Edición Impresa, Policiales

Investigación

Imputan hoy a los detenidos por el ataque a Tiki Martínez

Fiscalía no adelantó los delitos por los que los acusará en la audiencia. Cayeron por la ropa, similar a la que se vio en el hecho; la Policía busca dar con el arma utilizada, una ametralladora, para cotejar más de 30 vainas recolectadas en el lugar.


Los dos jóvenes de 19 y 20 años sospechados de acribillar el frente del edificio donde vive el dirigente de Newell’s Claudio “Tiki” Martínez y el patrullero que lo custodiaba serán imputados hoy en los Tribunales provinciales por el fiscal José Luis Caterina. La balacera ocurrió anteayer al amanecer en Rodríguez al 1600. Fueron unos 30 disparos de ametralladora descargados desde una moto en movimiento ocupada por dos muchachos, cuyas vestimentas quedaron grabadas en cámaras de seguridad y en la mirada del uniformado que se encontraba dentro del móvil policial. Pero no sus rostros. Los investigadores dijeron que el dúo fue detenido horas después del tiroteo por vestir prendas similares. No obstante, como en su poder sólo secuestraron una pistola de plástico y un cuchillo tipo tramontina, no hay con qué cotejar las tres decenas de vainas recolectadas en el lugar. El provocador ataque generó una cadena de repudios de distintos sectores  y obligó a funcionarios del Ejecutivo a salir a hablar. En concreto, además de las rápidas detenciones que por ahora se sostienen en endebles indicios, se mantiene el patrullaje frente al edificio de Martínez.

Mientras que la Fiscalía se limitó a decir que los pormenores de la pesquisa se conocerán a las 8.30 de hoy en la audiencia imputativa, un investigador dijo a El Ciudadano que la Policía Científica realiza pericias para saber si las 31 vainas recolectadas corresponden al mismo calibre mientras que intentaban dar con el arma utilizada.

“Estos grupos tiene su logística. Seguro coordinaron en el camino el descarte del arma”, aseguró al ser consultado por la detención de dos muchachos con una réplica de plástico. “Los elementos recolectados nos hacen pensar que los detenidos son los autores. Aún no se hizo el dermotest y nos falta encontrar la metra”, concluyó el detective.

El ataque del domingo fue el tercero en un mes contra el dirigente de Newell’s en el marco de la sangrienta interna por el liderazgo de la barra leprosa. La noche del 4 de agosto pasado la tranquilidad de calle Rodríguez entre Montevideo y Pellegrini se vio interrumpida cuando se escucharon siete disparos. Desde este ataque, se dispuso la custodia policial permanente en la entrada del edificio pero, días más tarde, hubo un confuso episodio en el mismo lugar cuando el uniformado que estaba de turno dijo que algunos hombres que iban en auto lo amenazaron.

La investigación judicial la lleva el fiscal José Luis Caterina, quien trabaja con la colaboración de su par Verónica Caini. Los detenidos fueron identificados como Brian Sergio S., de 19 años, y Sebastián Ezequiel R., de 20. Fueron apresados dos horas después de la balacera en Cusco al 1400, una cortada de zona sur.

El ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro dijo en conferencia de prensa que balear un patrullero es “un desafío al Estado y vamos a demostrar que tenemos más poder que ellos”. En relación al móvil de la balacera dijo que va más allá de Martínez: “Esta reacción es porque los violentos están incómodos, molestos, por el trabajo de este Ministerio, pero vamos a ir a fondo con esto”.

Por su parte Tiki Martínez dijo en declaraciones radiales: “Ayer balearon el edificio del fiscal Baclini y el móvil que está frente a mi domicilio de custodia. Pobre el personal policial, que pasó un momento muy feo”. El dirigente asumió no estar pasándola bien y aclaró que no quería salir en los medios.

Arrestados

El hijo de Coto, uno de los hombres que disputa el liderazgo del paravalanchas leproso, fue detenido ayer en Granadero Baigorria en el marco de una espectacular persecución policial que terminó cuando el joven, de 19 años, y su acompañante de 18, perdieron el control del vehículo y chocaron contra el paredón del Cementerio. Fuentes policiales dijeron que los jóvenes conducían un Peugeot 407 negro que había sido robado en una entradera el jueves pasado. Y que al recibir la voz de alto por parte del Comando Radioeléctrico iniciaron una acalorada fuga por toda la ciudad que terminó a las tres de la tarde en el Cementerio. Ambos quedaron detenidos en la seccional 24ª por orden del fiscal  de Flagrancia Fernando Sosa. Fueron identificados como Martín Marcelo M. y Pablo Joel R. y en las próximas horas serán imputados.

Comentarios