Ciudad, Edición Impresa

Un cogollo que sirva para la salud

Hubo jornada sobre marihuana medicinal en Medicina

Se realizó ayer en la Facultad de Medicina una inédito encuentro para debatir sobre el uso médico del cannabis. Participaron legisladores de los tres niveles del Estado, médicos, especialistas y asociaciones de cultivadores.


La Facultad de Ciencias Médicas se transformó ayer en un escenario para una inédita actividad sobre el uso medicinal de la marihuana y otras variedades de cannabis en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario. Legisladores nacionales y provinciales, concejales, investigadores, médicos, especialistas y miembros de asociaciones civiles que abordan la temática expusieron durante el encuentro, que fue organizado por los diputados nacionales Eduardo Seminara y Carolina Gaillard.

La actividad estuvo combinada en tres paneles: en el primero se habló sobre la situación legislativa en el país y políticas de Salud Pública a cargo de las diputadas Gaillard –presidenta de la Comisión de Salud y Acción Social de la Camara baja– y Diana Conti, ambas del Frente para la Victoria. Además participaron el diputado provincial Leandro Busatto y la concejala Norma López.

El segundo panel abrió dedicado al uso del cannabis con fines terapéuticos y medicinales desde una óptica científica. De la mesa participó el propio decano de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas, Esteban Serra, junto a la investigadora del Conicet María Rosana Ramírez, y Mercedes Salamano, del Área de Farmacia Asistencial de la casa de estudios de la UNR.

El último estuvo integrado por miembros de asociaciones civiles, tanto de cultivadores como de conocimiento asociado y la tradición cultural que acompaña desde tiempos inmemoriales a la ahora perseguida planta. Entre ellos Pablo Ascolani, de la Asociación Rosarina de Estudios Culturales; Valeria Salech, presidenta de Mamá Cultiva Argentina, y Diego Nutter, miembro de Cannabis Medicinal Argentina.

Además de integrar el panel, la  concejala López –del FPV-PJ– también presentó durante la jornada la iniciativa que ingresó al cuerpo legislativo local para solicitar que se incorpore al sistema de Salud Pública de Rosario la cobertura de los medicamentos a base de extracto de cannabis medicinal para el tratamiento de síndrome de Dravet, para distintos tipos de epilepsia, de autismo, y muchas otras patologías, incluidas algunas de las llamadas “enfermedades raras” que se consideren pertinentes por la autoridad de la aplicación.

“Debemos trabajar en pos no sólo del cuidado de la salud, sino también que sea el Estado el que garantice el acceso seguro de esta terapia medicinal. La Municipalidad de Rosario debe ser pionera en el tratamiento de esta temática y no sólo brindar cobertura de tratamiento sino también promover la investigación y desarrollo científico para aplicarlo a la salud pública”, destacó López.

La concejala recordó que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica autorizó en febrero pasado la importación de aceite de cannabis para cinco pacientes que sufren de epilepsia refractaria, en lo que fue considerada como una resolución inédita para el país.

“Es imposible no dar esta discusión sin la comunidad científica para la investigación y producción. Por otro lado, la política es la que tiene que liderar las políticas de salud (la producción del aceite) e incorporarlas a las coberturas, y por último, escuchar al ciudadano que es el que lo necesita”, especificó.

Y concluyó: “Debemos salir de los sesgos y de los preconceptos lógicos para evaluar objetivamente una herramienta terapéutica. No se puede basar la crítica en la falta de evidencia científica sin impulsar a que investigadores, docentes o médicos sean generadores de evidencia y no paralizarse ante la falta de análisis”.

En busca de una ley diferente

El diputado Busatto presentó a fines de septiembre en la Legislatura santafesina un proyecto para incorporar al vademécum de la Salud Pública de la provincia el “Charlote’s Web” o aceite de canabbis, para el tratamiento del síndrome de Dravet y para toda otra patología que considere la autoridad de aplicación, que sería la autoridad sanitaria.

La iniciativa establece la cobertura integral por parte del Instituto Autárquico de Obras Sociales –Iapos- de tratamientos alternativos para el síndrome de Dravet y de las patologías autorizadas por el Ministerio de Salud provincial que pueden ser tratadas con aceite de cannabis, incluidas situaciones terminales donde se usa para menguar el dolor.

El debate ya tiene una vanguardia: la provincia de Chubut, bajo la ley N° 588, sancionada en agosto pasado, incorporó cannabis al va-demécum de la Salud Pública local para distintos males.

Remedio ancestral

El aceite de cannabis es una medicina complementaria a los tratamientos convencionales, que se obtiene de la especie cannabis sativa, y que genera “importante y significativo alivio y mejora en la calidad de vida de muchos pacientes”. La planta, sagrada para antiguas culturas, contiene más de 100 principios activos, entre ellos 60 cannabinoides. El cannabidol (CBD), en particular ha sido usado con mucho éxito para disminuir las convulsiones epilépticas en niños.

Comentarios