Ciudad

En el Fontanarrosa

Inaugura la muestra Revolucionistas, Rebeliones y Femenismos

En marzo, la Municipalidad de Rosario presenta en el Centro Cultural Fontanarrosa una particular exposición que recupera el carácter revolucionario de la lucha feminista


Foto: Guillermo Turin Bootello

El próximo viernes 1º de marzo a las 19, el Centro Cultural Fontanarrosa (San Martín 1080) inaugura la muestra Revolucionistas, Rebeliones y Feminismos, ideada por el Centro de Estudios Latinoamericanos Ernesto Che Guevara (CELChe) de la Municipalidad de Rosario, con curaduría de Sonia Tessa, Lilian Alba, Joaquina Parma Leiva y Romina Garrido. Como parte de la exposición, el centro cultural llevará temporariamente el nombre “Angélica Gorodischer”.

Revolucionistas emerge como la construcción de una propuesta estética y política que recupera una mirada feminista de la historia de Rosario. La muestra podrá visitarse, con entrada libre y gratuita, de lunes a domingos de 10 a 20 hasta el domingo 31 de marzo.

Desde el CELChe la describen como “una muestra anfibia, un camino que propone contar algunas luchas que precedieron y alimentaron el momento histórico actual”. Fotos, instalaciones, obras de arte y documentos históricos son algunos de los materiales reunidos para dar cuenta de las identidades disidentes en las luchas populares de la ciudad y los grandes momentos históricos en los que surgieron estas rebeliones.

Como parte de la muestra, el CCRF tendrá una nueva denominación temporaria hasta el 31 de marzo: Centro Cultural Angélica Gorodischer. La escritora rosarina fue la personalidad elegida para renombrar al centro cultural, como primer señalamiento de un presente de saberes y experiencias situadas. “Con este gesto, Revolucionistas quiere rendir homenaje a la escritura de las mujeres que han debido batallar durante siglos para tener el cuarto propio que les permita tomar su palabra. Elegimos a Angélica Gorodischer porque sus letras nos iluminan”, explica Pamela Gerosa, desde la coordinación del CELChe.

Foto: Carlos Saldi – Archivo Museo de la Memoria de Rosario

En un texto escrito especialmente para la muestra, Gorodischer, afirma: “Fuimos humanos porque pasamos del aullido a la sílaba; lo fuimos porque bebimos de esa fuente tan frágil y tan enormemente poderosa que fue, que es, la palabra. Tentadora ocasión para reflexionar ¿cuál fue la primera? Y ¿quién la dijo? ¿Un peludo ancestro que alentó “vamos muchachos, a conquistar a los de la cueva de al lado!”? ¿O una mujer que advirtió “cuidado m´hijito con esa piedra”?”

Revolucionistas intenta abrir -o profundizar- debates, indagar en los nuevos modos de construir desde la diversidad y tramar esta nueva revolución “para que el nosotres sea un universo posible”.

“Marzo se ha convertido en un mes de activismos, de feminismos en la calle y en este marco, renombrar al Centro Cultural Fontanarrosa como Angélica Gorodischer es un gran placer. Es poner en un lugar de la ciudad -por el que pasa toda la ciudad- el nombre de una de nuestras escritoras insignia. Y también poder poner hoy en un lugar como ese centro cultural, que tiene una historia particular, una muestra que da cuenta de la lucha de las mujeres y de identidades disidentes en las calles”, sostiene Sonia Tessa, periodista, comunicadora, activista, militante por la defensa de los derechos de las mujeres y en este caso, curadora de Revolucionistas.

Sonia Tessa explica que la muestra está centrada en los movimientos sociales, en cómo las mujeres marcaron el ritmo a través de los años para llegar a este momento histórico: “Como se dice en alguno de los textos: aquellos ríos y en algunos casos arroyos, que alimentaron lo que hoy se ha convertido en una gran marea y hasta en un tsunami”.

El conjunto de las intervenciones responde al cómo hacer en un paso a la acción documentado a través de fotos, recortes de diarios, documentos históricos, y hasta algunas obras de arte.

“Reunimos aquellas acciones que se han hecho desde la sociedad para interpelar a los poderes establecidos. Que en muchos casos han tenido eco desde el Estado, pero que en otros casos han sido desde los movimientos sociales”, agrega Sonia mientras puntualiza que el objetivo de esta apuesta es rescatar historias que hayan sido contadas o no, se ponen en el contexto de un devenir histórico subrayando las historias colectivas por sobre los nombres propios.

“Hoy somos millones las mujeres que nos reconocemos feministas porque buscamos la igualdad, porque cuestionamos este sistema heteropatriarcal. Muchos dicen ‘la revolución de las pibas, de las hijas’ y es así: yo aprendo y me pregunto y me interpelo cotidianamente con la mirada y la militancia feminista de mi hija. Pienso que es grandioso poder ser parte de este momento. Muchas veces pensé que no lo vería”, escribe Mónica Fein, intendenta de Rosario, en un cuidado catálogo de la muestra, del que también participan Laura Pasqualli, Sonia Tessa, Angélica Gorodischer, Morena García, Marta Dillon, Lilian Alba, Ana Pipi Oberlin, Gabby De Cicco, Renata Labrador, Mabel Gabarra, Marilé Di Filippo, Majo Gerez, Andrea Andrés, Claudia Feitas, María Yamile Baclini, Sandra Michelón, Florencia Garat, Taty Almeida, Estela de Carlotto, Mónica Tarducci e H.I.J.A.S. Rosario.

Foto: Guillermo Turin Bootello

Espacios-tiempos de la muestra

En la primera sala, al ingresar al Centro Cultural Angélica Gorodischer, se presenta un diálogo entre pañuelos verdes y blancos, que pone el foco en lo masivo, en las multitudes que hacen que un momento pase a ser histórico. Un dispositivo de imágenes translúcidas cobra fuerza cuando el cuerpo del visitante entra en juego. La marea verde es el territorio común al que abonan estos testimonios gráficos para que crezca algo nuevo.

En la segunda sala se disponen contenidos audiovisuales que tienen a las micro-resistencias como protagonistas. Ex presas políticas y mujeres feministas agrupadas en el colectivo Unidas, inician el debate sobre los temas que en distintos momentos históricos estuvieron al margen de toda agenda. En diálogo con este espacio, se levanta un gran mural de resistencias a las políticas neoliberales de los años´90 y las actuales.

El último salón que toma la muestra es el que refiere a las intersecciones. Lejos de plantear un cierre, está pensado para generar preguntas, evidenciar las ausencias, lo no dicho, los espacios vacíos, el no registro. Los anarquismos, el Rosariazo, la lucha de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y los Encuentros Nacionales de Mujeres son algunos de los hitos del Siglo XX que confluyen en el movimiento feminista hasta llegar a los días de manifestaciones a favor de la legalización del aborto frente al Congreso de la Nación.

La inauguración estará acompañada por la transmisión en vivo del primer programa de la octava temporada de “Juana en el arco” que se emite los viernes de 20 a 21h, por Radio Universidad de Rosario, con la conducción de Virginia Giacosa y Sonia Tessa y en esta oportunidad, contará con la participación de Fernanda Blasco.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios