Policiales

Pelea de bandas en zona norte

Imputaron de 2 homicidios a Berraco, un pibe de La Cerámica

Alan A. fue acusado formalmente por un doble crimen ocurrido en marzo pasado en la zona norte, caso por el cual ya había sido imputado el hijo de la sindicada narco Olga “Tata” Medina.


 

Berraco es amigo de Milton F., hijo de Olga Medina, una sindicada transera de zona norte apodada Tata. Ambos están acusados de participar, junto con otros pibes, en un doble homicidio ocurrido en barrio La Cerámica. Milton fue el primero en presentarse ante la Justicia y ahora cayó, en un control vehicular, Alan Patricio A., a quien le dicen Berraco. Este viernes lo imputaron del doble crimen, además de otros delitos contra la propiedad y una desobediencia judicial. El juez que presidió la audiencia dispuso que el muchacho quede preso por tres meses, mientras avanza la investigación; recién allí se podrá rever la medida cautelar que le impuso.

La noche del 29 de marzo pasado Carlos Gálvez estaba con su hermana en la puerta de su casa en Medrano (al 2700) y Siripa cuando Leandro Sarantonelli, su vecino, se cruzó a charlar un rato. Tomaban una gaseosa cuando dos autos de color gris pasaron por el lugar. Se acercaron a las víctimas y dispararon. La única sobreviviente del ataque pudo contar cómo fue la secuencia y quiénes eran las personas que iban en el auto: Milton, Alan, Sebastián C. y otros dos apodados Pañal y Chupado. Testimonio que se apoyó en otros que contaron algunas secuencias del doble homicidio.

Según la familia Gálvez, la bronca era con ellos. Un tío de Sebastián C. había sido asesinado en la cárcel de Piñero en diciembre pasado, unidad penitenciaria en la que estaban dos miembros de la familia Gálvez. Se dice que uno de ellos estuvo involucrado en el hecho, declaró un testigo. Después de ello Sebastián C. se presentó en la casa de los Gálvez y los amenazó a todos, dijo uno de los integrantes de la familia.

Un día antes del crimen la casa de Carlos había sido baleada. En la misma cuadra, contaron vecinos, el propio Milton F. fue atacado a tiros en noviembre pasado: llegó manejando totalmente ensangrentado al hospital Eva Perón de Baigorria, donde le salvaron la vida. Las históricas diferencias entre ambos grupos ya se habían agravado desde el asesinato de Bladimir Medina, en un after céntrico, en marzo de 2017. Bladi y Héctor Javier Cejuela terminaron muertos cuando fueron atacados a tiros y puntazos en el vip del local, donde además fue herida en una pierna una adolescente de 17 años. Dicen que en el lugar había alguien más, para las pesquisas era Emanuel Sandoval, alias Ema Pimpi, condenado por el atentado contra el entonces gobernador Antonio Bonfatti, en octubre de 2013. Actualmente enfrenta una causa por doble homicidio, aunque acaba de conseguir, junto con su hermano Lucas, prisión domiciliaria monitoreada con pulsera electrónica.

 

Berraco

Alan A., alias Berraco (que en Colombia significa temerario, y es un término popularizado a partir de la serie El Patrón del Mal, que cuenta la vida de Pablo Escobar Gaviria) fue detenido el miércoles en un control vehicular. La moto en la que iba no tenía patente; huyó pero lograron retenerlo en Rafaela al 6100. Además del doble crimen, la fiscal Juliana González le imputó otros hechos. El 9 de agosto de 2017, cerca de las 13, un muchacho veía su celular parado en calle Balcarce cuando un joven en moto se acercó en contramano y le arrebató el aparato. El rodado siguió por la vereda y al llegar a la intersección con Tucumán se topó con una mujer a la que el mismo joven intentó sacarle un bolso. La campera que la víctima llevaba puesta se enganchó con el manubrio de la moto y ambos cayeron al suelo. La gente que estaba en el lugar se fue encima del ladrón y logró retenerlo hasta que llegó la Policía: era Berraco. En el piso además quedó el celular que acababa de arrebatar.

Berraco recuperó la libertad aunque no pasó mucho tiempo para que volviera a estar en problemas con la Policía. El 3 de marzo de este año iba en moto con otro muchacho. La moto no tenía patente y un control policial en Travesía y Juan B. Justo lo detuvo. El dúo paró y Alan se identificó mostrando su documento. La moto tenía pedido de secuestro y al notar el movimiento policial el dúo se dio a la fuga. Se inició una persecución y en un momento los pibes abandonaron la moto y siguieron de a pie. La Policía no logró alcanzarlos, pero a Berraco se le cayó el DNI.

La fiscal sumó los hechos y lo imputó por robo, tentativa de robo y desobediencia. También pidió la prisión preventiva para Berraco y, a pesar del esfuerzo que hizo el defensor oficial Juan Ignacio Basset, el juez Alejandro Negroni admitió la imputación múltiple e impuso una medida cautelar que el imputado deberá cumplir en una unidad carcelaria durante los próximos tres meses.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios