Policiales

Barrio Stella Maris

Imputan a dos sospechosos en la causa por el crimen de Matías Oroño

Al joven lo mataron transeros en Nazca y Acevedo, el pasado 18 de septiembre. Tenía consumos problemáticos de drogas y una pequeña deuda. "Vos pagá lo que debés y dejate de joder", le dijeron, y le pegaron cinco balazos. Su familia reclama justicia. El viernes detuvieron a un hombre y una mujer


Postal de uno de los pedidos de justicia por Mati Oroño.

Un hombre de 30 años y una mujer de 38 fueron detenidos este viernes al cabo de cinco allanamientos en la zona noroeste por la causa de un homicidio cometido en septiembre. La fiscal Georgina Pairola prevé acusarlos este domingo por la mañana, en principio por el delito de encubrimiento, adelantaron fuentes judiciales.

A Matías Oroño lo asesinaron el pasado 18 de septiempre en Nazca y Acevedo, barrio Stella Maris. Los investigadores señalaron que la víctima fue abordada por dos hombres en una moto tipo enduro de color claro, desde la cual le efectuaron detonaciones y luego se dieron a la fuga.

La madre de Matías relató a los investigadores que estaba en su domicilio –cerca del lugar del crimen, en calle Maradona al 1000 bis– cuando llamaron a la puerta para avisarle que su hijo estaba tirado en un pasillo con heridas de bala.

Junto con el padre del joven, que vive también en la zona –Génova al 8600–, llegó hasta el lugar del ataque y trasladaron al muchacho hasta el hospital de emergencias. En primera instancia Oroño ingresó al Heca, donde diagnosticaron que tenía heridas de arma de fuego múltiples en brazo izquierdo, zona lumbar parte baja lado izquierdo, zona inguinal, miembro inferior derecho y miembro superior izquierdo. Los médicos no pudieron salvarlo y comunicaron su fallecimiento a las 4.42.

“Mi hermano pudo haber sido un buen jugador de fútbol, pero la droga lo perdió. Hace 8 meses que estaba en rehabilitación”. Una de las hermanas de Matías relató los últimos minutos en la vida del muchacho. Era el único varón y el más joven de cuatro hermanos. “Salió a buscar droga. No tenía plata. Fue a que le fiaran. Él no era de drogarse y quedar tirado. Venía y se quedaba en la casa. Se ve que el que vendía no le quiso fiar, llamó a los que lo protegen y llegaron dos en moto: «Vos pagá lo que debés y dejate de joder», le dijeron, y le pegaron cinco balazos. Herido corrió dos cuadras y cayó agonizante a la vuelta de mi casa. Lo llevamos al Heca, pero no pudieron hacer nada”, relató la mujer en redes sociales.

Desde entonces los pedidos de justicia de familiares, allegados y amigos surgieron en las redes sociales bajo el hashtag #justiciapormatioroño.

“Él era Mati, mi hermano, un pibe que quiso salir de donde estaba, un pibe que quería cambiar porque siempre se internaba para poder salir, ¡jamás dijo que no! Pero la maldita droga le ganaba y se escapaba. Él era Mati una persona que quería cambiar y que pensaba en un futuro. ¡No tenía problema con nadie, solo con la maldita droga y me lo mataron! Mataron a una excelente persona , una persona que terminó la escuela, con título, una persona que se levantaba todos los días a las 5 de la mañana para ir a trabajar, un buen jugador de fútbol, un buen tío, un buen hermano, un buen hijo!”, fue el desolador mensaje de una de sus hermanas.

También familiares pidieron la ayuda del barrio para que saber qué ocurrió esa noche. “A la gente del barrio les digo no se callen por miedo, se tiene que hacer justicia. ¡A todos esos que estaban alrededor de Matías cuando él tenía plata, a esos les digo que tarde o temprano todo se va a saber, por más que se callen y encubran a los asesinos, porque lo que están haciendo al quedarse callados es eso!”.

La causa se ventilará este domingo cuando la fiscal Georgina Pairola impute a Pablo Alejandro S., de 38 y a Patricio “Pato” V., de 30, por el delito de encubrimiento, dijeron fuentes del caso, aunque habrá que esperar la audiencia para conocer la tipificación legal.

Ambos fueron detenidos en el marco de cinco allanamientos por la División Homicidios de la AIC, en Franklin al 7900 y Tarragona; Acevedo al 1200 bis y Colombia 900 bis, confiaron voceros de esa fuerza. Los agentes, junto con los grupos de irrupción, incautaron 21 proyectiles intactos calibre 45 junto a documentación de interés para la causa; cuatro celulares, siete cartuchos de escopeta calibre 16, un cartucho calibre 40, un cargador aparentemente de carabina, 3600 pesos, dos balanzas de precisión y dos bolsas con cocaína.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Le fiabas y porque te debía unos malditos 500 pesos lo mandaste a matar?, escribió en Facebook una hermana de Matías, unas palabras dedicadas a la detenida.

Comentarios