Ciudad

Diversidad sexual

Infancias trans: la ficción que es realidad para 20 familias

Desde hace un año el Gobierno de Santa Fe acompaña a personas con chicos y chicas que no están cómodos con su sexo o género como en la telenovela "100 días para enamorarse". Duplicaron la cantidad de consultas y apuntan a capacitar a profesionales de la salud.


La telenovela “100 días para enamorarse” cuenta una historia de amor donde los protagonistas no son los de siempre.

“Ya no puedo ser tu hija. ¿Vos ves una mujer en mí? No, yo tampoco. Me siento varón”, le dice Juani a su mamá, Antonia en el prime time del Telefé. La telenovela “100 días para enamorarse” cuenta una historia de amor donde los protagonistas no son los de siempre. Es la primera que cuenta cómo vive un adolescente y su familia la incomodidad de haber nacido con un sexo y sentirse de otro. La ficción es parte del día a día de más de 20 familias en Santa Fe. Desde el 2017 son acompañadas por el Gobierno de Santa Fe que creó un programa especial de Infancias Trans. En un año se duplicaron la cantidad de consultas, sumaron equipos de trabajo en la capital santafesina y asesoraron a tres provincias interesadas en hacerlo.

En agosto sentarán a los profesionales de la salud pública de toda la provincia para enseñarles cómo tratar los casos. La capacitación estará a cargo del urólogo y experto en sexología de la Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC), Adrián Helien. El objetivo del gobierno es que al menos la atención pública garantice la ley de Protección Integral de Niños y Niñas, donde no puede haber discriminación que empiece en la sexualidad o el género.

Cómo funciona

Los casos al programa llegan de la mano de sus familias, de los docentes o cuanto empleado de una institución pública entiende que un menor de edad está incómodo con el género que figura en el DNI. Algunos chicos y chicas cargan con un tratamiento con pastillas porque sus familias preocupadas los sentaron frente a un psicólogo y luego a psiquiatra que recetó antipsicóticos por “un trastorno de ansiedad” o “de personalidad”. “En verdad están viviendo un conflicto con el género en su casa, escuela o club. Confiamos en los colegios de médicos, psicólogos y psiquiatras en que no mediquen y acompañen”, explicó a El Ciudadano el subsecretario de Diversidad Sexual, Esteban Paulón.

El acompañamiento de la provincia involucra a profesionales de la salud y trabajadores sociales, psicólogos y abogados especializados en niñez. Primero hacen un diagnóstico de situación –entrevistas con los chicos y chicas y familiares– y miden si está en conflicto con el entorno por su identidad. Si es así, diseñan una forma de trabajar con la familia, comunidad escolar o incluso una iglesia.

El acompañamiento depende de cada caso y desde 2018 es tomado por región: el sur de la provincia con el equipo de Rosario y el del norte con uno de la capital santafesina. Asisten a chicos y chicas en grandes ciudades y localidades más pequeñas.

La mayoría de las familias tuvieron un trabajo muy intenso al inicio y después fue menos demandante. Entre las opciones a charlar con la familia está el cambio de datos en la partida de nacimiento como hicieron Lulú y Facha (nombres fantasía de niños que años atrás lo hicieron en Argentina). La mayoría de las veces la tarea es contactarlos con otras familias que viven situaciones similares para bajar los niveles de ansiedad.

Las denuncias

Otra parte del programa es un observatorio que recibe denuncias de “terapias “de reparación”. Es una técnica que obligan a chicos trans a ver material pornográfico homosexual mezclando algún tipo de tortura física. Siempre según explicaron desde el Gobierno de Santa Fe, son prácticas que están escondidas en Argentina desde hace décadas, pero en un año no recibieron denuncias formales.

En el mundo las prácticas de “corrección” son más antiguas. Salieron a la luz en Estados Unidos a mediados de la década del 70 cuando la comunidad LGTBI criticó a la medicina tradicional por definir a la homosexualidad como una enfermedad. En Santa Fe la idea de entender y acompañar más que reprimir y “corregir” llegó hace cuatro años y recién en 2017 quedaron establecidas en una política de Estado. La experiencia se nutre del trabajo de la Federación LGTBI Argentina que creó un área específica para trabajar casos de infancia y un año más tarde asistían a más de 30 familias en el país.

Contacto

Para conocer más sobre el programa los interesados pueden contactar a la subsecretaría al teléfono 0342-155329647 –mantiene guardia de 24 horas–, al correo electrónico [email protected], o a través de las redes sociales del Gobierno de Santa Fe.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios