Edición Impresa, Espectáculos

Recital en Metropolitano

Illya Kuryaki: despliegue de swing frenético y sensual

Con rap, funk y soul, IKV puso en evidencia su emotiva máquina sonora.


Treinta minutos después de la hora anunciada para el inicio del show, y luego de que Indios, la banda local telonera, mostrara sus virtudes y certificara su movimiento en ascenso, Emmanuel Horvilleur y Dante Spinetta arrancaron el motor de su máquina sonora para mostrar a los rosarinos presentes en el salón Metropolitano, los temas de L.H.O.N. (La humanidad o nosotros) y reversionar, en clave actualizada, algunos de sus hits.

Con esa banda enérgica y sustancial que los acompaña en vivo y con una puesta donde destacaron pantallas de leds rectangulares cruzando el escenario a lo largo, los IKV, como se los nombra ahora a los antes Illya Kuryaki, abrieron la noche con “Aleluya”, primer tema del disco, en donde campea un groove de bajo acicateado por los vientos (saxo y trompeta) y las voces de ambos poniendo de relieve la simbiosis contrastada que los caracteriza: el falsete contenido de Horvilleur y el rapeo áspero de Spinetta suenan ya como una marca en el orillo. Funk, rap y rock son la esencia de las canciones de L.H.O.N. pero durante el show el soul psicodélico pareció tener un lugar privilegiado poniendo en evidencia un swing magnético que irradió al campo haciendo mover al público hasta la última estrofa del último tema.

Más que en la búsqueda de nuevos sonidos, la evolución de IKV puede verse en cierto refinamiento rítmico para rescatar aquellos puntos altos de sus raíces, la estructura musical que los envuelve, y lo hacen además volviendo a descargar su sensual energía emocional sobre el escenario, desplegada con tal jadeante fluidez, que se torna en elemento hipnotizador.

Esa es, sobre todas las otras cosas, la comunicación que Dante y Emma buscan privilegiar con su público, aceptada y festejada como si fuera la primera vez luego del “…gracias hermanos…” con que Dante cierra cada uno de los temas. Sin descuidar el frenesí funkero, “Gallo negro” se adentró en la salsa, recuperada poco después hacia otros confines por los teclados; Notas leves y ascendentes marcaron “Hombre libre”, con Dante ensayando un spanglish con algo de absurdo y un estribillo declarando “…en mi última cena quiero el flujo de esa mujer…”.

Casi toda la lírica de los temas que sonaron en el Metropolitano tiene un tono triunfal, de celebración, situando a estos músicos bien cerca del despliegue del amor erótico, como cuando cantan “…Y si te lastimé…fue con la flecha que a Cupido le robé…” en la cadenciosa balada “Los ángeles”.

Los plásticos movimientos danzantes de Horvilleur lo afirmaban mientras cabalgaba sobre el soporte funky que la banda sabe cómo llevar hasta sus últimas consecuencias. Las palmas también se batieron a conciencia arengadas por un “…Rosario, manos arriba…” y allí nomás Dante clavó cortos solos de guitarra, tremendos y afilados, influenciado vaya a saber por qué sesión de estudio de su padre.

Como revival, algo enrarecidas por la impronta soul que adoptaron, sonarían “Chaco” y “En el reino (La hija de la esgrima)”, ya parte de una experiencia musical que ahora lucía más compleja. La base se abroquelaba tras el rapeo y dosificaba la bruma funk instando a coquetear con otra dimensión cuando era abastecida por las leyes melódicas de los teclados. Pero la verdadera corriente eléctrica, el swing, estaría en la constante convocatoria del dúo al público: a batir palmas, a saltar, a corear, promoviendo una sinergia que alimentó a los juglares mientras sus cuerpos acechaban en un imaginativo contoneo explícito.

Los suspiros de las damas terminaron conformando un aura físico donde bailar las canciones era entrar en combustión con la exuberancia de esas escenas. Pasó con “Ritmo mezcal” y “África”, donde la base de bajo y teclados remitieron a George Clinton; luego con el trip hop de “Espantapájaros”, y se perpetuaría en “Futuro”, cociendo a fuego rápido las estrofas para machacar en impulsivos grooves toda la polenta con la que este dúo vuelve el vivo tan fiestero como virtuoso.

Comentarios