El Hincha

Básquet

Hubo fiesta con las estrellas de la Liga

El equipo Blanco ganó el partido. Cerminato las volcadas, Buendía los triples y el elenco del Chapu las habilidades.


A 30 años de su primera edición, el básquetbol argentino tuvo el domingo su noche de magia y diversión con el Juego de las Estrellas, que reunió a toda la familia de la pelota naranja en el Polideportivo de San Lorenzo y tuvo la participación de figuras como Andrés “Chapu” Nocioni o Facundo Campazzo.

El comienzo de la jornada festiva estuvo dedicada al recuerdo de aquella primera edición, realizada en el Súper Domo de Mar del Plata en 1988 y en la que se habían destacado jugadores como Luis Villar, Esteban Pérez, Raúl Merlo y Carlos Raffaelli, entre otros. Para encender a las tribunas, la previa del partido tuvo los clásicos desafíos frente al aro.

En la Carrera de Habilidades, el equipo Rojo, integrado por Andrés “Chapu” Nocioni, Nicolás de los Santos y Sofía Castillo, se coronó campeón con un tiempo 51 segundos.

Luego, en un duelo muy parejo, Manuel Buendia obtuvo el Torneo de Triples frente Lucio Redivo, que no pudo defender el título: tras un doble empate, ganó con 6 puntos contra 5. “Venimos todos a pasarla bien, estoy contento por haber ganado. Se ganó y estoy contento. Le agradezco a todos por esta fiesta”, expresó el jugador de Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia.

Más tarde, las chirriantes zapatillas tomaron el protagonismo cuando la pelota naranja pasó de mano en mano en el partido entre el equipo Negro y el Blanco. La camiseta clara fue defendida por Nicolás de los Santos, Paolo Quinteros, Adrián Boccia, Gabriel Deck, Ignacio Alessio, Facundo Campazzo, Juan Pablo Cantero, Leonel Schattmann, Bruno Barovero, Pablo Espinoza, Walter Herrmann, y Martín Leiva, bajo la batuta de Sebastián González en el banco.

En tanto, la casaca oscura fue vestida por Maximiliano Stanic, Eric Flor, Franco Giorgetti, Nicolás Romano, Roberto Acuña, Nicolás Laprovittola, José Vildoza, Luca Vildoza, Lucio Redivo, Máximo Fjellerup, Javier Saiz y Héctor Martirena, con Guillermo Narvarte como técnico.

Entre risas, volcadas, triples y dobles, el básquetbol argentino mostró su faceta descontracturada para deleitar a todos los espectadores que colmaron el Polideportivo Roberto Pando de San Lorenzo.

Cuando el reloj marcaba que faltaban escasos segundos para el final de la primera mitad, Facundo Campazzo clavó un bombazo desde atrás de la mitad de la cancha y, además de llevarse todos los aplausos, dejó el marcador en 62-51 a favor del equipo Blanco.

En el entretiempo, el Torneo de Volcadas quedó para el alero de Estudiantes de Olavarría Leandro Cerminato, quien venció a Eric Flor, Leo Lema y Francisco Messa: el jurado estuvo integrado por Sergio “Oveja” Hernández, Julio Lamas, Nocioni, Herrmann, David Carlin y Horacio Seguí.

Para cerrar la noche en el barrio porteño de Boedo, la acción volvió a enfrentar a los cinco de cada equipo y, en una jornada donde reinó la camaradería, el resultado final -anecdótico en todos los Juegos de las Estrellas- fue para el equipo Blanco por 110 a 98, con Campazzo como MVP gracias a sus 26 puntos.

“Se lo dedico al Equipo Blanco. Pusimos lo que teníamos que poner (risas). El objetivo era que la gente disfrute de un buen show, mientras nosotros también nos divertíamos. Hace mucho no nos veíamos, hacen bien este tipo de eventos”, expresó el base del Real Madrid.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios