Mundo

Cumbre antiabusos

Iglesia: los sacerdotes abusadores deben rendir cuentas ante la Justicia civil

El Vaticano endurece su posición sobre los religiosos pedófilos. “El abuso sexual de menores y otras personas vulnerables no solo viola la ley divina y eclesiástica, sino que también es un comportamiento criminal público”, denunció el arzobispo de Bombay


Los 190 representantes de la Iglesia católica que participan de la cumbre antiabusos que se desarrolla en el Vaticano dedicaron el segundo día de trabajo a pensar caminos para que los sacerdotes abusadores “rindan cuentas” ante la Justicia civil y a los tribunales eclesiásticos y evaluaron crear una “Task Force” (grupo de trabajo) dentro de la Iglesia con canonistas y psicólogos para ayudar a las víctimas y orientar a los obispos.

Los presidentes de las conferencias episcopales pusieron sobre la mesa algunas medidas concretas, como la posible creación del “cuerpo especial” que actuaría en los países donde se registren casos de abusos, en una jornada que volvió a contar con la presencia del papa Francisco en todas las sesiones de trabajo.

“Hay algunas conferencias episcopales con mucha experiencia, que se ocupan del tema de los abusos hace años, y es en esa dirección que se habla de la posibilidad de que se forme una suerte de «Task Force»“, dijo a Télam el moderador de la cumbre Federico Lombardi sobre la novedad.
Según Lombardi, el equipo vaticano podría estar integrado por “expertos y canonistas, junto a psicólogos, que se ocupen de cómo estar junto a las víctimas para que los obispos se sientan acompañados, y de cómo formular líneas guías, tratar casos de abusos y dar todo tipo de ayudas”.

Al iniciar la jornada de trabajo, el cardenal indio Oswald Gracias reclamó a su vez que los miembros de la Iglesia culpables de abusos sexuales “tienen la obligación de rendir cuentas ante las autoridades civiles”.

“Aquellos que son culpables de un comportamiento criminal, tienen la obligación de rendir cuentas ante las autoridades civiles por dicho comportamiento”, planteó Gracias, arzobispo de Bombay.

De cara a los 114 presidentes de conferencias episcopales, entre ellos el argentino Oscar Ojea, Gracias expresó que “tenemos responsabilidad y obligación de rendir cuentas. Extendemos nuestra preocupación más allá de nuestra Iglesia local para abarcar a todas las iglesias con las que estamos en comunión”.

“El abuso sexual de menores y otras personas vulnerables no solo viola la ley divina y eclesiástica, sino que también es un comportamiento criminal público”, denunció.

Tras el representante asiático, el arzobispo de Chicago, Blase Cupich, presentó una serie de propuestas para mejorar la “rendición de cuentas” de los sacerdotes acusados de abusos sexuales, entre ellas la posibilidad de establecer líneas telefónicas y páginas web “para recibir y transmitir las acusaciones”.

Para el prefecto de Comunicación del Vaticano, Paolo Ruffini, otro eje central fue el pedido de los 190 participantes para que “la sexualidad no sea un tema tabú” en los cursos de formación a seminaristas.

Por otro lado, también tomó fuerza la idea de un “vademecum” con instrucciones para actuar en casos de denuncias de abusos sexuales por parte de miembros del clero, confirmó Ruffini en diálogo con la prensa.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios