Policiales

San Martín al 3900

Imputan a detenido por secuestro virtual

Maximiliano S., de 32 años, quedó en prisión preventiva acusado por extorsión. Se investiga quiénes son los cómplices del que buscó dinero por un rescate


El hombre de 32 años detenido en la madrugada de anteayer cuando retiró la bolsa con el dinero de un secuestro virtual en San Martín al 3900 quedó imputado ayer como coautor de extorsión en grado de tentativa, y permanecerá en prisión preventiva efectiva por el plazo de ley. Los investigadores buscan al menos a dos cómplices.

En las primeras horas del viernes, un matrimonio se despertó con un llamado al teléfono fijo de su vivienda de San Martín al 3900. Eran casi las 2 y a la preocupación de recibir una comunicación a esa hora se sumó que del otro lado de la línea una voz les avisó que tenían secuestrado a un familiar. De fondo, las víctimas del ardid escucharon gritos y llantos del falso cautivo.

Por suerte, la pareja logró traspasar la sorpresa y uno de ellos llamó al 911 mientras el otro negociaba el rescate y la forma de entregar el dinero para que liberaran a su familiar. Acordaron que pagarían los 20 mil pesos que les pedían y que a la hora pautada los iban a poner en una bolsa que tirarían por el balcón.

Para ese momento, personal de Comando Radioeléctrico ya estaba en la vivienda. Los uniformados dispusieron un operativo y aconsejaron seguir los pasos que habían pactado con los falsos secuestradores.

El matrimonio, ambos de 41 años, atendió las indicaciones. Pusieron una papa en una bolsa y la arrojaron por el balcón. Pasaron unos segundos y la cámara de monitoreo que está en San Martín y Doctor Riva grabó la secuencia: un hombre subió a la vereda de San Martín al 3900 en una Yamaha 125, se estacionó a la altura del balcón y agarró la bolsa. Capturado de inmediato, el motociclista fue identificado como Maximiliano S., de 32 años.

La causa originalmente quedó a cargo del fiscal de la Unidad de Flagrancia César Cabrera, y ayer por la mañana el detenido tuvo la audiencia imputativa, donde quedó formalmente acusado del delito por extorsión en grado de tentativa en calidad de coautor por el magistrado Pablo Pinto, quien le dictó prisión preventiva.

Voceros judiciales indicaron que en el secuestro virtual participaron por lo menos otros dos cómplices, por lo que la investigación para encontrarlos quedó a cargo del fiscal de la Unidad de Investigación y Juicio, Nicolás Foppiani.

 

Caen dos con autos robados

Un joven de 21 años y un hombre de 33 fueron detenidos ayer cuando conducían los dos autos robados el 27 de abril pasado al dueño de una concesionaria de Uriburu al 1100. Ese día tres asaltantes redujeron al dueño y se llevaron 250 mil pesos, mil dólares y dos vehículos: un Peugeot 207 y un Volvo. El caso quedó a cargo de la fiscal Valeria Haurigot.

El asalto ocurrió dos semanas atrás cuando tres hombres se presentaron a las 16.30 en una concesionaria de Uriburu al 1100. Uno de ellos dijo estar interesado en un Peugeot 207 y el propietario los dejó entrar. Una vez en el interior, los falsos clientes sacaron tres pistolas calibre 9 milímetros, amenazaron de muerte al dueño y le exigieron que entregara todo el dinero que tenía junto a las llaves del 207 y las de un Volvo. Una vez que la víctima les dio todo lo que tenía, la encerraron y huyeron con el botín: 250 mil pesos, mil dólares y los dos autos, explicaron las fuentes del caso.

La pesquisa quedó a cargo de la fiscal Valeria Haurigot, quien dio intervención a la Policía de Investigaciones (PDI).
En ese marco, la PDI con colaboración de Comando Radioeléctrico se encontraron anteanoche a dos automovilistas al volante de los autos robados. Estaban estacionados en Caracas 2750. Los detenidos fueron identificados como Cristian E., de 21 años, y Abraham E., de 33, quienes serán imputados en los próximos días, informaron fuentes policiales.

 

Se fugó el lunes; cayó el viernes

Un joven de 20 años volvió a ser detenido anteayer tras protagonizar una insólita fuga del edificio de la Jefatura de Policía de Rosario, en Ovidio Lagos al 5200. La fiscal de Corrupción y Violencia Institucional, Karina Bartocci, ordenó que se notificara al detenido, que fue arrestado por presunta tentativa de robo, que ahora afronta también el delito de evasión, y ordenó al personal de la División Judiciales que no realicen medidas sobre el personal policial que estaba al momento de la fuga.

El lunes pasado a las 18.30, Walter M., de 20 años, llegó en un patrullero de la comisaría 18ª al edificio de la Jefatura de Policía de Rosario. Los uniformados tenían que finalizar los trámites de reidentificación del detenido, quien estaba sospechado por el delito de tentativa de robo calificado agravada por la participación de un menor, investigación a cargo de la fiscal Ana Milicic.

La audiencia imputativa estaba prevista para el mediodía siguiente, pero, en un descuido de los policías, el muchacho abrió la puerta del patrullero, salió corriendo por las calles internas que tiene el predio, llegó hasta uno de los muros de la Jefatura, lo saltó y se perdió de vista, según la versión policial.

Este viernes cerca de las 15, policías que hacían recorridos por barrio San Francisquito advirtieron la presencia de un joven con las mismas características del evadido en un pasillo de Lavalle y Gaboto. Al ver a los uniformados Walter intentó, de nuevo, escapar a la carrera del lugar, pero esta vez fue detenido. Al lugar llegó su hermana de 33 años, quien lo acompañó hasta la oficina de la División Judiciales. En una consulta, la fiscal Milicic dispuso que los policías den aviso a la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) para que reprogramen la audiencia imputativa por la tentativa de robo.

En tanto, la fiscal Bartocci ordenó que el joven sea informado de la causa por el delito de evasión, mientras que solicitó que no se les realicen medidas a los empleados policiales involucrados en la fuga.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.