Edición Impresa, Policiales

La víctima fue asesinada el sábado

Imputaron a dos jóvenes por un homicidio en zona oeste

Una puntada debajo de la axila puso fin a la vida de José Luis “indio” Ramos el sábado en Bella Vista Oeste.


Una puntada debajo de la axila puso fin a la vida de José Luis “indio” Ramos el sábado en Bella Vista Oeste. Su presunto homicida fue detenido momentos posteriores al hecho con dos cuchillos ensangrentados mientras que su compinche cayó durante un allanamiento algunas horas después. Ayer, durante una audiencia imputativa, el Chaque, como se conoce a uno de los sospechosos, fue imputado como autor material del homicidio mientras que Nano fue sindicado como partícipe necesario del hecho. Ambos declararon. Nano se desvinculó del crimen y dijo que sólo separó a los contrincantes mientras que Chaque afirmó que su amigo no tenía que ver con el crimen. El juez Hernán Postma, que presidió la audiencia, dictó la prisión preventiva por 60 días para ambos imputados a pedido fiscal.

Lima al 1900 fue el escenario de este hecho de sangre que terminaron con la vida de Ramos. Según la fiscal Georgina Pairola el crimen tuvo lugar la madrugada del sábado cuando el Indio y Chaque tuvieron un encontronazo. En el barrio relataron que Chaque inició la “caravana” el viernes bien temprano y a la tardecita ya estaba pesado y agresivo. En eso se topó con Ramos y tuvo una pelea donde Chaque recibió una tunda. La Fiscalía sostuvo que tras la discusión Chaque y Nano corrieron a la víctima unos metros hasta su casa pero lejos de dejar las cosas ahí, derribaron la puerta que da a un patio delantero donde Chaque apuñaló a Ramos, de 24 años delante del padre de la victima que intentó defenderlo, que también fue lesionado. El testigo aclaró que fue Chaque quien ingresó con un cuchillo en cada mano y mató a su hijo.

Tras escuchar la imputación de homicidio simple Cristian Emanuel P. refirió que era primo de la víctima y que sólo intervino para intentar separarlos porque se pelearon con facas. Mientras que Gustavo S. se limitó a decir que Nano “no estaba en el quilombo”.

Posteriormente la fiscal Pairola solicitó el dictado de la prisión preventiva para ambos acusados al sostener que si bien Cristian P. no fue autor de las puñaladas mortales tuvo una participación necesaria en el crimen. Respecto a este punto, hubo un ida y vuelta entre la fiscal y la defensora oficial Silvana Lamas González respecto a la declaración del padre de la víctima que hasta el momento es el principal testigo del hecho y a su vez víctima de lesiones leves que también fueron achacadas. Aunque el juez Postma sostuvo que la exposición fiscal está sostenida por las evidencias colectadas en este corto plazo de investigación y dictó la prisión preventiva para el dúo por el plazo de ley.

Comentarios