Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Infertilidad: a hacerse cargo

La diputada Mónica Peralta presentó un proyecto de ley que obliga al Estado, a las obras sociales y a las prepagas a cubrir los tratamientos para aquellas personas que no pueden concebir hijos de manera natural.

Por: Luciana Sosa

El acceso a la paternidad en aquellas parejas que no pueden concebir un hijo de manera natural se ve obstaculizado por los incontables estudios a realizar por cada una de las partes y lo costosos que resultan estos tratamientos. Frente a ello, la diputada provincial Mónica Peralta elevó un proyecto de ley que obliga al Estado, a las obras sociales y a las empresas de medicina prepaga, a cubrir esos gastos teniendo en cuenta que la infertilidad es un problema de salud. A la hora de fundamentar la iniciativa de su autoría, Peralta señaló: “La sociedad no acepta la infertilidad de un varón o de una mujer, por ende éstos mantienen sus intentos de ser padres – a través de la medicina– en secreto, o en el círculo más íntimo de su confianza, antes los resultados negativos la frustración es muy grande y eso repercute no sólo en la economía de la pareja, sino también en la salud psicológica. Por ende creo que sobran motivos para sancionar una ley que respalde estos tratamientos”.

Peralta fundamentó en el proyecto presentado en diciembre pasado en la Cámara baja: “Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los problemas de fertilidad afectan a una de cada seis parejas en edad fértil. Sin embargo, hasta ahora, no se ha considerado la infertilidad como una enfermedad, por lo tanto los afectados no contaban con cobertura de obra social o prepagas”. A su vez, la diputada remarcó que en la provincia de Buenos Aires se aprobó recientemente la ley de Fertilización Asistida. “A espejo de la mencionada, es que consideramos de importancia que en Santa Fe se sancione una ley que establezca la cobertura estatal de tratamientos de fertilización asistida, beneficiando a los afiliados de todas las obras sociales y prepagas, y se habiliten centros asistenciales para que se atiendan quienes que no tienen cobertura”, consideró la legisladora del GEN y precandidata a intendenta de Rosario.

Tanto las imposibilidades de concebir un embarazo y/o el ciclo biológico de la mujer, son atenuantes para que una pareja recurra a la ayuda de la medicina en su deseo de concretar una familia. Sobre esto, el ginecólogo y especialista en medicina reproductiva Gustavo Botti, manifestó a El Ciudadano: “La OMS declaró que la infertilidad afecta física y psíquicamente a las parejas que intentan tener un hijo biológico sin resultados, es por eso que desde mi lugar de médico estoy a favor de la creación de una ley de este tipo, aunque lamento que deba recurrirse a este pedido para algo que es, en definitivas, el derecho a la salud”.

Ni costos ni ciclo biológico

Paralelamente, Botti señaló que el 15 por ciento de las parejas se ve afectada por la infertilidad, y no sólo carecen de cobertura médica en los tratamientos de alta complejidad, como la conocida fertilización In Vitro, son también en los de baja complejidad –inducción de la ovulación, estudios endoscópicos y laparoscópicos, inseminación intrauterina– y hasta en los diagnósticos de cada caso. “Veo a diario la frustración de estas parejas, sobre todo de las mujeres, que tienen presente su ciclo biológico. Saber que ambos no pueden concebir un hijo y enfrentarse a la negativa de un tratamiento idóneo para concretar su proyecto de familia es muy doloroso”, sostuvo.

Por otra parte, la abogada especialista en derecho de familia, María Luisa Duarte, está en plena instancia de apelación a una negativa de cobertura médica. “La Justicia les negó la cobertura del tratamiento de fecundación a mis clientes y el argumento fue la no existencia de una ley que obligue a las obras sociales a responsabilizarse por el costo de estos tratamientos. A su vez indicaron que la demora de este proceso judicial no afectará a la concepción de un hijo por vías no naturales, lo cual no es cierto, porque mi clienta tiene 44 años y sus posibilidades de ser madre se van reduciendo con el correr del tiempo”, comentó.

Sin embargo, hace apenas unos días se conoció un nuevo fallo, favorable a la mujer que busca ser madre. “Este fallo constituye un antecedente valiosísimo en amparos de salud”, aseguró Duarte y en los próximos días la afiliada a una prepaga recibirá el tratamiento por infertilidad “sin límites de intentos”, tal lo anunciado por la abogada. “El fallo de la Cámara partió de la base de que en nuestro país el derecho a la salud se encuentra expresamente reconocido por nuestra Constitución Nacional, en los artículos 75, incisos 22 y 23, y por numerosos instrumentos internacionales”, aseguró.

Además, llamó a la conciencia de cada magistrado al mencionar que “la fertilidad está dentro del derecho englobado de la salud, y es constitucional”. “De hecho, la medicina avanzó en pos de esa extensión al derecho a la salud, por ende no entiendo cómo sigue habiendo trabas en este tipo de reconocimiento. Pero hay que saber que en el Tribunal de Rosario no se apela a esta necesidad”, indicó.

En paralelo, el abogado Luciano Tamous compartió el argumento de Duarte y si bien en su experiencia profesional ha logrado que empresas de medicina prepagas hayan aceptado cubrir el tratamiento de fertilidad de sus clientes, destacó que en algunos casos “esa reticencia de otorgar el beneficio suele ser relacionado con las posibilidades biológicas de la mujer”. “Lamentablemente sabemos de casos en los que no se aprueba la fertilización excusándose sobre el llamado reloj biológico femenino. En tanto, se han aceptado algunas solicitudes si se demostraban anomalías en la mujer o el varón interesado”, contó Tamous.

Cobertura e información

Ante los dos proyectos elevados sobre la infertilidad (uno del legislador Alcides Calvo, que propone que los afiliados a Iapos cuenten con el beneficio del tratamiento, y el otro de Peralta, en el que no se hacen distinciones de obras sociales y otorga el beneficio a quien lo reclame), se supo del accionar en la ciudad de Santa Fe de la Asociación Civil Sumate a dar Vida – Pacientes con dificultades para concebir. Éstos impulsaron a los legisladores a elevar sus escritos e informaron en primera persona el proceso que atraviesan por su deseo de ser padres. Además, se sabe que este tipo de tratamientos tiene un costo promedio de 30 mil pesos y en un porcentaje alto el primer intento no tiene resultados positivos.

Peralta subrayó que esta ley tendría también el objetivo de rever la escasez de lugares especializados y que este tratamiento sea accesible a toda la comunidad.

A su vez, la diputada del GEN apeló al acompañamiento psicológico de la pareja en cuestión y comentó la importancia de campañas que promuevan el conocimiento y estudio de los motivos por los cuales dos personas no pueden concebir un bebé de manera natural. “Hay muchas cuestiones que pueden afectar la fertilidad de una pareja y muchísimas personas no las conocen, es por eso que será necesario que se habiliten determinada cantidad de estudios, inclusive análisis psicológicos para conocer el motivo de esta imposibilidad al embarazo. No todos los casos necesitan de un tratamiento altamente costoso”, apuntó.

“En la medida que el Estado intervenga en esta situación hará que los tratamientos dejen de costar tanto dinero y que, a su vez, la fertilización deje de ser el negocio de unos pocos”, adujo Peralta considerando también la tardanza de la sanción legislativa.

Comentarios