Ciudad, Coronavirus

Al límite

Insisten en cambio de estrategia: restricciones selectivas por geografía y edades de más circulación

El epidemiólogo Ernesto Taboada propone medidas de vigilancia estricta sobre la franja etaria de 25 a 44 años, la de mayor movilidad y contagios. Aclara que deben ser disposiciones que no generen rebeldía. El Colegio de Médicos de Rosario sugiere lo mismo e incluye "lugares vulnerables"


Imagen ilustrativa. Foto: Franco Trovato Fuoco

Los decesos relacionados con el covid-19 son, en su amplia mayoría, de pacientes mayores de 65 años, pero los contagios se concentran en otras franjas etarias: las que van de los 25 a los 44 años. Son las personas que registran la mayor movilidad y por ello las más altas probabilidades de infectarse pero, también, de contagiar. La provincia de Santa Fe y en particular la ciudad de Rosario están en situación de récords diarios de aumento de casos y desenlaces fatales por la pandemia, por lo que trabajadores y gremios de la salud insisten en un cambio de estrategia con “botón rojo” intermitente para aplacar los disparos de la curva y alejar el colapso del sistema sanitario. Otra posibilidad es la que formuló el neumonólogo y epidemiólogo Ernesto Taboada: medidas de contención sobre los adultos de entre 30 y 44 años. Dos propuestas, que pueden complementarse: restricciones geográficas o etarias intermitentes en las zonas y grupos con más circulación del virus.

Taboada es director del posgrado de Epidemiología en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), y preside el Instituto de la Salud Juan Lazarte. “Era esperable este desarrollo de la curva epidémica, pero lo que tenemos que hacer es actuar”, describió el cuadro en una entrevista de LT8. Expuso las complejidades que enfrentan las decisiones de los Estados en una crisis que además de sanitaria es político, social y económica. “Aparentemente, un aislamiento estricto ya no sería suficiente, por eso habría que trabajar en forma más localizada en adultos de entre 30 y 44 años, porque es el foco más afectado, el que permite que se propague el virus”, propuso el epidemiólogo. Y explicó: “Si bien los adultos mayores son los más vulnerables y padecen la mayor letalidad, no son los que tienen la mayor incidencia. Ahí habría que actuar con alguna medida de contención para evitar la continuidad de la epidemia”.

Fuente: Ministerio de Salud de Santa Fe.

 

La sugerencia de Taboada es compartida. “Hacer restricciones selectivas por edades y por lugares más vulnerables”, propuso este mismo miércoles, a tono con similares reclamos de trabajadores de la salud y sus gremios, la presidenta del Colegio de Médicos de Rosario, Ángela Prigione.

Las alertas no son gratuitas ni se formulan en el aire. Este martes, hubo otro récord de fallecidos relacionados con covid-19 en Santa Fe, con 65 decesos durante las 24 horas previas. Desde el inicio del conteo, suman 901 las muertes. Y más de la mitad (502) corresponde a residentes en Rosario. Se trata de pacientes mayores, que integran grupo de riesgo por la gravedad de los efectos del virus sobre ellos pero no por la cantidad de contagios. Ahí, son los jóvenes los que llevan la delantera.

Taboada aclaró que la cuarentena estricta fue útil y correcta en el inicio de la pandemia, lo que permitió atender a todos los afectados y evitar el colapso de los sistemas sanitarios que, sin embargo, hoy están al límite en infraestructura y personal. Explicó que las condiciones actuales hacen impensable la reedición de esa estrategia ante cifras más que preocupantes en todo el país y en particular en Santa Fe, uno de los principales focos epidemiológicos en este momento. Admitió las contradicciones entre el aumento de los contagios y muertes y las progresivas habilitaciones de actividades y movilidad, pero enfatizó que, en lugar de rasgarse las vestiduras, hay que analizarlas y sobre eso diseñar las nuevas decisiones.

Sobre el rango etario de mayor circulación del virus –jóvenes y adultos jóvenes–, propuso: “Primero, hay que detectar los contactos estrechos para hacer el corte de la transmisión. Aislar a quienes tienen contacto estrecho o podrían haberlo tenido. También, puntualizar que la falta de distanciamiento e higiene personal. No hay que olvidar estas medidas y hacer una vigilancia sobre este grupo de edad”.

Agregó, respecto a la necesidad de imponer medidas que puedan ser cumplidas, a tono con el cuadro de incumplimiento al que también se refirió este miércoles el secretario de Salud de Rosario, Leonardo Caruana: “Hay que controlar el contacto estrecho una vez identificado el infectado, que guardará todas las medidas, porque el contacto puede no tener síntomas, pero no hay que limitarlo con medidas muy restrictivas, lo que generaría rebeldía en esas personas”, puntualizó el médico.

Con un pico de contagios, advierten que el sistema de salud está “tensionado” en Rosario

 

Comentarios