sucia” en su contra.

Suasnabar y Rivas dijeron haber conocido al intendente de origen radical y luego volcado a Forja, cuando visitó su barrio y le solicitaron trabajo.

Los trabajadores sostienen que el intendente de Río Grande les pidió los números de sus teléfonos personales y que lo visitaran en el municipio.

“Empezó a mandarme mensajes de WhatsApp y también me llamaba y me preguntaba si la tenía grande, en referencia al pene, porque él la quería sentir, y siempre me pedía si conocía a alguien para presentarle”, declaró Rivas al juez riograndense Raúl Sahade, a cargo de la investigación.

“Me decía que yo era un cagón y que nunca iba a hacer nada, y que no podía creer que no tenía ningún conocido para presentarle. Pero yo no iba a llevar a nadie conocido para eso”, agregó este testigo, según informó el portal Infobae.

Rivas fue el primero que decidió buscar un abogado para reclamar el dinero que les quedó debiendo la Municipalidad por el trabajo que hicieron en el Centro Tecnológico local. Desde entonces no pudo conseguir otro trabajo y sobrevive haciendo changas.

Rivas y Suasnabar declararon en la causa abierta sobre presuntas irregularidades en la adjudicación de la obra pública local en favor de empresas “amigas”, a partir de una denuncia realizada por Francisco “Paco” Giménez. Este abogado de Río Grande pidió que se los cite como damnificados, ya que esas maniobras los habrían dejado sin cobrar el trabajo que habían realizado en el Centro Tecnológico.

Pero una vez frente al juez Sahade, no solo contaron que los desplazaron de esta obra y no les pagaron. Con detalles explícitos, declararon haber sido acosados y extorsionados por el intendente a tener sexo con él, a cambio de darles trabajo en alguna obra local. Según relataron, Melella los convocaba a solas a su despacho en la Municipalidad o los citaba en su departamento de la calle Anadón, en el barrio Chacra II.

En la Justicia se sumó un tercer testimonio, el de Mario (su abogado pidió mantener en reserva su apellido), otro obrero de la construcción oriundo de Formosa, de muy bajos recursos, que se convirtió en querellante.

“Me empezó a decir que si quería entrar en la Municipalidad era a cambio de que esté con él, que me acueste con él. Y en ese momento me empezó a tocar y tuve miedo de que me haga una denuncia porque es funcionario público, pero necesitaba plata en ese momento. Me tocaba el pene por arriba de la ropa, y me dijo que si yo estaba con él, iba a entrar a la Municipalidad, que me acostara con él (…) Tuve relaciones sexuales con él, pero porque él me apuró, yo tenía miedo. Recuerdo que no le gustó que yo le diga que no era así como tenían que ser las cosas, así que decidí irme y me dio quinientos pesos”, declaró Mario ante el juez Sahade.

El portal Infobae accedió a su testimonial completa, que contiene detalles explícitos de otra situación  de índole sexual en la casa de Melella en el barrio Aeropuerto, donde estuvo Mario con otro albañil conocido suyo, de nombre Alejandro, al que le dicen “el canoso”.

Mario tampoco pudo cobrar la totalidad del dinero acordado por el trabajo y por eso contactó a Giménez como abogado. Luis Vaquera, el contratista puesto por la Municipalidad para subcontratarlo en la obra del Gimnasio Margen Sur de la ciudad fueguina, le quedó debiendo unos 200 mil pesos. Sus reclamos a Melella por el pago no tuvieron respuesta.

Hace 20 días Mario se volvió a su provincia, Formosa. Según su abogado, “lo pasó muy mal, está muy avergonzado porque fue acusado de muchas cosas en su barrio”.

El intendente no está hasta ahora imputado en la denuncia por los presuntos abusos, ya que el fiscal mayor Guillermo Quadrini no requirió aún en los hechos de índole sexual, lo que sucedería esta próxima semana.

Desde el entorno del intendente atribuyen las acusaciones a una utilización política de su vida privada y sostienen que se trata de “una operación” porque Melella – ex radical devenido en kirchnerista – “mide mucho mejor en la encuestas para gobernador” que la actual mandataria Rosana Bertone, hoy alineada con el PJ. También señalan que Giménez está vinculado a esta fuerza política y actúa en sintonía con la gobernadora.

Disputa política

 

Más allá de estas acusaciones, son muchos los que defienden políticamente a Melella y su gestión como intendente. Uno de ellos es el diputado nacional por Tierra del Fuego del PRO Gastón Roma, quien sostiene que las acusaciones contra Melella se inscriben en un contexto de disputa política, porque hoy lidera las encuestas para gobernador de la provincia sobre la actual mandataria, Rosana Bertone, que finaliza su mandato el año próximo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios