Ciudad, Edición Impresa

Diversidad

“Hay tantos tipos de familia como personas en el mundo”

Un texto cuenta cómo es la vida en un hogar homoparental desde la visión de un niño, e invita a reflexionar y participar.


Hace seis años Ignacio Floridi y Nicolás Laffatigue se casaron. Ambos viven en Buenos Aires pero hace tres años adoptaron en Rosario a Tiago, quien entonces tenía seis meses. Así, se convirtieron en una de las primeras parejas masculinas en tener un hijo luego de la aprobación de la ley de Matrimonio igualitario en 2010. Si bien aseguran que los maravilló el hecho de ser padres, por otro lado confiesan que los conmovió a tal punto de ponerse a trabajar para contribuir en la aceptación y entendimiento por parte de la sociedad de “otras formas de familia”, las que para muchos todavía siguen siendo un tabú. Nacho –como lo llaman sus amigos– escribió el libro infantil ”Mis dos papás”, que se presentó recientemente en la ciudad, y que cuenta, desde la visión de un niño, cómo es la vida en su hogar, invitando también a otros pequeños lectores a que lo hagan.

—¿Cuál fue el disparador de este libro?

—Teníamos que ver representada en algún lado a nuestra familia. Nosotros fuimos unas de las primeras parejas que fuimos papás y nos fuimos dando cuenta de que al respecto no hay bibliografía, cuentos, canciones o libros que relaten las historias de una familia formada por dos papás. La verdad es que eso no pesaba bastante porque no había un contexto generado y lo teníamos que ir haciendo nosotros paso a paso. En ese contexto, Tiago empezó el jardín de infantes y ahí aún más sentimos la necesidad de tener un libro. Recorrimos librerías, ferias, jugueterías y no había nada. Después de una reunión que tuvimos con las maestras del jardín dijimos que si no había nada hecho, había que crearlo, y así lo hicimos.

—No sos escritor, ¿cómo fue la construcción de Mis dos papás?

—Empecé a pensar con mucho entusiasmo cómo hacerlo, luego fui escribiendo los textos y una ilustradora hizo los dibujos a mano, pintados a acuarela. Es un libro muy sencillo contado desde la perspectiva de un niño que relata sobre su familia que está formada por dos papás. Además, invita al lector a contar cómo es su familia. En la última página del libro hay un lugar en blanco con la pregunta: ‘¿Y tu familia, cómo es?’. De esta manera los chicos pueden dibujar o escribir allí para mostrar también un poco la idea de que hay tantas familias como personas hay en el mundo.

—¿Tienen pensado que este libro sea usado en las aulas?

—Estamos trabajando en un proyecto sobre eso. De hecho, la presentación que hicimos en Rosario fue tan exitosa que de allí surgieron varias ideas y una de ellas es que “Mis dos papás” pueda trabajarse en los jardines de infantes y en las escuelas primarias, incluso que esté en las bibliotecas. Creo que es algo que puede transformar.

—Como un disparador para el entendimiento…

—Sï, justamente en el jardín de Tiago lo presentamos con todos sus amigos y se pusieron a leer y a dibujar. También llevamos el libro a otros jardines y tuvo mucha aceptación, en especial por parte de los docentes que pensaron en cómo trabajar esta propuesta para ayudar a los demás chicos a que puedan conocer este tipo de familias que no son, otra cosa, que una familia más.

—¿Cómo recibió a Tiago la comunidad educativa?

—¡Muy bien!, tanto en el jardín maternal al que fue primero como al que está yendo actualmente. Las autoridades lo tomaron también como un desafío porque no habían tenido otros casos como el nuestro y debieron modificar algunas costumbres como canciones o formas de dirigirse a los chicos. Fue realmente un aprendizaje súper interesante para nosotros y creo que también para las instituciones que nos acompañaron en este camino.

—¿Cómo llevan la paternidad?

—Mil puntos. Estamos felices, nunca pensamos que un hijo nos iba a generar todas estas cosas tan fuertes que te provoca el hecho de ser papá. Es un caminar hermoso. Nos acompañamos mucho entre nosotros y además tenemos una numerosa familia que también nos acompaña en este camino: abuelas, tíos, tías. No estamos solos, tenemos todo un aparato familiar que nos apoya y apoyó desde el principio.

—¿En general, creés que hubo cambios en la mentalidad de la gente tras la aprobación de la ley de Matrimonio igualitario?

—Sí, cambió muchísimo. Ya el hecho de que se considere a la familia homoparental como una más es un cambio enorme. Creo también que culturalmente y socialmente todos nos tenemos que adaptar. Ya está la ley, aunque hay familias formadas por dos mamás o dos papás que ya existían desde antes, la legalidad nos vino a dar visibilidad y eso nos pone a todos en un lugar que obliga a que nadie pueda negarnos.

Homenaje a Carlos Jáuregui en la ciudad

En homenaje a Carlos Jáuregui, fallecido en 1996 y quien fuera uno de los fundadores de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) y Gays por los Derechos Civiles, se descubrirá hoy a la 9 un mural en la casa LGBTI en Rosario, de Córdoba 3650.

La inauguración de la obra que se conocerá hoy es sólo una de las numerosas actividades que se vienen llevando a cabo desde el fin de semana pasado en la ciudad, con motivo de cumplirse 20 años del fallecimiento de quien es considerado uno de los referentes más importantes en la lucha por los derechos de la comunidad homosexual en el país.

Jáuregui presidió la CHA hasta 1984, más tarde fundó la Asociación Gays por los Derechos Civiles y en 1992 encabezó la primera marcha del Orgullo Gay Lésbico en la Ciudad de Buenos Aires (Caba). Basó gran parte de su activismo en la búsqueda de visibilidad mediática y la política de «darse a conocer», por lo cual escribió en diarios y participó en programas de televisión. En la actualidad una plaza en el barrio porteño de Constitución lleva su nombre y el 20 de agosto, día de su muerte, fue declarado Día del Activismo por la Diversidad Sexual.

Comentarios