País

Salud

Inflación: ¿qué comer en tiempos de crisis?

La Organización de las Naciones Unidas considera la alimentación como un "requisito para la supervivencia y el bienestar de la humanidad". Por eso, algunos tips para comer rico y saludable


Por Leonardo Coscia

Llevar una alimentación sana es fundamental para prevenir la malnutrición por excesos, enfermedades crónicas no trasmisibles como diabetes, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, accidentes cerebrovasculares y/o déficits como anemias o desnutrición, aunque en épocas de crisis comer sano suele ser un conflicto para la economía familiar.

La Organización de las Naciones Unidas considera la alimentación como un “requisito para la supervivencia y el bienestar de la humanidad”.

Una alimentación equilibrada debe ser variada y adecuarse a cada persona dependiendo de su edad, sexo, actividad, nivel socioeconómico y hábitos-costumbres, aunque en todos los casos los principios básicos de alimentación saludable son los mismos.

El aumento del costo de la canasta básica de alimentos, impacta directamente en el acceso a alimentos saludables, optando en muchas oportunidades por productos más económicos pero pobres en términos nutritivos.

En ese contexto, especialistas de la Fundación Barceló recomendaron algunos alimentos básicos que debemos priorizar a la hora de hacer las compras:

– Carne: se recomienda comer 50-60 gramos diarios para tener la cantidad de proteínas y hierro necesario. Una albóndiga equivale a la porción recomendada. Se aconseja comprar cortes de menor costo como carne molida y combinarla con legumbres o cereales (como lentejas o arroz) para lograr calidad alimentaria.

– Lácteos y derivados: aportan proteínas y calcio. Se aconseja consumir 50 gramos de queso tipo port salut, un vaso de leche, y una cuchara sopera de queso de rallar diarios.

– Huevos: la unidad aporta proteínas de muy buena calidad. Se puede alternar con la carne para lograr un equilibrio proteico.

– Frutas y verduras: Dos frutas y una porción de verduras diaria permitirán obtener vitaminas, minerales y fibras necesarias. Para abaratar costos se recomienda comprar productos de estación.

Además, los expertos sugirieron consumir alimentos preparados en casa, en lugar de procesados, para contribuir a la economía familiar.

Prepararlos diariamente contribuye a mantener una dieta balanceada y conocer los ingredientes de cada comida, evitando el alto consumo de grasas saturadas y productos artificiales. .

Además, brindaron consejos para una compra inteligente, como seleccionar productos de temporada y de origen local, no acudir a la compra en ayunas o en momentos del día en que se tiene más hambre, siendo probable comprar alimentos ricos en grasas.

“Es importante prever qué se necesita para no duplicar la adquisición de productos y terminar tirando alimentos vencidos.

Antes de ir de compras, revisar la heladera y alacenas”, añadieron.

Asimismo, recomendaron ajustarse a una lista elaborada con antelación, que incluya alimentos para una grilla de menúes semanales que contemple las necesidades alimentarias y nutricionales.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios