Edición Impresa, Política

Producción

Importación: se suma alerta por alimentos

Se quintuplicó ingreso de frutilla de China y Marruecos. Grave para productores. El ministro Contigiani dijo que amenaza la producción de Coronda.


El ministro de la Producción de la provincia, Luis Contigiani, volvió a referirse ayer al incremento de las importaciones y su impacto negativo en la actividad económica provincial. En especial, esta vez remarcó el ingreso de alimentos, rubro que a principios de año no estaba entre los clásicos amenazados por la apertura de importaciones como pueden ser textiles, calzados o línea blanca. El ministro hizo especial mención al caso de las frutillas, una producción regional tradicional y fuerte de la zona de Coronda, que es un buen ejemplo de cómo se utiliza el ingreso del exterior para pisarle el precio a los productores. Y si el lector cree que esto puede ayudar a bajar precios comprobará el yerro al conocer el aumento de un frasco de mermelada de frutilla.

“Lo que nos preocupa ahora, y tal vez sea el próximo informe del Observatorio de Importaciones que presentemos, es el tema de alimentos. Están ingresando muchas importaciones de alimentos. El caso de la frutilla, que hemos planteado en estos días. De 23 toneladas en 2015 pasamos a 110 ó 120 toneladas en lo que va del año. Vienen de diferentes países, algunos increíbles, sabiendo que Santa Fe tiene una región como Coronda, que tiene una de las economías regionales más importantes”, dijo Contigiani ayer. Según explicaron, la frutilla ingresa al país desde China y Marruecos.

La frutilla que ingresa congelada de China y Marruecos está destinada a la elaboración de pulpa para productos como mermelada, gelatina, helados, entre otros.

En la zona de Coronda, en tanto, desde junio a fines de agosto se produce frutilla para consumir como fruta. Desde septiembre hasta diciembre se cosecha la provisión a la industria. En total, son 8 millones de kilos por cosecha anual.

En 2015, los productores vendieron la frutilla a 12 pesos el kilo. La proyección, mediando inflación, menor producción por inundaciones, entre otras variables, era de 18 pesos para 2016.

Sin embargo, la apertura de importaciones modificó el escenario. Mientras en 2015 el precio internacional giraba en torno a u$s1,5 hoy bajó a 0,75. Esto implica que la industria tiene la opción de proveerse de materia prima de afuera sin regulación a 10 pesos, con lo cual presiona a la baja la negociación del precio con unos 200 productores de Coronda. Mientras, el precio de un frasco de mermelada de marca líder en el súper, según la Secretaría de Comercio Interior de la provincia, aumentó 40% entre agosto de 2015 y julio de 2016. Puede deducirse que “el ahorro” no fue en beneficio del bolsillo del consumidor sino que quedó en el eslabón industrial y/o comercial de la cadena.

Entre otros alimentos afectados por la suba de las importaciones, el ministro nombró el ingreso de zanahorias al país, provenientes en su mayoría de China y Brasil: “Nosotros tenemos una importante producción de zanahorias en la zona costera del centro de la provincia, en Helvecia, y sin embargo están ingresando importaciones”. Aquí el aumento es sideral: pasó de unos 8 mil a 7 millones de kilos. La salvedad es que se requiere estudiar más en detalle los números porque el ingreso desde el exterior también vino a suplir los graves daños que sufrió la producción de hortalizas por las inundaciones en la zona Litoral.

Contigiani se mostró preocupado por las consecuencias que tendrá en la producción regional el crecimiento de las importaciones de alimentos y volvió a remarcar que esta situación se agrava en un panorama recesivo y de incremento de costos: “Las importaciones de estos productos generan un desequilibrio que puede afectar a la producción regional. Esta es una variable más. Siempre insisto con esto. Las importaciones no son la única variable. Menor venta, mayor costo de producción e importaciones, ponen al entramado industrial y a las economías regionales en una situación complicada”.

Comentarios