Ciudad

Humedal amenazado

Incendios en las islas: se buscan responsables y hay esperanza de que, esta vez, la Justicia actúe

El fiscal de Victoria, Jorge Gamal Taleb, pidió informes sobre focos de fuego y propietarios de terrenos sobre esta problemática que abarca tres jurisdicciones: Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos. Jorge Bártoli, del colectivo El Paraná No Se Toca, explicó sobre este avance y sobre el reclamo


Río Paraná. Foto: Franco Trovato Fuoco

Los focos de incendio en las islas no cesan. Depende de cómo sople el viento, se siente y huele en la ciudad de Rosario, pero son continuos. Esta semana se conoció que un fiscal de la ciudad entrerriana de Victoria, Jorge Gamal Taleb, solicitó informes sobre la quema de pastizales y los propietarios de los terrenos donde se realizan para avanzar con la investigación sobre esa práctica, en principio, ilegal. Jorge Bártoli, referente del colectivo El Paraná No Se Toca, puso el foco en el tema de fondo que atraviesa las ocasionales molestias por el humo, y señaló que el fiscal interviniente ya tiene antecedentes de actuaciones sobre amenazas ambientales como las que, en este caso, pone en riesgo el frágil humedal del Delta del Paraná. Es “una buena señal” para dar en un futuro con los responsables, agregó.

“Taleb solicitó toda la documentación, hay que ver si puede conseguirla, si tiene el apoyo de las fiscalías”, explicó Bártoli, quien integra El Paraná No Se Toca desde 2013.

Jorge Gamal Taleb pidió a agencias estatales una serie de informes para indagar sobre las causas de los incendios y sobre la identidad de los propietarios de los terrenos.

Bartoli en diálogo con El Ciudadano explicó que el fiscal de Entre Ríos tiene antecedentes en actuar en la problemática ambiental. “Gamal Taleb actuó de oficio ante un caso de desmonte en las islas de Victoria frente a San Lorenzo en 2017”, recordó como ejemplo.

El Paraná No Se Toca toma de referencia al fiscal federal de la provincia de Tucumán y especialista en delitos ambientales Gustavo Gómez, “que ha hecho docencia a lo largo y ancho del país”. Bártoli destaca que falta, en las fiscalías, una proactividad en temas ambientales. “Salvo en algunas regiones, la realidad es que no están capacitados para actuar de oficio en temas ambientales”, insistió. “Hay una figura desaparecida tanto en la política como en la agenda mediática desde hace más de 10 años, por la falta de designación del titular de Defensa del Pueblo de la Nación. Se trata de una institución que funciona renga, no tiene un responsable político que pueda designar las causas judiciales”, resaltó el integrante del colectivo rosarino como contexto de un protagonismo judicial en el tema recurrente de los incendios en las islas frente al gran Rosario.

Bártoli aclaró que no se trata de un conflicto entre entrerrianos –con jurisdicción en las islas– y rosarinos –afectados por el humo de las quemas– ya que el río Paraná marca la delimitación geográfica. “Eso es desviar el foco del problema”, dijo. Algunos de los propietarios denunciados por la misma agrupación ambientalista por las prácticas de fuego desconbtrolado y la construcción de terraplenes son, de hecho, residentes de Rosario.

Desde el espacio, se ve claro

“Son miles los focos de incendio, todo depende de cómo se aplique la herramienta que utilizamos de la Nasa –agencia espacial de Estados Unidos– para poder visualizar los focos de calor”. explicó Bártoli. Se refiere a las imágenes satelitales que ponen en evidencia la depredación por las manchas de calor que detectan los sensores de los satélites. “Se aplican determinados filtros para conocer las fechas, pero la realidad es que son miles. Y no es exclusivo de la provincia de Entre Ríos, sino también de los humedales de la provincia de Buenos Aires y de los de la provincia de Santa Fe”, amplió el ambientalista.

Bártoli cruzó varias veces hasta las islas entrerrianas para observar los incendios, que son constantes aunque en Rosario sólo se perciban cuando el viento sopla del este o las columnas de cenizas se pueden observar desde la ribera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Daño a la naturaleza

Como organización socio ambiental, El Paraná no se Toca asegura que estos incendios afectan directamente a la vida humana y empujan a una “destrucción al ambiente natural, con la pérdida de la biodiversidad”.

El colectivo se gestó en 2012 y desde hace años trabajan sobre el tema de los incendios. Bártoli recordó que el tema saltó a los medios nacionales en 2008, cuando fue tapa de los diario de mayor tirada porque, esa vez, el humo molestó a los habitantes porteños.

El problema es interjurisdiccional. El Ministerio de Ambiente de la Nación convocó a la Provincia de Santa Fe a un plan integral estratégico de conservación de ambiente sustentable en 2011. “Era un documento voluminoso, nosotros participamos en las reuniones informativas de manera regional y hoy todo eso es letra muerta”, lamentó Bártoli.

Destrucción de la naturaleza

La bajante del río Paraná, los incendios y la pesca comercial indiscriminada “están haciendo un  desastre a la naturaleza”, ponderó Bártoli y aclaró que son varios los grupos ambientalistas que preparan documentos dirigidos a las autoridades para que, de una vez, el Estado protagonice una acción decidida contra los atentados al río y a su humedal, que con sus cíclicos cambios naturales y sus transformaciones permanentes es un reservorio de biodiversidad reconocido internacionalmente. Pero frágil.

A río seco, ganancia de depredadores: ambientalistas de Rosario denuncian estragos en la bajante

Denuncian a la provincia de Santa Fe por pesca “indiscriminada e irracional” en río Paraná

Bajante del río Paraná y el covid-19 afectan críticamente la pesca artesanal

Comentarios